Jimena Vilaró, confundadora de Alawa Swimwear, se propuso reivindicar la elegancia del bañador y así potenciar la belleza de todas las mujeres. Para hacer posible este sueño ella sabía que primero tenía que ahorrar y planificar tanto su tiempo como sus recursos.

Esta es la historia de Jimena Vilaró:

Me llamo Jimena y trabajo como directora financiera en una empresa, y luego tengo un proyecto personal junto con mi marido que se llama Alawa Swimwear, focalizado en trajes de baño de mujer.

Alawa nace de un sueño personal, de montar un proyecto propio. El nombre Alawa tiene esas dos versiones: está relacionado con el producto y, por otro lado, está relacionado con una actitud que nos incita a que las mujeres nos animemos a sacar nuestras capacidades y a poner nuestros sueños en juego también.

Me considero una persona soñadora, idealista y audaz. Me preocupa hacer las cosas bien y construir sobre cosas sólidas. El dinero para mí es un medio, no es un fin en sí mismo. En el proyecto que yo tengo no es el alma, pero sin duda, es un motor grande para poderlo sacar adelante. Tener ahorros me ha permitido poder ahora invertirlos en mi propio proyecto.

Planificar, ahorrar, invertir, siempre ha sido un poco una constante. Para mí crear futuro de verdad empieza hoy, se construye hoy.

Yo creo que lo verdadero está en lo que perdura y que más allá de lo material, la familia, los amigos, trabajo, la fe y creo que por ahí es donde yo construiría.