Kakebo. Suena muy sofisticado, aunque su significado no lo es tanto. Es algo tan simple como “Libro de cuentas para el ahorro doméstico”.

Eso es el Kakebo, una libreta de ahorro en forma de agenda que te permite mejorar la planificación de tus finanzas.

En ella puedes anotar los ingresos y gastos, establecer tus metas financieras, fijar compromisos personales o ayudarte a revisar tus prioridades.

Es una herramienta muy visual y fácil de utilizar.

Sólo requiere de una cosa: constancia.

¿Cómo funciona el Kakebo?

Al principio de cada mes debes anotar los ingresos, gastos fijos y cuánto quieres ahorrar.

También debes anotar tus promesas para ese mes. ¿Promesas? Sí, como no comprarte ropa que no te haga falta o llamar al seguro antes de que te pasen el siguiente recibo.

Una vez que tienes la estructura del mes, cada día vas apuntando los gastos y al final de semana haces balance.

A cierre de mes revisas si has logrado el objetivo de ahorro que te marcaste y si has cumplido con las promesas.

Fácil.

Aunque este método de ahorro japonés establece unas categorías concretas, deja espacios para personalizar y adaptarlo a tu estilo de vida. En este sentido, para que sea lo más eficaz posible lo importante es que crees unas categorías y estructura coherente a tus necesidades.

Los puntos clave del Kakebo

El Kakebo establece 5 puntos clave para una buena planificación financiera:

  1. Ingresos: Tu salario mensual, si tienes algún ingreso por alquiler, ayudas estatales, etc.
  2. Gastos fijos. El Kakebo tradicional divide el tipo de gastos en cuatro categorías:
    1. Básicos o supervivencia: Comida, vivienda, transporte, luz, etc.
    2. Gastos de ocio y vicio: Como salir a alguna terraza o arrasar en Zara.
    3. Gastos culturales: Lo que gastas en libros, cine, etc.
    4. Gastos extras: Esos gastos que son más comunes de lo que pensamos. Regalos de cumpleaños, el móvil que se nos rompe, etc.
    5. Cuando anotes los gastos, apunta también de los gastos hormiga. ¡Recuerda que, aunque pequeños, pueden hacer grandes agujeros!
  3. Ahorro: Escribe cuánto quieres ahorrar cada mes.
  4. Tu presupuesto. Elabora un presupuesto que tenga en cuenta las tres partidas anteriores, así sabrás si estás estableciendo objetivos con sentido.
  5. Tus gastos semanales. El dinero que puedes gastar cada semana. Lo estableces restando lo que quieres ahorrar al total que tienes para gastar.

¿Cuál es el origen del Kakebo?

Este método de ahorro y planificación financiera surge en Japón en 1904, de la mano de Motoko Hani, considerada la primera periodista de Japón.

Esta pionera fundó la Jiyu Gakuen, una escuela femenina de libre enseñanza que promovía la libertad y autoconocimiento de la mujer.

A raíz de esa experiencia, ideó el Kakebo, este método de ahorro y sistema de planificación para ayudar a otras mujeres a llevar las cuentas del hogar y tener recursos para ahorrar.

Y es que el Kakebo te permitirá detectar gastos innecesarios, ver puntos de fuga, conocer cómo consumes y, en definitiva, controlar mejor tus finanzas.

También te puede interesar:

Conocemos 3 retos de ahorro fáciles y que funcionan

Ahorra con esta herramienta, al alcance de todos

Guia Imantia AUTD