En 2020 las principales bolsas mundiales continuarán subiendo (aunque nada de tirar cohetes). De hecho, el miedo a una recesión global continúa latente, lo que hará que las subidas no sean tan pronunciadas como las de este año.

En este sentido, la guerra comercial entre China y Estados Unidos y las elecciones americanas que se celebrarán en 2020 serán claves en su evolución.

Además de la propia China y Estados Unidos, las perspectivas para los mercados financieros en 2020 tendrán mucho que ver con el ciclo económico (esa temida recesión de la que hablábamos) y con las diferentes decisiones y medidas económicas que vayan adoptando los bancos centrales (¿Bajarán tipos?¿Seguirán inyectando dinero en la economía?).

Esto es lo que moverá los mercados financieros en 2020
Así las cosas para 2020

Ante este panorama, ¿qué esperar de las diferentes alternativas de inversión?

La RENTA FIJA dará pocas alegrías a los ahorradores. Esperamos tipos ligeramente más altos a los actuales y ampliación de diferenciales en la renta fija privada (crédito) ante la ausencia de medidas adicionales de los bancos centrales.

En RENTA VARIABLE esperamos que se produzcan subidas moderadas. Las bolsas volverán a convertirse en la única opción rentable del año, aunque no exentas de volatilidad, es decir, que sufrirán altibajos, pudiendo dar algún que otro susto al inversor.

Adentrándonos en las diferentes tipologías de activo, ¿qué esperamos de ellos en 2020?

Somos positivos en…

1) DEUDA PÚBLICA de Estados Unidos e Italia. La primera por un posible recorte de tipos de interés por parte de su banco central (la Fed) y, la segunda, por estar ofreciendo una rentabilidad adicional respecto a otra deuda pública de los países de la periferia europea.
2) DEUDA DE ALTA CALIDAD EURO (Investment Grade), porque seguirá contando con el apoyo del BCE a través de sus compras.
3) DEUDA SUBORDINADA, porque continuará la entrada de flujos, lo que facilita que los precios se mantengan o incluso suban.
4) BOLSA EUROPEA, por mejores datos macroeconómicos, precios ajustados y flujos positivos, lo que le haría revalorizarse.

Somos negativos en…

1) DEUDA DE ALTO RIESGO (High Yield), porque podría ser la más castigada en la fase final del ciclo, si se confirma la entrada en recesión.
2) DEUDA EMERGENTE LATINOAMERICANA, por la incertidumbre política y el posible influjo chino sobre esas economías (reducción del comercio).
3) COMUNICACIÓN, ELÉCTRICAS y CONSUMO ESTABLE, por encontrarse en niveles de valoración muy elevados, es decir, por estar caras.