No lo olvidemos, cualquier empresa que utilice servidores en la nube para almacenar información está en riesgo de recibir ciberataques. De hecho, un estudio realizado en la Universidad de Maryland reveló que cada 39 segundos se registra un ataque cibernético. 5 ataques en el tiempo que tardas en leer este artículo.

Pero no se trata sólo de los ciberataques. La ciberseguridad trata de paliar también los riesgos sobrevenidos por fallos humanos, desastres climáticos o fallos energéticos, entre otros.

Ciberseguridad, un sector en crecimiento

Por eso la ciberseguridad empieza a estar entre las prioridades de muchas empresas.

En la encuesta de la Agenda Gartner del CIO 2021, el 61% de los más de 2.000 CIO encuestados expresaron su intención de aumentar la inversión en seguridad cibernética.

Así, si ya en 2021 las empresas aumentaron su presupuesto en esta partida, se espera que en 2022 continúe la tendencia. Según datos de Gartner se espera que la inversión crezca un 15% anual los próximos años. Con todo, el gasto en esta partida llegará a los 150.000 millones de dólares.

¿Cómo invertir en empresas de ciberseguridad?

Este aumento del gasto supone una oportunidad para los inversores que sepan aprovechar los cambios que ya se están materializando en nuestra vida.

Porque ese incremento de la inversión en ciberseguridad supondrá un impulso para las empresas que se dedican a ella, a la seguridad en la nube o a los servicios de tecnología de la información.

Una de las opciones para aprovechar esta nueva tendencia es invertir de forma directa en empresas de ciberseguridad, a través de ETFs o fondos de inversión.

Un fondo que invierte en ciberseguridad

La propuesta de Imantia es hacerlo a través del fondo de inversión Imantia Futuro. Se trata de un fondo multitemático que invierte en temas con futuro y que en la actualidad destina el 10% de su cartera a invertir en Ciberseguridad.

Lo hace a través de los ETF L&G Cyber Security UCITS ETF (EUR) y iShares Digital Security UCITS ETF.

Estos ETFs invierten en compañías cuya fuente principal de ingresos proviene de la ciberseguridad, tanto por la parte de infraestructura, desarrollando hardware y software seguros, como por la parte de servicios, centrado en la consultoría.

Ambos ETFs tienen un filtrado según criterios ESG (filtro para armas controvertidas, armas, tabaco, energía nuclear, carbón térmico, petróleo y gas, y empresas implicadas en controversias importantes con ESG).

¿Es rentable la inversión en ciberseguridad?

Como hemos comentado, la ciberseguridad es un sector en auge y rentable.

Durante 2021 L&G Cyber Security UCITS ETF (EUR) logró una rentabilidad del 17,5% con una volatilidad del 18,9% e iShares Digital Security UCITS ETF, una rentabilidad del 25,3% con una volatilidad del 17%.

También te puede interesar:

Dónde están poniendo su dinero las grandes empresas

Sergio Ríos: el gestor detrás de Imantia Futuro en 5 preguntas