Vanessa Redondo, fundadora del estudio de diseño e innovación We Crave, nos cuenta su experiencia como joven emprendedora: ha conseguido convertir su pasión en su negocio. Vanessa es de Venezuela, donde cumplió su primer sueño: estudiar arquitectura. Hace ochos comenzó una nueva aventura. Se mudó a Europa para estudiar diseño y empezar a construir los cimientos de un proyecto que ahora ya es una realidad.

«El dinero no da la felicidad, pero te permite concretar sueños, alcanzar objetivos»

El día a día del emprendedor muchas veces está marcado por encontrar el equilibrio entre la pasión que les mueve y el dinero, que no sólo es un aliciente, sino que es necesario para cumplir esa aspiración profesional y crear tu propio negocio. Vanessa habla de la importancia que tiene en su vida ver el diseño y el arte -sus grandes pasiones- desde una perspectiva económica y de negocio. «Es la única manera de que esa idea se convierta en algo más grande y pueda alcanzar a un público mayor», afirma.

«El dinero no da la felicidad, pero te permite concretar sueños, alcanzar objetivos». Y Vanessa sigue soñando. Y sigue trabajando duro para crear más experiencias que hagan que la gente conecte con la cultura, con las tradiciones… que vivan emociones y creen recuerdos.

Tuvimos la suerte de visitar el estudio de We Crave, un espacio en el que se respira creatividad y, sobre todo, equipo. Vanessa está especialmente orgullosa de cómo juntos han conseguido crear un sólido ambiente de confianza, un valor imprescindible a la hora de reaccionar rápido ante cualquier circunstancia y resolver de manera creativa, es decir, de tener un negocio viable a largo plazo. Y añade: «para mí, como directora creativa es un momento muy emotivo que me hace seguir adelante con el proyecto».

Crea futuro de verdad

Por último, Vanessa insistió en la importancia de invertir en compañías que generan impacto social. «Cada vez hay más proyectos empresariales innovadores que tienen como objetivo solucionar un problema social o medioambiental con una propuesta pragmática, rentable y sostenible». Y concluyó diciendo que emprender se trata de creer en tu pasión y hacerla realidad. En definitiva, crear un futuro de verdad.