Que la tecnología nos hace vivir más y mejor es una realidad innegable. La crisis actual ha hecho que el sector tecnológico tenga un comportamiento excelente en el mercado, y parece que será así por mucho tiempo. Los avances tecnológicos van a pasos agigantados y todas las compañías deberían subirse a ese carro lo antes posible.

En ese sentido, el papel de José Antonio Carpio en Imantia está siendo esencial. Es licenciado en economía y desde hace 3 años CTO. Primero en Accurate Quant, una compañía que da soluciones cuantitativas de inversión con aplicación de IA, big data y tecnología para institucionales y particulares, y actualmente desarrolla sus funciones en la gestora.

Carpio, a esa gran experiencia se le une la fundación de una empresa basada en la intersección entre la ingeniería de datos, automatización y transformación digital: Dattechs. Muchos méritos en poco tiempo… y casi todos “tecnológicos”. ¿Qué te ha traído hasta aquí?

Si. Estos tres últimos años han sido muy acelerados, pero como pasa con otras muchas cosas, son la parte visible del iceberg. La parte no visible es el trabajo y la aventura que comencé en 2005 cuando, a punto de terminar Economía, decidí “construir” mi propio fondo de inversión, totalmente automático y basado en algoritmos. Aprendí que este objetivo traía consigo muchas horas de programación, de lectura y el descubrimiento de tecnologías apasionantes.

Tres palabras que definan a Carpio en el ámbito profesional

Perseverante, apasionado y determinante.

En tu Curriculum comentabas que habías logrado que “equipos motivados consiguieran cosas extraordinarias”. ¿Cuál crees que ha sido el secreto de ese éxito en grupo? ¿Cuál ha sido el mayor logro?

Hacer que cada parte del equipo sienta el todo y se involucre al máximo. Considero muy importante que exista un espacio de seguridad para que cada uno pueda expresar cualquier idea o miedo.

Hay varios logros de los que me siento muy satisfecho. Dattechs es, quizás, el proyecto más especial. Supuso un reto increíble adaptar tecnologías y conceptos que ya había aplicado en el sector financiero, a otros sectores totalmente diferentes. La última herramienta que hemos creado, Plannifai, está revolucionando la manera de gestionar los recursos humanos y el internet de las cosas en las compañías.

Entre esas “cosas” extraordinarias está el haber sido integrante del nacimiento de Imantia Futuro e Imantia Futuro Healthy. ¿Este proyecto supuso un cambio en tu labor habitual de trabajo?

Supuso dedicar más tiempo a investigación, la parte que más me gusta de mi trabajo y nos lo pasamos en grande. Es uno de estos casos donde el resultado es mayor que la suma de las partes, y conseguimos integrar con éxito la experiencia del equipo de gestión con la parte tecnológica y cuantitativa de nuestro equipo.

Y aquí la pregunta del millón. Si tuvieras que explicarle a alguien que no entiende de inversión en qué consiste la estrategia de los fondos Imantia Futuro, ¿cómo lo harías?

Mi generación, los millennials, crecimos con tecnologías que ahora ya están en los museos. Creo que en la historia nunca una generación ha experimentado tal cambio en tan poco tiempo. Dale a un joven de 15 años un walkman y un cassette y no sabrán que hacer. Hoy tenemos en el bolsillo un teléfono móvil 100.000 veces más potente que el Apollo 11 que llevo al hombre a la luna.

He visto y he disfrutado del cambio en primera persona. Este cambio incluye más robotización, automatización, juego on-line, televisión a la carta, en definitiva, es una era de nuevas tecnologías y temáticas. Mi estrategia es ser parte de este futuro -ya me hubiese gustado invertir en Apple o Amazon en los 90-, y una forma de hacerlo es invertir en estas temáticas que están revolucionando nuestra vida, usando las herramientas que nos proporcionan las nuevas tecnologías.

Bien hecho, Carpio. Y ahora toca mojarse. ¿Qué se esperaba de estos fondos cuando nació la idea? ¿Han cumplido expectativas? O lo que es mejor, ¿las ha superado?

Hemos cumplido expectativas. Son fondos que aportan valor añadido y son mejores que el “placebo” (índices de referencia) en términos de rentabilidad/riesgo. Estamos demostrando que hay una manera científica de enfocar las inversiones.

Imantia Futuro e Imantia Futuro Healthy acumulan una rentabilidad desde lanzamiento de 15,27% y 9,36%, respectivamente (26/10/2020). Unos números excelentes teniendo en cuenta la crisis actual. ¿Qué ha influido en este buen comportamiento?

La crisis ha acelerado la digitalización, todos nos hemos habituado al teletrabajo, las video conferencias, telemedicina…Lo que estaba previsto para dentro de 10 años, lo estamos viendo mucho antes. La apuesta de las temáticas se ha convertido en presente y cada vez tendrán más importancia.

La Inteligencia Artificial ha llegado para quedarse y desde Imantia le habéis abierto la puerta sin ningún miedo. ¿Qué papel juega en la gama Futuro?  

El estado del arte (actual) de la Inteligencia Artificial es particular y salvo casos concretos, no existe el “humanoide” que nos sustituya haciendo un trabajo al 100%. Sin embargo, se utiliza esta AI en problemas concretos. Se puede, por ejemplo, detectar a través de flujos de información (blogs, noticias, tweets) qué temáticas tienen mejor percepción o cuáles están acelerando su uso. Esta información puede derivarse en compras o ventas en nuestros fondos. Este sería un ejemplo concreto que afecta a la cartera y a la toma de decisiones.

Parece que nada volverá a ser como antes, ¿o sí? ¿Y en la industria de fondos?

Entramos en “la era del desorden”, predice un informe de Deutsche Bank del mes pasado y con el que coincido bastante. Se acabó la era de la globalización iniciada en los 80. La pandemia es un punto y veremos si aparte o seguido. Las tendencias y tensiones globales que ya existían se han acelerado. La guerra comercial China-EE. UU. es probable que se intensifique. Las diferencias sociales entre trabajadores jóvenes y mayores, unos muy protegidos por el sistema y otros casi fuera del mismo, van a acuciarse. Las políticas monetarias y fiscales ultra-expansivas serán inflación con efectos impredecibles. Se intensificará la brecha digital, muchas personas y regiones se van a quedar rezagadas en un mundo cada vez más tecnológico y digital. La manera que tengamos de responder a estos retos marcará el destino de varias generaciones.

La industria de fondos puede jugar un papel central como refugio contra la inflación. Por su parte, el dólar ha perdido el 96% de su valor en paridad de poder adquisitivo en los últimos 100 años y nunca el mundo estuvo tan endeudado y se imprimió dinero a tal velocidad, el dinero en cuenta corriente solo puede depreciarse. Podemos proteger nuestros ahorros contra la inflación si invertimos en fondos. Además, podemos darle un plus si se gestionan con equipos que usan nuevas tecnologías y un método científico para generar un valor añadido. No todo vale y cada vez será más evidente.