Imagínate por un momento cómo sería asistir a una conferencia de Warren Buffett en Nueva York. Estás instalado cómodamente en una de las butacas del graderío mientras escuchas el relato inspirador de uno de los mejores inversores de la historia. Se abre el turno de preguntas, tu brazo se convierte en un muelle y Buffett te señala con el dedo. Es tu momento de gloria.

— Warren, ¿cómo me puedo preparar mejor para invertir? 

El CEO de Berkshire Hathaway revuelve entre sus cosas y saca un taco de papeles que llevaba consigo. “Lea 500 páginas como esta todos los días”. A esta anécdota, que sucedió frente a 165 alumnos en la Universidad de Columbia, le faltó otra pregunta.

— Oye, Warren, ¿y cómo demonios te acuerdas de todo lo que lees?

Sobre este tema hay mucho escrito. En ocasiones, contradictorio. James Clear, autor del New York Times bestseller Hábitos atómicos, ha vendido más de un millón de copias por todo el mundo escribiendo sobre la importancia de mejorar de a poco, con incrementos del 1%. En el blog que mantiene desde 2012 expone algunos de sus secretos. Otra voz autorizada mundialmente conocida, Bill Gates, expuso en una entrevista para Quartz su método para leer cerca de 50 libros al año y retener todo el conocimiento posible. Estas son algunas de sus conclusiones:

1. Lee con un lápiz en la mano

Una de las claves que comparten los dos —y otros tantos— es que resulta imprescindible sentarse a leer tomando notas. Subrayar, tomar anotaciones en los márgenes e incluso escribir un resumen breve nada más terminar un libro. Si eres más de tirar de Kindle, la función de subrayar también te puede resultar útil. Lo importante es hacerlo.

2. Bloquea un momento del día para leer

Intenta leer siempre a la misma hora y rellenar huecos vacíos del día con un libro en la mano. Es importante que no sea cualquier hueco. El bueno de Bill tiene una regla: si solo tienes cinco minutos, opta por una revista o un artículo como este que estás leyendo. Si puedes bloquear media hora, siéntate a leer un libro que te interese.

3. El dilema de dejar un libro a la mitad 

Gates no deja libros a medias. O por lo menos, eso dice. “Mi regla es leer hasta el final”, dijo en su entrevista a Quartz. James Clear se atreve a llevarle la contraria. “La vida es demasiado corta para pasarla terminando libros que no te interesan”, dice. De hecho, recomienda echar un buen vistazo al índice antes de ponerse a leer. Quizá la clave está en no empezar un libro que sepas que te va a costar, ¿no?

4. La técnica del conocimiento incremental

O incremental knowledge si quieres que la gente sepa que te criaste en Silicon Valley. En realidad, es bastante básico. Si quieres aprender sobre geopolítica internacional, no empieces por un ensayo sobre el conflicto entre pescadores del pueblo de Mapuche. Es importante conocer el marco general, contexto, líneas del tiempo… Te servirá para organizar tus pensamientos e ir conociendo como distintas ramas de un mismo árbol pueden entrelazarse y explicarse entre sí.  

Bonus: no he inventado una red social, pero por si te sirve… acompaña tus lecturas con otro tipo de actividades: seguir series, ver documentales, visitar museos, hablar con gente que sepa del tema… ¡Incluso viajar! Constrúyete tu propia experiencia transmedia. Ayuda a conectar ideas, ahondar en personajes concretos, aprender curiosidades… En definitiva, a retener más información.