¿En qué se parece ir de pintxos con amigos con un fondo de inversión? ¡El amigo que guarda el bote! En ambos casos se reúne el dinero de muchas personas que tienen un objetivo común (en el primer caso, ponerse hasta arriba de pintxos y, en el segundo, hacer crecer los ahorros) y es una persona (la más responsable o mejores conocimientos tiene) la que va gestionando el bote.

¿Qué es un fondo de inversión?

Un fondo de inversión es un producto financiero que reúne el dinero de muchas personas, llamadas partícipes. Estos partícipes delegan la toma de decisiones en un equipo de profesionales, que eligen dónde invertir el dinero siguiendo una filosofía de inversión y riesgo fijados de antemano (renta fija, bolsa estadounidense, temáticas innovadoras, etc.).

Para eso se crea como una gran “hucha” y los profesionales invierten ese dinero con el objetivo de generar más dinero.

Los fondos te permiten invertir tu dinero de forma diversificada, ya que cada fondo invierte en muchos activos a los que de manera individual sería difícilmente acceder.

Cómo funcionan los fondos de inversión
Los fondos de inversión reúnen el dinero de muchas personas para invertirlo con una estrategia en común.

Ventajas de los fondos de inversión

Las principales ventajas de los fondos de inversión son que:

  • No necesitas mucho dinero. Puedes invertir desde cantidades muy pequeñas- incluso 500€-.
  • De la mano de profesionales. Los fondos de inversión son gestionados por profesionales que se dedican a ello de forma exclusiva.
  • Mercados exclusivos. A través de un fondo de inversión puedes acceder a mercados y activos a los que de forma particular no podrías acceder.
  • Transparentes. Como partícipe de un fondo recibes trimestralmente información sobre la evolución del fondo y en qué está invertido. Además, su valor liquidativo (precio) se publica de forma diaria, por lo que podrás saber en todo momento cómo evoluciona tu inversión.
  • Seguridad/Confiable. Los fondos están sometidos al control y supervisión de la CNMV. Incluso si la gestora quiebra, podrás recuperar tu participación, ya que los títulos no están a nombre de la gestora, sino de los inversores.

Protagonistas de los fondos

En la gestión de un fondo de inversión hay tres figuras principales:

  • 1.- La gestora de fondos. Es la entidad que decide qué activos comprar y cuáles no, en función de la vocación del fondo. Por ejemplo, en un fondo temas innovadores, es la encargada de decidir si incluir la temáticas de redes sociales, e-commerce o mascotas. Evalúa de forma diaria los mercados para tomar sus decisiones.
  • 2.- El depositario. Es la entidad donde se depositan los activos que compra la gestora. Custodia y controla las operaciones de la gestora.
  • 3.- El auditor. Los fondos de inversión auditan anualmente, lo que refuerza la seguridad de los inversores.

¿Qué compras cuando inviertes en un fondo de inversión?

Cuando inviertes en un fondo de inversión, estás comprando participaciones y cuando reembolsas, las vendes.

Pero, ¿qué es una participación? Es la unidad de inversión del fondo y a esa unidad se le asigna un precio o valor liquidativo que varía en función de cómo lo hagan los bonos, acciones, etc. que tenga ese fondo.

El fondo calcula a diario el valor liquidativo, con esta fórmula. Imagina que un fondo tiene un patrimonio de un millón de euros y está dividido entre 40.000 participaciones. El valor de la participación será de 25 euros (1.000.000/40.000=25).

Si quieres invertir 1.000 euros, estarás comprando 40 participaciones (1000/25=40) y si quieres vender 200 euros, estarás vendiendo 8 participaciones (200/25=8).

Es importante saber que cuando reembolsas los fondos de inversión siguen el sistema FIFO (First in First out), lo que significa que siempre reembolsarás las participaciones más antiguas (y su pérdida o ganancia).

El valor liquidativo ya lleva deducidos todos los costes del fondo. Cada día se repercute la parte proporcional de comisiones y gastos, por lo que tu valor liquidativo está libre de comisiones (salvo la de reembolso, si fuese el caso).

Los costes más comunes de los fondos de inversión

  • Comisión de gestión. El lo que cobra la gestora por poner a trabajar tu dinero. Gestiona el fondo, toma decisiones, compra o vende acciones. Lo máximo que te puede cobrar por este servicio es el 2,25% sobre el patrimonio invertido.
  • Comisión de depósito. Es el precio que cobra la depositaria por su trabajo: custodiar los títulos, cobrar dividendos, vigilar las órdenes de compra-venta de la gestora, etc. El máximo legal permitido es del 0,20%.
  • Comisión de suscripción y reembolso. Son pocos los fondos que aplican estos costes. Se carga directamente cuando suscribes o reembolsas y fondo de inversión. Cada día se repercute la parte proporcional de comisiones y gastos, por lo que tu valor liquidativo está libre de comisiones (salvo la de reembolso, si fuese el caso). El máximo permitido por este concepto es el 5%.

¿Cómo saber la rentabilidad de tu fondo?

La rentabilidad de tu inversión se calcula a través de la diferencia del valor liquidativo al que compraste el fondo y el valor liquidativo actual.

Sigamos con el ejemplo. El día 1 compraste 40 participaciones a 25 euros, lo que supone que tu inversión es de 1.000 euros (40×25= 1.000 euros).

Hoy el valor liquidativo de ese mismo fondo ha caído a 24 euros. En ese caso, tu inversión valdrá 960 euros (40×24=960), lo que supone que has perdido 40 euros y acumulas una rentabilidad del -4% ([24-25]/25*100= -4%).

Si por el contrario el valor liquidativo sube a 26 euros, tu inversión valdrá 1.040 euros (40×26= 1.040) y tu rentabilidad será +4%.

También te puede interesar:

IRPF 2021: ¿Cómo tributan los fondos de inversión?

La hoja de ruta para elegir un fondo de inversión

Guia Imantia AUTD