Reconoce que cuando escuchas los conceptos “renta fija” o “renta variable” asientes como si supieras lo que significan, pero en tu cabeza solo hay un mono tocando unos platillos.

No digas más, ya sabes que estamos aquí para solucionarte la vida.

El primer truco infalible para entender en qué se diferencian la renta fija de la renta variable es observar las palabras que tenemos delante: “renta”, “variable” y “fija”.

  • “Renta” es la cantidad de dinero que produce un bien.
  • «Variable» significa que algo no es estático, que puede subir o bajar.
  • «Fijo» implica que algo no se altera, que no varía “nunca”.

¿A que poco a poco ya vas viendo por dónde van los tiros?

Si quieres saber por qué tantas comillas, sigue leyendo.

Primera diferencia: el riesgo

La primera gran diferencia entre renta fija y renta variable es el riesgo. Imagina que vas a visitar un país exótico. Quizá pienses que cuando hagas trekking por el Everest no te pasará nada y viajes allí a lo loco. O puede que no quieras imprevistos y optes por tomar medidas para, desde el primer momento, saber qué facilidades tendrás en caso de emergencia.

En definitiva, cuanto más te expongas a factores externos incontrolables, mayor riesgo estarás asumiendo.

Y sí, como habrás adivinado, al invertir en renta variable estás asumiendo más riesgo que al invertir en renta fija.

Segunda diferencia: la rentabilidad

La gran diferencia es que, generalmente, en renta fija se suele conocer de antemano la rentabilidad que se va a obtener, mientras que en renta variable es incierta.

Pero como en las monedas, cada cara tiene una cruz. Y aquí es donde viene la relación entre rentabilidad y riesgo: Si asumes más riesgo es porque esperas lograr una mayor rentabilidad.

Es como cuando un jugador de baloncesto lanza un triple. Como la distancia a la que se encuentra la canasta es mayor, tiene más posibilidades de fallar, más riesgo, pero si encesta, ¡se anota tres puntos!

Tercera diferencia: la liquidez

La liquidez es la capacidad de vender algo sin tener que reducir el precio por falta de compradores.

En términos generales, hay más compradores de acciones (renta variable) que de bonos (renta fija), por lo que suele ser más fácil vender una acción a precio de mercado (sin rebajas) que un bono.

Con estos tres puntos aclarados, renta variable y renta fija son lo siguiente:

¿Qué es la renta variable?

La renta variable son las acciones de las empresas que cotizan en Bolsa.

Cuando compras acciones, estás asumiendo el riesgo de ser el dueño de una pequeña parte de una empresa. Todo lo que afecte a esa empresa, afectará a tu dinero.

Por el lado negativo pueden estar los cambios legales, la recesión, la volatilidad… Pero también hay noticias que afectan positivamente y que pueden hacer que tus acciones suban como la espuma, como el desarrollo de nuevas tecnologías, la consecución de acuerdos comerciales, etc.

¿Qué es la renta fija?

La renta fija es deuda emitida por el Estado, por las Comunidades Autónomas, empresas… Pueden ser Letras del Tesoro (corto plazo), Bonos del Estado (medio plazo), Obligaciones (largo plazo), pagarés empresariales… Desde el principio conocemos la cantidad que nos van a pagar por invertir en esos activos y cuándo la cobraremos. De ahí que sea “fija”. Eso sí, si vendes el título antes de llegar a la fecha de vencimiento porque necesitas el dinero, tu rentabilidad puede variar. De ahí que se suela decir que «la renta fija, no es fija».

Ojo, la renta fija tampoco está exenta de riesgos, aunque estos sean menores. Puede ocurrir que la entidad que emitió los títulos no tenga capacidad de pago y no te devuelva el dinero, que el producto no se pueda vender en el mercado por falta de demanda… En fin...

¿Qué es mejor, la renta fija o la renta variable?

Tu decisión de invertir en uno, en otro o en ambos estará principalmente condicionada por tu gusto por el riesgo y tu horizonte temporal.

Si te gustan las alturas, tienes tiempo por delante y objetivos ambiciosos, puede que te decantes por renta variable. Si por el contrario priorizas la seguridad y no la rentabilidad más elevada, la renta fija se ajusta más a ti.

También te puede interesar:

Aprende a invertir paso a paso

¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

Guia Imantia AUTD