Hablar de inversión en tiempos de pandemia puede parecer una temeridad. Pero, como ya ha contado Leopoldo Abadía, los tiempos corren y nunca son perfectos, es simplemente la vida.

En el quinto y último capítulo de nuestro podcast ‘No tengo dinero’ hablamos con Vicente Varó, director de Contenidos de Finect, una web que aspira -y lo está consiguiendo- a «democratizar la inversión». Algo que, como cuenta nuestro director de Negocio y moderador del podcast, Mario Díaz, tiene en común Finect e Imantia: entender la inversión como algo para todos, no para unos pocos.

En este capítulo titulado Invertir como los que saben hablamos de cómo entender la inversión en bolsa como un modus vivendi que nos permita ir sacándole rentabilidad a nuestros ahorros, sean los que sean. Además, tanto Varó como Abadía le dan muchísima importancia a no intentar ser autodidactas en la inversión, sino hacerlo cómo y con los que más saben. Es decir, confiando en los gestores.

¿Prefieres leer?

Si prefieres leer la conversación en lugar de escuchar, aquí te dejamos la transcripción:

Mario: Para este último capítulo hemos reservado un tema crucial. Mucha gente entiende la inversión con ideas preconcebidas, como gente que opera en bolsa como el protagonista de la película El lobo de Wall Street, con gente engominada y acelerada, hablando por el móvil diciendo «compra», «vende»… y con una vida totalmente desenfrenada. Supongo que algún gestor de estos habrá, pero la verdad es que los gestores que se dedican a invertir no lo hacen solo para grandes fortunas, si no que lo hacen para cualquiera. Su objetivo es el mismo para todos los públicos: obtener rentabilidad para el ahorro. Además se dedican a que el dinero, ese que ahorramos y que tanto nos cuesta conseguir, no se estanque para que no se devalúe. Intentan hacer que con el paso del tiempo ese dinero valga más. En nuestro caso, los gestores de Imantia se dedican a que, además, aporte algo que mejore la calidad de vida de todos, que ayude a empujar el cambio social que necesitamos.

Leopoldo: Oye, el otro día leí que en Imantia hay un método basado en matemática e inteligencia artificial para sacarle mayor rentabilidad a las inversiones. Mira, por favor, explícame lo de la matemática y la inteligencia artificial que me interesa mucho.

Mario: Pues mira, Leopoldo. Es importante ser capaz de manejar ese volumen ingente de información que se produce todos los días en las bolsas y ser capaces de capturar desde un punto de vista sistemático toda esa información que se produce y a la hora de combinarla ser capaces también de, a través de métodos matemáticos, eliminar en la medida de lo posible todas aquellas influencias de las personas que tenemos a la hora de gestionar, es decir, utilizar la matemática como método de selección. ¿Para qué?

Para obtener aquellas carteras que tengan una buena rentabilidad, pero que tengan la menor volatilidad, es decir, el menor nivel de sustos. Y a la vez que sean capaces de protegernos de las caídas fuertes que a veces se producen en los mercados.

Para seguir profundizando en la inversión, hoy tenemos la suerte de contar con Vicente Varó, director de Contenidos y Community Management en Finect, que es una de las redes de inversores más relevantes de España. Bienvenido Vicente.

Vicente: Gracias a vosotros. Gracias por tenerme en este espacio.

Mario: Un placer y un gusto tenerte. Vicente, antes de nada cuéntales a nuestros oyentes a que os dedicáis en Finect.

Vicente: Nosotros intentamos aportar un granito de arena desde el punto de vista de la inversión. Presentamos a la gente tanto conocimientos como herramientas, así como formas de comparar sus cálculos para que puedan tomar mejores decisiones de ahorro e inversión. Teniendo más información, teniendo también más, como digo, herramientas y acceso a los que más saben para ayudarles con la gestión de su dinero.

Mario: La verdad es que es súper interesante. Creo que tenemos un elemento en común, Imantia y Finect. Y es ese elemento democratizador de la inversión.

Vicente: Sí, totalmente. La verdad es que desde que empezamos partimos con esa base, inicialmente dijimos: ¿Cómo podemos aumentar la cultura financiera?, ¿cómo vamos a aumentar el conocimiento compartido? Y empezamos creando una especie de blog donde la gente pudiese compartir ideas, donde el que llega pregunta a los que saben más. A eso le añadimos una serie de herramientas, por ejemplo, un agregador financiero para que puedas ver cómo están tus posiciones. Lo que pasa es que llegó un momento en el que nos dimos cuenta que solo la conversación no bastaba.

¿Por qué? Porque al final lo que acababa pasando era que la propia conversación generaba una dinámica en la que se va elevando poco a poco el nivel entre la gente que participa habitualmente y el nuevo que llega se pierde. Yo siempre pongo el ejemplo de mi amigo el médico, este siempre me preguntaba que qué hacía con el dinero. Yo le invitaba a entrar al blog, pero cuando entró se encontró con un montón de ideas muy complejas para alguien que se está iniciando en este mundo. ¿Qué pasaba? Pues que me decía, mira Vicente, yo paso, me voy al monte y me da igual qué hacer con el dinero. En ese momento vimos que teníamos que ir un paso más allá y creamos herramientas súper sencillas que animaran a la gente a invertir, a darse cuenta de que si no invierte su dinero, poco a poco va perdiendo capacidad adquisitiva.

Leopoldo: Yo diría que primero: paz en el ámbito económico. Hay que tener paz y no hacer caso de todo lo que lees por ahí porque invertirías en todos y seguramente te saldría mal. Yo te soy sincero, nunca he tenido realmente tranquilidad, para mi los gastos superaban a los ingresos casi todos los meses de mi vida. Pero bueno, hay que tener paz porque sólo así puedes ir saliendo poco a poco y haciendo más cosas. Paz porque así es la vida, es lo normal.

Mario: Volviendo a los amigos, Vicente, cuándo estamos ante personas que todavía no han hecho su primera inversión. Tú, como experto, ¿qué les recomendarías?

Vicente: La gente entiende que el dinero en el banco no hace nada y que le paraliza.

Pero, claro, si lo sabes, ¿por qué no tomas decisiones? Lo que vemos es básicamente por un lado, la inseguridad, y por otro lado, el miedo. En este mundo sale todo el rato el miedo. O sea, las emociones son súper importantes a la hora de invertir y también lo es el miedo a perder dinero. Pero hay que tener más cerebro que emociones.

Muchas veces pensamos en la inflación y nosotros tenemos que explicar que la inflación se entiende muy fácil, es cuando vas a comprar algo y ves que te ha costado un poquito más. Si no, ahora, cuando hemos salido a las terrazas a tomarnos una cervecita, hemos visto que lo que antes costaba dos euros, ahora cuesta casi tres.

Si esto lo proyectas en 30 años comprendes que al final acabas teniendo un 40% menos de poder de compra. Y eso ya se entiende mejor. Los habrá que con X dinero hace 30 años compraban un coche. Ahora no nos compramos ni el muñequito para poner en el salpicadero.

Mira, la pregunta que hacías antes Mario con el tema de los hijos. Yo a mis niños desde el primer regalo que les hacen los abuelos en Navidad, lo invierto y se lo digo. Le digo mira, tenéis este dinero ya invertido. No lo entienden y cada vez que se lo pregunto veo que no se enteran de nada. Pero saben que tienen ese dinero invertido en un fondo de inversión. Yo lo que busco es que ellos sientan que necesitan mover el dinero, que el dinero parado se estanca. Esto es un mensaje que intento transmitir no sólo a mis hijos, sino a la gente con la que hablo.

Mario: Yo repito muchas veces eso. Evidente también que el dinero es como el agua, si se está quieto pierde calidad o incluso se estanca y pierde completamente su valor.

Con lo cual yo creo que es un mensaje muy bueno, pero déjenme que ahondemos un poco más. Leía un artículo que escribías tú precisamente Varó, aludiendo a un dato del Banco de España, y es que había un volumen de dinero de esos que nos cuesta imaginar algo así como 850.000 millones de euros sin invertir. Una locura. Este dinero está esperando, no se invertía, por lo que que tiene pocas esperanzas de rentabilidad.

Mario: Vicente, ¿crees que recurrir a profesionales, a herramientas de inversión, todas estas ayudas que existen tiene valor para este grupo de dinero?

Vicente: Sí, claro, es importantísimo. Creo que hay que hacerlo ahora mismo. Recurrir a los profesionales es imprescindble, tener un buen asesor financiero que nos conozca, que entienda bien nuestras necesidades, si invierto porque me quiero comprar una casa o porque quiero darle una buena educación a mis hijos. Esas necesidades se traducen en unas perspectivas de dinero para poder llegar a cumplir esos objetivos. Para esas necesidades, lógicamente, tienes mucho dinero o tienes que sacarle rentabilidad. Tener un asesor no es tener una persona a sueldo, hay muchas alternativas sencillas para poder encontrar fondos. Imantia tiene fondos muy interesantes que también te pueden ayudar a buscar rentabilidad a tu dinero. Pero es que además, ahora el escenario es abierto. Hay muchísimos gestores automatizados y aplicaciones que te hacen ahorro automático en función del gasto que haces.

Ahora no invertir es casi imperdonable, porque hay tanto entre lo que elegir que cuesta. El problema es cómo llego a elegir qué opción me viene mejor y ahí es donde entra la labor de un asesor, de un experto que nos ayude.

Mario: Oye, Vicente, danos algún consejo sobre cómo invertir, tras la Covid.

Vicente: Por un lado, primero tenemos que plantearnos cómo podemos empezar a invertir. Mi recomendación es hacerlo de manera automatizada y periódica. Todos los meses inverte lo que puedas, si es que puedes algo y si no hay que intentar poder, que son 50, bien, que son 100, pues fenomenal. Automáticamente todos los meses hay que hacer una transferencia a tu yo del futuro. Además, es bueno ponerle nombre a esa inversión: esa transferencia se llama mis hijos, casa en la playa o jubilación. Con esto vamos consiguiendo el ahorro y la inversión. Decía Warren Buffet, uno de los mejores inversores de todos los tiempos, que si tuviera que elegir un solo hábito que recomendar a los demás sería el ahorro.

El segundo consejo que yo os daría es decidir dónde invertir. Esta decisión la tienes que tomar en función de tus necesidades. En función de tu objetivo verás si tienes que irte a fondos de inversión, si más arriesgados, si menos, si intentando alcanzar un poco más de sofisticación o un producto más sencillo.

Yo creo que lo ideal es tener una cartera global equilibrada en la que puedas ir invirtiendo ese dinero todos los meses.

Mario: Bueno, Vicente, de lo que nos cuentas nos queda claro que tenemos que perder el miedo a invertir. Pero dinos así, en pocas palabras, ¿qué ventajas crees que tiene la inversión frente al ahorro convencional?

Vicente: Mira, te lo voy a decir en cinco palabras: nos ayuda a conseguir nuestras metas. Todos tenemos unas metas o mejor, todos tenemos metas y sueños. A todos nos gustaría tener algo en la vida. Antes había un anuncio buenísimo de la lotería que decía: no tenemos sueños baratos. Siempre que sea algo que queremos cuesta dinero. Había otra fase más maravillosa que decía: hay cosas mucho más importantes que el dinero, pero cuestan tanto.

Para llegar a llegar ahí tenemos que pensar que tenemos que obtener rentabilidad para ese ahorro que generamos. El ahorro es fundamental, no podemos invertir todo quizá, pero el exceso de ahorro también es malo porque al final, como ya hemos dicho, va perdiendo poder adquisitivo.

Mario: Señor Abadía, hemos escuchado aspectos que son importantes para pasarse a la inversión. ¿Cómo es de importante para ti el marcarse un horizonte temporal y unos objetivos?

Leopoldo: Deja que me ría un poco, porque el otro día un periodista me preguntó: ¿cómo ve usted su futuro? Y le contesté: corto. Para mí son objetivos muy flexibles porque la vida es muy cambiante. Yo te podría contar mi vida y traducido a objetivos quedaría preciosa, pero sería absolutamente falso.

Vicente: Leopoldo decía que tenía 86 años pero aún estás a tiempo, los mejores inversores del mundo son mayores, Warren Buffet, por ejemplo, tiene 89 años y Charley Manger tiene 96, con lo cual fíjate si te queda todavía.

Leopoldo: ¿Tú crees que aún me puedo marcar el objetivo de ser Warren Buffett? ¡Fantástico!

Mario: Ha sido un placer de verdad contar con vosotros, con este tema tan interesante de la inversión, con los consejos, la experiencia de Leopoldo, ese sentido común, abrumador. Y sobre todo también contigo, Vicente, que nos has enseñado muchas cosas, hemos aprendido mucho de ti y nos has traducido cosas complejas de una forma súper sencilla.

Vicente: Gracias a vosotros, me ha gustado muchísimo. Lógicamente he venido a aprender de Leopoldo que es él quien tiene la experiencia. Y me ha gustado mucho esto que ha dicho de los objetivos, es clave poder flexibilizar, a lo que lleguemos o no, no pasa nada, no debemos frustrarnos con los objetivos, porque la vida es eso.

Mario: Vicente, no sé si nos convertiremos en Warren Buffett. Pero nos quedamos con Leopoldo, que parece mucho más cercano y mucho mejor. Seguro que a través de vuestra experiencia y vuestros consejos, nuestros oyentes han aprendido un montón.