¿Cómo piensan los millonarios? Nos adentramos en su mente de la mano de T.Harv Eker y su libro Los secretos de la mente millonaria. En él descubriremos cuáles son los patrones económicos de los multimillonarios, cómo adoptan sus decisiones y cómo afrontan los problemas empresariales. Podremos ver qué les hace diferentes respecto a ti o a mí y, sobre todo, nos dará unas cuantas pistas para cambiar nuestros propios patrones económicos y acercarnos un poco más a esa mentalidad millonaria.

Aquí cuatro de las claves de las mentes multimillonarias:

1. La riqueza no son sólo los ingresos

La riqueza la forman 4 factores, no sólo los ingresos. Es la enseñanza principal que puedes extraer de Los secretos de la mente millonaria. Si tienes esto, lo tienes todo. Y, ¿cuáles son esos 4 factores? Ingresos (por supuesto), ahorros (me temo que esto es imprescindible). ¿Cómo? Aquí viene el tercer factor: reduciendo gastos. Por último, el rendimiento de la inversión porque ¿para qué quieres ahorrar sino es para poner ese dinero a trabajar? Supongo que a estas alturas ya sabes que todo dinero parado en una cuenta corriente al 0% es dinero que está perdiendo valor.

Para analizar tu salud financiera o, lo que es lo mismo, cuál es tu fortuna neta, lo primero que debes hacer es analizar estos cuatro factores.

1) Ingresos. ¿Cuántos ingresos tienes? Salario, alquileres, wallapop… todo aquello que te genere una entrada de dinero en tu cuenta corriente.

2) De esos ingresos, ¿cuánto ahorras? Si ni siquiera lo sabes, ¡ya tienes propósito para 2021! Si lo sabes y tu respuesta es «cero», Harv Eker te anima a ahorrar aunque sea un euro al mes. «¿Por qué? ¡Si con un euro al mes no me voy a hacer millonari@!», dirás. Efectivamente. Ese euro no te hará millonario, pero sí creará en ti un hábito indispensable para llegar a serlo. Como dice el autor: «El hábito de administrar tu dinero es más importante que la cantidad».

3) Gastos. ¿Cuánto gastas al mes? E, igual de importante, ¿en qué lo gastas? Tener una aplicación te ayudará a saber en qué gastas tu dinero. Los microgastos al final del año terminan por convertirse en macrogastos. Por eso, Eker nos alienta a crear un estilo de vida en el que necesites menos dinero para vivir.

4) Rendimiento de la inversión. Lo dicho, pon tu dinero a trabajar si no quieres que pierda valor sin que te des cuenta.

2. No caer en la Ley de Parkinson

¿Y qué dice esta ley? Que tus gastos aumentan según aumentan tus ingresos, es decir, que por mucho que factures más, por mucho que logres ese aumento que llevas tiempo esperando, tus finanzas no van a mejorar. Los únicos beneficiados van a ser tus gastos.

Unido a esto, Harv Eker apunta en Los secretos de la mente millonaria que puedes ganar dinero a montones, pero si no guardas nada de ese dinero, jamás crearás riqueza. Apuesto a que eres capaz de dar más de un nombre de deportista, cantante y/o actor que, habiendo ganado millones de dólares, terminó en la ruina. ¿Por qué? Por este motivo. Y esta enseñanza va muy ligada a la tercera, en la que nos da la solución para no ser reo de esta ley.

3. Los ricos compran activos cuyo valor puede subir, no en cosas que lo pierden.

Hace poco saltaba la noticia de que el jugador profesional de baloncesto LaMelo Ball, con su primer sueldo de casi 8 millones de dólares se ha comprado ¡una dentadura de oro y brillantes! Administrando así sus ingresos, ¿cuánto tiempo crees que seguirá siendo rico?

Unido a esto, hay un gasto paradigmático que afecta a ricos y menos ricos: los coches. ¿Te suena aquello de que el valor de un coche cae en picado según sale del concesionario? Pues esta enseñanza va de eso, de no comprar «activos» que nunca van a aumentar de valor. Quizá por eso ahora entiendas porqué Leonardo Di Caprio mantiene su Toyota Prius; que Larry Page y Sergei Brin, fundadores de Google, acudan al trabajo en el mismo Toyota Prius de 25.000 euros o, más cercano, Amancio Ortega hasta hace no mucho se moviera por A Coruña en su Seat 600.

A la hora de «gastar» los multimillonarios  compran aquello que más adelante van a poder vender por un precio mayor: casas, garajes, acciones…  Esto no significa que todas sus inversiones resulten siempre ganadoras, pero sí están comprando oportunidades de un bien mayor.

4. Pasar a la acción.

Los secretos de la mente millonaria es un libro muy instructivo, pero si todo lo que lees se queda en eso, en una lectura ligera, no dejará de ser más que un mero ejercicio intelectual y tus finanzas poco van a cambiar.

¿Y qué es lo que nos suele impedir pasar a la acción? Las excusas y el miedo. Si eres de los que pone excusas, poco podemos hacer (espero al menos que estas líneas te hayan resultado entretenidas). Respecto al miedo, el autor explica cómo actuar. Eker nos indica que no se trata de «matar» al miedo ni de librarse de él, sino de «domarlo», de hacerle frente y, sobre todo, demostrarte, que no te paraliza. En este sentido, Harv Eker explica que la gente rica se centra en las oportunidades, no en los obstáculos. ¿Cómo lograr que un obstáculo no te paralice? Busca ya 10 posibles soluciones a esa preocupación que no te deja avanzar. Derrótala antes de que te derrote ella a ti mediante la parálisis porque, además, como comentó Mark Twain: «He tenido miles de problemas en mi vida, la mayoría de los cuales nunca sucedieron en realidad».

También te puede interesar: