Que levante la mano quien no haya oído aquello de “sell in may and go away”. Si eres de los que no sabe de qué hablo, te cuento. Se trata de un dicho financiero que reza que desde mayo hasta bien entrado el invierno es mejor no acercarse a la bolsa.

Mark Twain era aún más negativo: “Octubre es uno de los meses más peligrosos para especular en los mercados. Los otros meses peligrosos son julio, enero, septiembre, abril, noviembre, mayo, marzo, junio, diciembre, agosto y febrero”.

En parte no le faltaba razón. En octubre se han producido grandes caídas históricas como el crack de 1929 o el lunes negro de 1987, cuando el mercado perdió un 22,6% en una sola sesión.

Pero, igual que no siempre se cumple el refranero español (no hay más que pensar en “a la tercera va la vencida”), ¿qué hay de cierto en estas creencias? ¿Hay algún mes mejor o peor para invertir?

La gestora Schroders ha analizado el comportamiento mes a mes de los principales índices bursátiles del mundo durante 30 años y la compañía Visual Capitalist ha trasladado los resultados a la siguiente infografía. En concreto, el estudio recoge los datos entre 1987 y 2018.

Como se puede ver en la imagen, algo de razón hay en ese dicho que recomienda vender en mayo. Y es que la barra de junio no invita a comprar acciones durante ese mes.

Pero, ¿cuáles son los mejores meses en términos bursátiles?

Parece que diciembre gana de largo, ya que ha cerrado en positivo el 79% de las observaciones. De hecho, en finanzas se suele hablar del “rally de Navidad”, en el que las bolsas suelen subir los últimos días de diciembre, debido a la recomposición de carteras de cara al siguiente año y cobro de bonus, entre otros. Aunque tampoco cabe destacar el efecto psicológico de la Navidad, en que se nos invita a comprar más que a vender.

Detrás de diciembre, abril se hace con el segundo puesto en términos de probabilidad de subida. Una de las teorías apunta a que es cuando muchos contribuyentes reciben la devolución de Hacienda y no solo en España, sino en Estados Unidos, motor del mundo financiero. Este dinero extra sería utilizado para comprar acciones.

Y, por cierto, si nos ceñimos a este estudio, veremos que, en realidad, octubre no es un mes tan malo para la inversión como decía Mark Twain. De hecho, se sube al pódium con un merecido 3er puesto gracias a que el 68,6% de los años y mercados estudiados han cerrado con ganancias.

Los peores meses para invertir en bolsa

Y si el gráfico deja entrever cuáles son los mejores meses para invertir, también podemos sacar conclusiones sobre cuándo es mejor quedarse fuera.

Ya lo hemos visto antes. Junio invita a quedarse quietos, ya que sólo parece arrojar resultados positivos el 36,7% de las veces.

Tampoco agosto parece aportar grandes alegrías. La explicación para este comportamiento es que los inversores institucionales dejan todo cerrado en junio para irse de vacaciones. ¿Cómo? Reducen al máximo el riesgo en sus carteras para que un imprevisto en las bolsas no les haga saltar de la hamaca y tener que encender el ordenador.

¿Y cuál es el mejor día de la semana?

Y si queremos valernos de todas las estadísticas posibles para poner las probabilidades de nuestro lado para empezar a invertir, ¿hay algún día de la semana mejor que otro?

Hay quien cree que el lunes es el mejor día, por la idea de que los precios suben al comenzar una nueva semana. Sin embargo, no hay estudios concluyentes respecto a este tema y parece que da igual un día de la semana que otro.

En este sentido, hay que tener en cuenta que todos estos resultados están basados en el estudio de hechos pasados. Y, como bien se nos recuerda siempre, resultados pasados no garantizan rendimientos futuros. No hay más que recordar lo imprevisible de los mercados ante eventos como la COVID-19 o la invasión de Ucrania por parte de Rusia.