Estos últimos días he aprovechado para leerme un libro que me habían recomendado muchas veces: La bolsa o la vida.

Muy bueno si quieres lograr la independencia financiera. Eso sí, Vicki Robin y Joe Domínguez te dejan sin escapatoria en las primeras líneas.

¿Tienes bastante dinero? ¿Dispones de tiempo para participar en las actividades que te gratifican? ¿Te sientes en paz con el dinero? Y así hasta 9 preguntas.

Lo reconozco. He contestado «NO» a más de una.

Si tú logras contestar a todas que sí, eres un hacha de las finanzas personales y no necesitas leer este libro.

Para los que sois como yo, apuntad La bolsa o la vida como lectura obligatoria.

Este libro te ayudará a transformar tu relación con el dinero, a vivir mucho mejor evitando gastos innecesarios y a gestionar tus ingresos a través del ahorro y la inversión.

¿Parece difícil? Sí. Pero no imposible. Los autores te proponen 9 pasos para lograrlo.

Paso 1: Calcula el dinero que has ganado a lo largo de toda tu vida

Haz las paces con tu pasado y revisa cuánto has ganado desde que empezaste a trabajar hasta ahora. No incluyas únicamente tus sueldos, sino también ese dinero que recibiste de forma extraoficial (tú ya me entiendes). Que si el trabajo de agosto en un campamento, la paga que te daban tus abuelos como si fuera droga (no me digas que no) o los regalos que recibiste cuando terminaste la carrera.

Después, Vicki y Joe proponen calcular el patrimonio neto. Es decir, todo tu activo menos tu pasivo. En otras palabras: ver la diferencia entre el dinero que ha entrado a tu cuenta y cuánto tienes actualmente.

Y es ahí cuando te enfrentas a la realidad.

Ellos lo comparan a “pesarse después de las vacaciones. Primero vives un momento de desánimo y después ya puedes introducir algunos cambios”.

Paso 2: Vive y valora el presente

Cuando trabajamos intercambiamos energía vital por dinero. Para los autores, la energía vital son todas esas horas de vida que tienes a tu disposición y cuántas estás dejando de vivir por hacer tu trabajo.

Por ello, quieren que determines los costes reales, en tiempo y dinero, que te hacen falta para mantener tu puesto de trabajo. Aquí debes incluir desde lo que gastas en comida por ir a la oficina hasta el tiempo que dedicas en coche o transporte público para llegar.

Este segundo paso te ayudará a crearte una perspectiva real del sueldo que percibes y cómo lo gastas.

No te digo que no vaya a doler, pero amigo… ¡es lo que toca!

Paso 3: Identifica a dónde va a parar todo ese dinero

Evalúa todo lo anterior y pon de tu parte para que funcione. Para ello, tendrás que hacer un registro mensual con categorías y subcategorías de gastos e ingresos e ir anotando el total.

Con este paso, obtendrás una imagen real de todos tus gastos e ingresos y verás exactamente lo que obtienes a cambio del tiempo que inviertes en ganar dinero. Et ¡voilà! Puede que haya algo que cambiar.

Paso 4: Evalúa tus gastos con tres preguntas

Una vez que hayas hecho el registro mensual, formúlate estas tres preguntas que proponen los autores de La bolsa o la vida:

1. ¿He recibido satisfacciones, recompensas y valores proporcionales a la energía vital que he gastado?

2. Este gasto de energía vital, ¿concuerda con mis valores y el propósito que tengo en la vida?

3. ¿De qué forma cambiarían estos gastos si no tuviera que trabajar para vivir?

Paso 5: Comprueba los progresos

Con la mitad del proceso hecho, es importante que tengas al día una gráfica con los ingresos y gastos mensuales. Y no solo al día, sino a la vista. Póntela en la cocina o en un lugar dónde puedas verla a diario.

De esta forma, podrás ver si estás cumpliendo tus objetivos y qué gastos puedes eliminar para avanzar hacia a la independencia financiera.

Paso 6: Gasta lo menos posible valorando tu energía vital

Te has emperrado en comprarte ese 4×4 y cuesta unos 40.000 euros. ¿De verdad lo necesitas? Vicki y Joe te dirían que no, que puedes comprarte uno de segunda mano.

En este paso, los autores quieren que seas consciente de lo que gastas y que empieces a gastar menos con algunos tips: prever necesidades, comparar, cuidar lo que tienes…

Vamos lo que llaman “vivir de forma frugal”: preferir la calidad de vida antes que el nivel de vida. Es momento de que te valores a ti y a tu energía vital.

Paso 7: Vuelve a evaluar tu trabajo

Valora si tu trabajo encaja con tus valores.

El objetivo de este paso es trabajar para aumentar tus ingresos valorando la energía vital que inviertes en él y cambiándola por todo lo que pueda ganar sin perjudicar ni a tu salud ni a tu integridad.

Paso 8: El capital y el punto de equilibrio

Si lo haces bien, en el penúltimo paso lograrás la ansiada “libertad financiera” y no dependerás de tu sueldo para llegar a final de mes.

Con los pasos anteriores, eliminarás gastos innecesarios y podrás destinar el dinero ahorrado a la inversión.

Y por fin tendrás el punto de equilibrio. Esto es cuando tus ingresos mensuales por inversiones se cruzan con los gastos mensuales. En otras palabras: ya dispones de unos ingresos seguros y constantes de por vida de una fuente que no es el trabajo. Suena bien, ¿no?

Paso 9: Haz crecer tus inversiones pensando en la independencia financiera

Sigues teniendo gastos en el día a día, pero ya eres capaz de pagarlos y que tus inversiones sigan creciendo. En La bolsa o la vida, Vicki y Joe consideran que puedes empezar a darte algún capricho.

Eso sí, ¡cuidado! y antes de nada, divide tu dinero en 3: el capital, el colchón de seguridad y la reserva secreta (reserva de dinero extra que puedes ir acumulando para usarlo más tarde en alguno de tus sueños: comprarte una casa en la playa o incluso reinvertirlo).

También te puede interesar:

5 reflexiones de la mano de “Ten peor coche que tu vecino”

3 lecciones de “Padre rico, padre pobre” para lograr la libertad financiera

Guia Imantia AUTD