En los fondos Imantia Futuro no hacemos limonada con caviar. Tomamos materia prima de máxima calidad y la servimos con tiento a nuestros clientes.

Pero, ¿cómo seleccionar esa materia prima?

Dependiendo de cada fondo.
 

Saboreando cada temática

En el caso de IMANTIA FUTURO, ofrecemos una exposición selectiva a temas que mueven el mundo y lo hacen progresar.

Inteligencia artificial, blockchain, almacenamiento de energía, robótica, genética… Todos ellos son temas con valor intrínseco y que, además, producen un efecto expansivo y de crecimiento sobre otras temáticas como el 5G, la ciberseguridad, baterías de litio o e-sports y gaming, entre otros.

De esta forma, dentro del fondo se generan ecosistemas de creación de valor y alto retorno.

Para ello seleccionamos la cartera de entre 35 ETF´s temáticos y obtenemos una combinación muy diversificada de 15 ETF´s que invierten en 2.100 compañías de 44 países.
 

Porque todos queremos llegar ahí

Todos queremos llegar a ancianos y, sobre todo, en perfecto estado de salud.

Y eso es lo que persigue IMANTIA FUTURO HEALTHY: invertir en aquellos temas que mejoran nuestra salud.

Se trata de un fondo que acoge una selección de 80 acciones de 10 países diferentes y que capitaliza los nuevos hábitos de consumo ligados a la vida saludable. Una oportunidad que se ve amplificada por la pirámide poblacional.

¿Acaso cada vez no gastamos más en nutrición, deporte, longevidad y avances médicos? Esos son los 4 ejes estratégicos del fondo. Porque invertir en salud, hoy tiene más sentido que nunca.

IMANTIA FUTURO HEALTHY es líder vs sus peers internacionales por rentabilidad (21,4% vs 18,8% desde el lanzamiento en septiembre de 2019 a cierre de enero) y volatilidad (9,7% vs 12,5%).
 

La clave está en el momento

Para que esta selección funcione, para que la materia prima brille sin necesidad de condimentos, hay algo que es clave en la gestión de los fondos IMANTIA FUTURO: saber elegir ese ingrediente en su punto exacto de maduración. 

No antes. No después.

Porque la buena materia prima hay que consumirla en el momento exacto, no cuando uno se empeña.

¿Y cómo se hace eso? A través de la medición del riesgo. Tomamos la volatilidad y el drawdown y vemos si es momento adecuado para cada uno de esos ingredientes o si es mejor esperar.

Porque cuando las temáticas son buenas, no necesitan de mucho tratamiento, sólo saber seleccionarlas.

También te puede interesar:

Tribuna: Mi abuela se equivocaba

Por qué invertir en salud tiene más sentido hoy que nunca