Empecemos por el principio, el valor liquidativo de un fondo de inversión es su precio. El precio al que vas a comprar (suscribir) o al que vas a vender (reembolsar) un fondo de inversión.

También se conoce como NAV por sus siglas en inglés (Net Asset Value).

Se calcula dividiendo el patrimonio total del fondo (todo el dinero que han aportado los partícipes como tú y como yo) entre el número de participaciones.

Vamos a verlo con un ejemplo.

Si el patrimonio de un fondo es de 1 millón de euros y tiene en circulación 100.000 participaciones, el valor liquidativo del fondo será de 10 euros (1.000.000/100.000=10 euros)

  1. Así, si tú quisieras invertir 500 euros en ese fondo, te darían 50 participaciones por un valor de 10 euros cada una.

El patrimonio del fondo alcanzaría entonces los 1.000.500 euros (100.050 participaciones x 10 euros).

  • Si, por el contrario, ya fueras partícipe de ese fondo y quisieras reembolsar tus 50 participaciones, el patrimonio del fondo quedaría reducido a 999.500 euros (99.950 participaciones x 10 euros).

Así, las suscripciones y reembolsos no afectan al valor liquidativo de un fondo.

¿Qué es lo que afecta al valor liquidativo?

El principal factor que hace que el valor liquidativo se mueva es la evolución de los activos en que invierte dicho fondo. Por ejemplo, si un fondo invirtiera únicamente en 5 acciones, el valor de sus participaciones variaría en función de cómo lo hicieran esas 5 acciones en bolsa.

Así, si el valor de esas 5 acciones subiese, también lo haría el valor liquidativo y si cayesen, al revés.

Y esto nos lleva a algo aún más importante, a la rentabilidad.

Porque la diferencia entre el valor liquidativo al que compraste un fondo y al que lo vendes será la rentabilidad que obtienes.

Por ejemplo, si compraste las 50 participaciones que hablamos al principio a 8 euros y las vendieses a 10 euros, tu rentabilidad sería del 20%.

Dado que el patrimonio y el número de participaciones de un fondo varía cada día, también lo hará su valor liquidativo. Por eso se calcula de forma diaria y, generalmente, se publica en la página web de la propia gestora del fondo.

Eso sí, hay raros casos en los que puede calcularse de forma mensual o trimestral, como es el caso de los fondos de inversión libre o de inversión inmobiliaria.

También te puede interesar:

¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

IRPF 2022: ¿Cómo tributan los fondos de inversión?