Hay quien dice que la verdadera vocación del ser humano es la de ser jubilado. Mirar obras, cuidar nietos, dar paseos sin ningún destino, entretener a los tenderos de las tiendas… Para algunos ese es el auténtico sueño de su carrera profesional: terminarla. Otros la aceptan algo a regañadientes, pero todos compartimos una misma preocupación: ¿Cuánto voy a cobrar de pensión cuando llegue el momento de jubilarme?

La mala noticia que es que dar una respuesta precisa es imposible, a no ser que estés en lo que me gusta denominar la rampa lanzadera: esa edad madurita en la que el retiro se roza con la yema de los dedos. Esos últimos años de vida laboral se pasan casi con la inercia de saber que llega el retiro.

Aun así, una respuesta orientativa sí es posible. La propia página web de la Seguridad Social en España tiene un sistema que calcula tu pensión. Para ello, tendrás que introducir algunos de tus datos personales. El cálculo se realiza partiendo de la base reguladora: esto es, la suma de las bases de cotización de los años previos al retiro laboral. Después, al número se le aplican unos porcentajes que cambian en función de la edad, el adelanto de la edad de jubilación y el número de años de cotización. También se ajusta en función de los cambios interanuales en el IPC.

Si tienes menos de 50 años, no te tomes estos cálculos muy a pecho. La forma en la que se calculan las pensiones (y todo el sistema de jubilaciones) puede cambiar mucho en el futuro. La presión demográfica sobre la hucha de las pensiones será más grande cuando los babyboomers (aquellas personas nacidas en los años sesenta) se jubilen.

Una pensión media de 607 euros

De hecho, según el Observatorio de Inverco, la pensión media en 2060 será de 607 euros.

Si la comparamos con los 1.000 euros mensuales en que se sitúa actualmente la pensión media en España o con que la máxima ronda los 2.500… te puedes hacer una idea.

En este sentido, un informe sobre envejecimiento publicado por la Comisión Europea explicaba que los que tienen ahora entre 35 y 40 años tendrán que conformarse con una pensión pública equivalente al 50% de su último salario.

Si crees que esa cantidad será algo justa para el futuro dorado con el que soñabas, la buena noticia es que aún estás a tiempo.

Mucha gente se interesa en productos financieros como los planes de pensiones o los fondos de inversión para completar esa pensión pública.

¿Cuánto tengo que ahorrar para completar mi pensión pública?

Aquí, como antes, la respuesta es un gran «depende». Porque depende única y exclusivamente de lo que vayas a gastar en esa etapa.

Pongamos que tienes 40 años, cobras 45.000 euros y que tu aspiración es mantener tu nivel de vida. Sabiendo que tendrás que conformarte con una pensión pública equivalente al 50% de tu último salario, deberías contar con unos ahorros de 22.500€ anuales hasta el final de tu vida. Si te jubilas a los 67 y vives hasta los 85, esto se traduce en 18 años de ahorro, es decir, 405.000€.

Puede parecer una cifra imposible de conseguir. La buena noticia es que aún puedes hacer mucho por tu yo del futuro. No es necesario que ahorres esos 15.000 euros cada año, sino que te puedes valer de una herramienta muy valiosa, la inversión.

Al invertir, te beneficias de una «fórmula mágica»: el interés compuesto. Veamos cómo funciona: imagina que inviertes 1.000 euros en un fondo de inversión que renta un 10% anual. Al final del primer año, tendrás 1.100 euros. Si reinviertes esos 1.100 euros, el segundo año tendrás 1.210 euros; el tercero, 1.331; el cuarto, 1.464 y así, sucesivamente. Al invertir los intereses generados en períodos anteriores, cada ejercicio generas mayores intereses.

Así te será mucho más fácil lograr ese objetivo.

¿Cuánto gastaré cuando esté jubilado?

En la jubilación suelen cambiar los hábitos de consumo. Aunque quizá no tanto como puedas pensar. Si no, acuérdate del señor con aspecto de tener más de 70 años que te encontraste el otro día levantando pesas en el gimnasio. O de la mujer de más de 75 que iba en tu avión a Moscú.

El principal gasto en la jubilación está relacionado con la vivienda, tanto en lo que se destina a alquiler o propiedad como las facturas de electricidad, agua y gas. Los gastos de tener casa no cambian, seas más joven o más viejo.

Donde sí se ha detectado un incremento del gasto en los últimos años es en restaurantes, hoteles, bienes de ocio, cultura y turismo dentro de las personas en edad de ser pensionistas.

Foto: Vidar Nordli-Mathisen/Unsplash

Tiene sentido, ¿no? ¿Quién no querría dedicar su jubilación a viajar por el mundo, comer en restaurantes de cinco tenedores y ver las mejores obras de teatro? Para algo te has pasado una vida entera trabajando. Los jubilados también gastan cada vez más en servicios de salud y seguros, y también en comunicaciones. ¿A ti también te ha pedido tu abuela que le configures el WhatsApp en el teléfono móvil?

Estas tendencias se ven afectadas también por la cada vez mayor longevidad de la población. Salvo que estés muy convencido de que quieras trabajar toda la vida (por cuestiones de salud, no te lo recomiendo), es normal que en algún momento te preocupes de cómo vivirás a partir de tu retirada laboral. Si quieres estar tranquilo, lo mejor es que vayas tomando medidas lo antes posible.

Guía para aprender a usar tu dinero