2020 fue un año de cambios en nuestras vidas. También en nuestros bolsillos. Se ha hecho más patente la necesidad de tomar el control de nuestras finanzas. Pero, ¿cómo hacerlo? María Gómez del Pozuelo, CEO de Womenalia, se lo preguntó a nuestra compañera Cristina Martínez en el último Womenalia Talks.

Aquí te traemos un pequeño resumen:

María: ¿Cómo está afectando esta situación tan fuera de lo común que estamos viviendo a las finanzas de las personas?

Cristina: Por un lado, ha despertado la preocupación por las finanzas. La tasa de ahorro de los hogares españoles aumentó en 2020 a máximos históricos.

Sin embargo, aunque la necesidad de ahorro está más presente que nunca, la inversión no ha crecido en la misma proporción.

Somos conscientes de la importancia que tiene ahorrar, pero no de la importancia de sacar rentabilidad a esos ahorros.

La importancia de poner el dinero a trabajar

¿Por qué es importante comenzar a rentabilizar nuestros ahorros?

Muy poca gente es consciente del problema que tenemos con las pensiones. Una mujer de 45 años, que se jubile en 2060, tendrá una pensión media de 607€. ¿Serías capaz de vivir con ese dinero? Yo te aseguro que no.

Otro motivo es la inflación. Pongamos un ejemplo. Hace 20 años alguien que se quisiera comprar un coche, pongamos un Golf, habría pagado 15.000 euros. Si en vez de comprárselo lo hubiera ahorrado y se lo quisiera comprar ahora, no podría, porque un Golf ahora cuesta 25.000 euros. Eso es la inflación, el enemigo público número del ahorro.

Estoy segura de que todo el mundo quiere mantener o mejorar su nivel de vida.

Para eso es importante perder el miedo a la inversión, que la vean como la vía para mejorar su situación financiera.

No importa si nunca lo has hecho o si no eres millonario (ya adelanto que no hace falta ser rico para invertir). Todo el mundo puede invertir.

Para los que no tenemos grandes conocimientos sobre invertir, ¿por dónde empezamos?

Lo primero sería analizar el punto de partida y qué objetivo tenemos.

En cuanto al punto de partida, tenemos que saber cuál es nuestra capacidad de ahorro mensual y, si es necesario mejorarla. Hay muchos métodos de ahorro que permiten ahorrar más.

Lo segundo sería conocer nuestro perfil inversor, el riesgo que estamos dispuestos a asumir, cuánto estás dispuesto a arriesgar para que tu dinero rente más.

En cuanto al objetivo, ¿para qué quieres invertir? El objetivo también te dará señales de la estrategia que debes seguir. No se invierte igual si lo que se busca es complementar esos 607 euros de jubilación que si lo que quieres es tener dinero para pagar la universidad de tus hijos.

Tus objetivos te darán, además, otro factor clave: el plazo u horizonte temporal. ¿Cuándo necesitaré mi dinero? Esto determinará también el tipo de activo más apropiado.

Consejos inversores para principiantes

¿Nos puedes dar cuatro consejos para los principiantes?

 1. No invertir todo. Un buen «truco» es invertir únicamente aquello que no te vaya a hacer falta en los próximos años. Piensa en ese dinero como si no lo tuvieras. De esa forma, seguro que no inviertes más de lo que necesitas para tu día a día.

2. Invertir de poco en poco. Este consejo es importante por dos aspectos. Por un lado, al invertir de esta forma vas entrando poco a poco, a diferentes precios (y no te arriesgas a invertir todo en el momento más caro). Por otro lado, por un tema de mentalidad. Es decir, es mejor empezar a invertir despacio y, a medida que vas cogiendo confianza, ir aumentando la inversión.

Es como una persona que empieza a correr. ¿A que no se te ocurriría correr una maratón el primer día que te calzas las zapatillas? Primero empezarás a correr un kilómetro. Después te animarás a una carrera de 5km y más adelante a una de 10km. Piensa en la inversión como en esa carrera: a medida que vas poniéndote en forma puedes ir planteándote retos mayores.

3. Diversificar. Seguro que lo has oído más de una vez. No es más que no poner todos los huevos en la misma cesta. Esto traducido al mundo inversor se refiere a no utilizar todos tus ahorros para comprar una única acción o invertir en un único país.

Para diversificar no necesitas grandes cantidades de dinero. Hay vehículos, como los fondos de inversión, que te permiten hacerlo desde sólo 500 euros.

4. Entender en qué estás invirtiendo. Aquí viene lo complicado. Entender el mundo financiero. Puede parecer muy complejo. Por eso en Imantia proponemos un modelo que invierte en temáticas que están en nuestro día a día, como el cuidado de las mascotas, el deporte, la nutrición o redes sociales.

¿Qué son los fondos de inversión y qué ventajas tienen?

Los fondos de inversión aúnan el dinero de muchos particulares como nosotras y lo invierten profesionalmente en los activos que indica el folleto del fondo. Es el gestor del fondo el que compra y vende las acciones o bonos por ti, siguiendo una filosofía de inversión y riesgo fijados de antemano.

Respecto a las ventajas, la principal es que delegas la gestión a un profesional, pero efectivamente, tiene otras ventajas:

1. No necesitas mucho dinero. Puedes invertir desde cantidades muy pequeñas.

2. Puedes acceder a mercados exclusivos a los que de forma particular no podrías acceder.

3. Son transparentes. Los partícipes reciben trimestralmente información sobre la evolución del fondo y en qué está invertido.

4. Son seguros y confiables. Están sometidos al control y supervisión de la CNMV.

Para todas aquellas mujeres que quieren invertir y no saben muy bien qué fondo escoger ¿cómo elegirlo?

La verdad es que la oferta de fondos es inmensa y no sería de extrañar que terminaras mareada en el desafío de elegir el fondo de inversión que mejor case con tu perfil inversor y tus objetivos.

Sería importante responder a cinco preguntas:

1. ¿En qué invierte el fondo? Es importante saber en qué invierte el fondo para saber qué esperar de él. No es lo mismo invertir en bolsa española que mundial o a través de temáticas.

2. ¿Qué horizonte temporal se recomienda para ese fondo? Todos los fondos incluyen en su folleto informativo un plazo recomendado de inversión. Esto no quiere decir que debas mantener tu dinero invertido todo ese plazo. Puedes invertir y desinvertir cuando quieras, pero el plazo de inversión suele ir relacionado con los plazos de maduración del producto.

El horizonte temporal del fondo que contratemos debe ir acorde con el plazo de nuestro objetivo.

3. ¿Cuál es su nivel de riesgo? A mayor rentabilidad esperada, mayor suele ser el riesgo. Para conocerlo puedes ver el nivel de riesgo que se recoge en los folletos informativos y su histórico. Eso te dará pistas de cómo lo ha hecho.

4. Pregunta. Por último, y lo más importante. Todo lo que no entiendas, pregúntalo. Sólo sabiendo exactamente en qué estás invirtiendo podrás comprender porqué tu fondo se está comportando como lo está haciendo, qué puedes esperar de él, los riesgos que asumes, etc. Se trata de tu dinero. Invierte en lo que entiendes y aquello en lo que te sientas cómodo e identificado.

En nuestro caso, respondemos a preguntas a través de Whatsapp y de mail. Nos entran preguntas de todo tipo y eso es lo importante, que la gente no se quede con la duda.

¿Tienes dudas? ¡Pregúntanos!

También te puede interesar:

¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

La hoja de ruta para elegir un fondo de inversión