2.739. Ese es el número de fondos que se gestionan en España.

Por eso, elegir un producto de renta variable puede convertirse en una tarea titánica.

Hay fondos para todos los gustos: para los que quieren pequeñas empresas, para los que apuestan por el sector de la tecnología, aquellos que buscan auténticas gangas en los fondos valor… 

Tú, sin embargo, eres amante de los básicos.

Si este es tu caso, los fondos índice son una buena opción.

Un fondo índice o indexado es un fondo de inversión que replica un índice (también llamado benchmark), intentando desviarse lo mínimo posible del comportamiento de éste.

Por ejemplo, un fondo índice del Ibex 35 invertirá en las 35 acciones que lo componen, exactamente en la misma proporción, para lograr exactamente el mismo resultado.

Los fondos indexados pueden ‘imitar’ a un índice como el Ibex-35, el EuroStoxx-50, el S&P-500 o incluso índices de renta fija.

Tipos de fondos indexados

En función de cómo realizan la inversión y de la técnica que aplican, hay 3 tipos de fondos índice:

  • Réplica física: el gestor compra todas las acciones del índice. Por ejemplo, si indexara el Ibex-35, debería comprar los 35 valores que lo componen, exactamente en la misma proporción. Es el método con el tracking error -desviación respecto al comportamiento del índice- más bajo, normalmente inferior al 0,5%.
  • Réplica por muestreo: el gestor compra una cantidad representativa de las acciones que componen el índice. En el caso mencionado del Ibex-35, bastaría con que comprara 30 de los 35 valores para “replicarlo”. En este caso el tracking error podría verse resentido, pero a cambio asumirá menos costes.
  • Réplica sintética: el gestor no compra las acciones directamente, sino que contrata un derivado que le da la rentabilidad del índice a cambio de una comisión.

Estos tres tipos pueden, además, combinarse entre sí.

Imantia Ibex-35, por ejemplo, hace una réplica física del Ibex y completa la posición a través de derivados (los derivados son productos financieros que dependen del valor cotizado de otro activo al que se le denomina subyacente). Esta combinación le permite tener mayor liquidez para afrontar los posibles reembolsos y, además, le evita tener que ajustar la cartera en cada suscripción o reembolso, con operaciones de compra y venta que aumentarían los costes del fondo y reducirían su rentabilidad.

3 ventajas de los fondos índice

Los fondos indexados tienen 3 ventajas respecto a los fondos tradicionales de gestión activa:

  • Son predecibles. El inversor sólo debe revisar qué ha hecho el índice que replica su fondo para saber cómo se ha comportado su inversión. Eso sí, deberá tener en cuenta que el fondo debe hacerlo entre un 1% y un 2% mejor que el benchmark, porque el primero reinvierte los dividendos.
  • Son fáciles de entender. A diferencia de otros fondos de inversión, en los que el propio gestor selecciona las compañías en las que va a invertir y que puede provocar que la inversión suba cuando el mercado baja o viceversa, en los fondos indexados el movimiento va a ser exactamente el mismo que el del índice.
  • Son baratos. Los fondos indexados se gestionan a modo de “piloto automático”. El gestor no toma decisiones y por eso su comisión de gestión suele ser mucho más baja.

3 aspectos en que fijarse al invertir en un fondo índice

En toda inversión hay aspectos clave que convierten el éxito en fracaso, o viceversa.

En los fondos índice no iba a ser menos.

Si te decantas por la gestión indexada y estás buscando el mejor fondo, fíjate en estas tres características. Marcarán la diferencia en tu rentabilidad:

  • Réplica adecuada del índice. Se trata de ver cuánto se ajusta o se desvía el fondo de su índice. Es decir, que el fondo elegido “copie” lo mejor posible el comportamiento de su referencia.

Para eso se suele tomar una medida llamada tracking error, que indica la diferencia entre las rentabilidades del fondo y el índice.

Si el fondo lo replicase a la perfección (cosa que nunca ocurre porque el fondo reinvierte los dividendos), su tracking error sería 0.

Al reinvertir los dividendos, la rentabilidad del fondo suele ser un 1,5% superior, aproximadamente.

  • Liquidez. Es importante que el fondo tengauna buena liquidez porque si no la tuviera y de repente tuviera reembolsos importantes, se podría ver obligado a vender parte de su cartera a un precio bajo, con la consiguiente pérdida para los inversores. Los derivados permiten ajustar la cartera ante las suscripciones y reembolsos poco significativas, sin tener que realizar continuamente operaciones de compra-venta de acciones, que aumentarían los costes y reducirían la rentabilidad del fondo.

Puedes encontrar la información sobre la liquidez de los fondos, y si maneja o no derivados en las webs de las propias gestoras o en la CNMV.

  • Comisiones. Éste es uno de los aspectos más importantes de los fondos índice porque influyen en la rentabilidad que obtendrás. A mayor comisión de gestión, menor rendimiento y al revés. Por ejemplo, la comisión de gestión de los fondos españoles que replican el Ibex 35 oscila entre el 0,35% y el 1,35%. ¡Más de un 1% de diferencia!

Imantia Ibex-35, un fondo índice para todos los públicos

Imantia Ibex-35 replica el comportamiento del Ibex35, con una de las comisiones más bajas del mercado.

Como su nombre indica, Imantia Ibex-35 es un fondo índice que replica el Ibex-35.

Es un producto sencillo, con una gestión transparente y pegada al índice, lo que te permitirá saber en todo momento cómo lo está haciendo tu inversión.

Como ya hemos comentado, invierte utilizando la combinación de réplica física y, en una pequeña parte de su cartera, derivados, lo que le permite optimizar la liquidez.

Una de las grandes ventajas de Imantia Ibex-35 respecto a sus competidores es la baja comisión de gestión, del 0,75%. No en vano, es uno de los fondos referenciados al Ibex-35 y dirigido a particulares más barato del mercado español, frente al 0,9% que soportan de media los partícipes de fondos de renta variable española (datos de Inverco a 31 de marzo de 2021).

Otra de sus ventajas es que Imantia Ibex-35 está dirigido a todos los públicos. Su inversión mínima es de sólo 500 euros.

¿Eres de los que buscan cosas nuevas o eres de los que prefieren los básicos? Si eres de estos últimos, puedes convertirte en inversor de Imantia Ibex-35 en apenas 10 minutos a través de nuestra web.

Este artículo no constituye una oferta o recomendación para la adquisición o venta, o para realizar cualquier otra transacción. La información contenida en él no debe interpretarse como asesoramiento o consejo y no sustituye a la información legal preceptiva que debes consultar antes de tomar cualquier decisión de inversión. Rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros. La inversión en fondos conlleva riesgos, por lo que, antes de invertir en ellos, debes leer atentamente el Folleto Informativo, disponible tanto en www.cnmv.es como en esta web.

También te puede interesar:

¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

IRPF 2021: ¿Cómo tributan los fondos de inversión?