Marta Gomeza nació en Bilbao, se licenció en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y el dinero le ha cambiado la vida. Como casi todo el que empieza a asomar la cabeza al mundo laboral, Marta estuvo cinco años y medio rotando por departamentos. Pasó por comercial, trademarketing, responsable digital… Siempre en la división de lujo de L’Oréal. Esa experiencia le dio la visión del negocio que necesitaba para lanzarse a cumplir uno de sus sueños: montar un proyecto personal. Ella lo tiene claro emprender con éxito es más sencillo si planificas desde el minuto cero.

PREGUNTA: ¿En qué consiste tu aplicación?

MARTA GOMEZA: Wream nace en 2017 y es básicamente una red social donde cualquier usuario puede añadir todos aquellos deseos para que, cuando se acerque una fecha especial —cumpleaños, Navidad, aniversarios, bodas—, todos sus amigos y familiares siempre acierten con sus regalos. La idea me vino con la boda de mi hermano. Además, es una plataforma que también es apta para marcas, ya que pueden subir su catálogo.

P: ¿Cómo conseguiste lanzar este proyecto personal?

MG: La verdad es que yo he sido siempre muy hormiguita y muy ahorradora. Desde el primer momento en que empecé a trabajar de becaria, he intentado ahorrar.

P: ¿Cuál es el hábito del que te sientas más orgullosa?

MG: Francamente, la organización. Creo que es súper importante para un emprendedor. Necesitas un ahorro de mínimo dos años para vivir, por no decirte tres. Pasas por muchos momentos complicados y es necesario tener ese colchón.

P: ¿Qué dificultades te supuso emprender?

MG: Lo que te tira para atrás es tener que pedir ayuda económica a tu familia. Al principio, a mí me ayudó saber que hiciera lo que hiciese, era mi dinero. Si me iba mal, no estaba perjudicando a nadie. Ahora sí he necesitado hacer rondas y contar con el apoyo de mi marido y del resto de mi familia. Llega un momento en el que los ahorros se terminan y necesitas apoyo e inversores.

P: ¿Cuáles te parecen las claves para emprender?

MG: Me parece vital ahorrar desde el inicio. Y por supuesto, un emprendedor no puede estar a tiempo parcial. Tiene que dar lo mejor de sí, tener mucha pasión y confianza en su idea. Al fin y al cabo, si tú no la tienes, nadie la va a tener.

P: ¿Qué papel ha jugado el dinero en tu vida?

MG: Desde los inicios de mi carrera profesional empecé a ahorrar y gracias a eso he podido emprender. Desde mi humilde opinión, hay muchas formas de vivir y de llevar a cabo un negocio. Hay mucha gente que ha sido súper exitosa viviendo al límite o arriesgando todo de golpe. Yo creo que eso es un caso de cien mil.

P: ¿Qué recomendaciones darías para enseñar a la gente a utilizar su dinero?

MG: Cuando tienes tu primer sueldo todo el mundo está emocionado. Lo quieres gastar hasta el final porque es la primera vez que lo tienes. Yo recomendaría dejar 50 euros apartados. Al final, poco a poco esos 50 euros se van convirtiendo en una cantidad importante…

P: ¿Qué lección te ha dado el dinero en la vida?

MG: Que no te da la absoluta felicidad, pero te ayuda mucho. No vamos a negar que el dinero tiene una finalidad muy práctica, pero lo más importante es el valor que vamos a dar a ese dinero para crear un mundo mejor. En mi caso, para ser una madre mejor. El dinero hay que saber dónde colocarlo, dónde invertirlo. Dependiendo de cómo lo use, estaré enseñándole a mi hijo qué cosas me importan. Para mí, lo más importante es crear un mundo donde todo lo que reciban nuestros hijos sea mejor de lo que tenemos nosotros.

P: ¿Por qué es tan importante lo que hagas con tu dinero?

MG: Todo paso cuenta, todo acto cuenta. Desde si reciclas o no, si fumas o no… Todo crea impacto. Y crea impacto no solo en el mundo, sino en mí misma, en mi hijo, en la gente a mi alrededor. En mi caso, gracias al dinero he podido empezar a cumplir mi sueño. También es verdad que hay mucha gente que no ha tenido la misma suerte y no ha podido ahorrar. Trataría de incitarles a que desde el minuto uno intenten ahorrar un poco. Al final, los sueños no tienen fecha de caducidad. Si ahora no es tu momento porque no tienes ese dinero, trabaja para conseguirlo y ya tendrás tiempo para conseguir tus sueños.