¿Sabes qué es el litio? Es paradójico porque lo sepas o no el litio es un elemento fundamental en tu vida.

El dispositivo desde el que estás leyendo esta información, bien sea un smartphone o bien sea un ordenador portátil, probablemente tenga una batería hecha de este componente. Y es que las baterías de los elementos tecnológicos que tenemos a nuestro alrededor son, en su mayoría, baterías de ion litio, un dispositivo que almacena la energía eléctrica y que alimenta estos aparatos.

Su uso empezó en los años 1990 cuando empezaron aquellos primeros móviles-ladrillo y aún hoy se siguen usando. Y eso que el Litio, un elemento químico, tiene un precio de fabricación bastante elevado respecto a sus competidores, pero ofrece un sinfín de ventajas.

El litio, el oro blanco de nuestros días

Para empezar, tienen una mejor densidad energética, lo que significa que pueden almacenar tres veces más energía en el mismo espacio. Pero también aprovechan mejor esa energía. Tardan menos en cargarse, no les afecta descargarse completamente, tienen una vida útil más larga y no requieren ningún tipo de mantenimiento. Esto se resume en que tu móvil será más ligero, no te quedarás sin batería a mitad del día, y a la larga esa batería no soltará sustancias tóxicas como lo hacían los primeros móviles. 

El metal se ha ganado el mote de “el oro blanco”, y no es para menos. Según datos del Benchmark Mineral Intelligence, su valor se triplicó a partir del 2015. Sin embargo, ese subidón tiene poco que ver con las baterías de los móviles y tabletas.  La razón detrás del aumento probablemente es la revolución verde. Ahora los coches eléctricos también hacen uso de baterías de este material como alternativa ecológica a la gasolina, y eso vuelve del litio una materia prima atractiva.

Para poner un poco de contexto, un coche eléctrico consume 14 kWh cada 100 km. Uno normal consume 7 litros de gasolina cada 100 km, y cada litro de gasolina genera 10 kHw. Así que, un coche normal consume 70 kWh para recorrer 100 km. Esto se traduce en que tu consumo energético es 5 veces más bajo si tienes un coche eléctrico. Aparte, el uso de tu automóvil generaría cero emisiones de gases de efecto invernadero. En contraste, los regulares generan 2 kg de dióxido de carbono por litro de gasolina. Hasta aquí no parece haber ninguna contra. 

¿De dónde proviene el litio?

La controversia llega cuando se tiene que discutir el origen del litio. El litio es un metal liviano que no se encuentra como elemento puro en la naturaleza (como ocurre con el oro o la plata), sino que está dentro de minerales en rocas, pegmatitas y salmueras (aguas con gran concentración de sal). Esta última opción es la predominante: el 66% del litio del mundo se halla en salmueras. Por eso es importante hacer énfasis en que la concentración del metal suele ser baja y no es fácil de sacar.

Así, el método usado en la mayoría de las salmueras es el de evaporación, ya que no supone un coste económico elevado. No obstante, cada tonelada de litio puede requerir de la evaporación de entre 500 y 2 mil toneladas de agua, por lo que el coste ambiental y social que tiene en las regiones de dónde es extrae es muy alto. Este ha sido un problema recurrente en la zona conocida como el triangulo del litio

Extremadura, ¿mina de Litio?

Entre Chile, Bolivia y Argentina hay un área que aloja aproximadamente la mitad de las reservas de litio a nivel global, y las comunidades de esta zona han sido testigo de los efectos negativos de la extracción de litio. Los tres países comparten experiencias similares: los poblados cercanos a los salares presenciaron cómo las regiones se secaban. Estas sequías han imposibilitado la agricultura y la ganadería. El año pasado lograron abrirse camino en Portugal, pero en España no se ha dado el sí definitivo. Inicialmente se buscaba hacer una mina a cielo abierto en San José de Valdeflores, cerca de Cáceres, una propuesta que generó bastante rechazo entre los habitantes del pueblo.

Varias ONG ecologistas se han posicionado en contra. Por su parte, Pablo Ramos, representante de Ecologistas en Acción de Extremadura, afirma que “es una minería muy mecanizada y la mano de obra que requiere es muy pequeña. Tienen un beneficio económico a base de crear un destroce ambiental y destruir cientos de hectáreas de terreno, dejar unos desechos tóxicos y zonas sin restaurar”. También agregó que el proyecto en Las Navas se va a topar con “problemas acuíferos” porque se requieren cantidades enormes de agua. Además, el plan de desarrollo está pensado en una zona del país que últimamente ha sufrido casos de sequía.

El debate está servido: el litio es un material altamente rentable para los productos tecnológicos pero su extracción está puesta en entredicho.