Invitado especial: Aitor Sánchez García, nutricionista y autor de Midietacojea.

Está bien marcarse objetivos, pero ¿son realizables? Pasarse de ambicioso suele conducir al fracaso. Si no, que se lo digan a quienes se someten a dietas muy estrictas que acaban saltándose a los dos días. En este capítulo, hablamos de las tres preguntas claves que uno debe hacerse -y responder- con sinceridad para poder invertir.

Transcripción

ELENA ¿Os habéis parado a pensar que las dietas alimenticias y las inversiones financieras tienen muchas cosas en común? Os lo contamos enseguida en el tercer Viaje al centro de tu bolsillo.

ELENA Saludos, desde Imantia Capital os habla Elena Hita en compañía de Mario Díaz, director de negocio y comunicación de Imantia Capital, y Elisa López, periodista. Juntos vamos a profundizar sobre cómo conseguir que los sueños se hagan realidad conjugando horizonte temporal, tolerancia al riesgo y objetivos realistas.

ELENA Para aterrizar estos conceptos económicos, nos va a ayudar con un símil alimenticio, el nutricionista Aitor Sánchez, autor de Mi Dieta Cojea. Bienvenidos a todos.

ELISA Hola, Elena.

MARIO Hola.

AITOR Muy buenas, ¿qué tal?

ELENA Mario, ¿qué es lo primero que nos tenemos que plantear a la hora de invertir para alcanzar nuestros sueños?

MARIO Lo más importante es partir de una base sólida, tener ordenado el día a día y ser capaz de planificar nuestras finanzas porque haciéndolo así, tendremos más claro lo que tenemos que hacer y, además, evitaremos complejidad al modelo. Después, tenemos que identificar cuáles son las necesidades, los sueños que queremos cumplir. Y hay que ponerles fecha. No es lo mismo querer comprarse una moto en el año 2020, que querer irse de viaje por Europa el verano que viene.

MARIO Es muy importante también saber cuál es nuestra tolerancia al riesgo. Es decir, cuánto estaría dispuesto a perder en el caso de que la inversión no vaya en el sentido que yo esperaba. Y muy importante también, es invertir en las cosas que entiendes, que conoces. Hay que confiar seguramente en algún experto financiero que sea capaz de explicarte las cosas o que entiendas bien lo que estás haciendo. Las gestoras de fondos de inversión, y en nuestro caso Imantia Capital, lo que hace es trabajar precisamente en esa línea para que todo sea fácil y de verdad.

ELENA Has sacado muchos conceptos que son perfectamente aplicables al mundo de las dietas. En el caso del tiempo y el horizonte temporal, Aitor, es fundamental tener claro cuánto queremos perder y el plazo que disponemos.

AITOR Sí, sobre todo tener objetivos realistas. Hay que tener en cuenta que a lo mejor no podemos empezar el año queriendo perder 20 kilos o queriendo transformar toda nuestra salud en un único mes. Siempre decimos en nutrición y en dietética que no podemos corregir los malos hábitos de toda una vida en dos o tres meses. Las cosas llevan su tiempo.

AITOR Pues mira, no es así. Y yo creo que a muchos pacientes se lo intentamos hacer ver de una manera que es muy realista. No puedes, en un mes de buenos hábitos, simplemente compensar meses o incluso años de inactividad, de malos hábitos alimentarios. Entonces hay que ser realista, no podemos perder 20, 30 kilos ni podemos mejorar algunos marcadores bioquímicos simplemente porque estemos comiendo dos semanas de manera saludable. Por eso nos gusta mucho el concepto de adherencia a las personas que trabajamos en nutrición.

AITOR Adherencia, es decir, que tú mantengas la dieta, y conocemos a muchas personas en nuestro entorno que inician un cambio de hábitos. A lo mejor están siete, ocho días con una dieta que no está para nada adaptada a su realidad y ¿por qué abandona? La gente abandona la alimentación y los hábitos saludables porque no pueden adherirse a ellos.

ELENA Mario, habla también del concepto de ser paciente. En las inversiones, también uno igual debe ser paciente y no estar mirando constantemente si baja o no su fondo de inversión.

MARIO Claro, una vez que hemos identificado nuestro objetivo y que hemos elegido, por ejemplo, un fondo de inversión para cumplirlo, de nada vale mirarlo todos los días. Ya hay unos profesionales que se ocupan de su gestión y de que se cumpla. Supongo, Aitor me dará la razón o no, es como estar mirando la báscula todos los días, o lo contrario, dejar de mirarla esperando que suceda algún milagro.

AITOR Sí, muchas veces estamos pendiente con algunos indicadores que no nos van a dar buenos resultados de un día para otro y que a veces no son los más importantes. Es como estar siempre pendiente del peso. Oye, que no es lo principal el número de kilos porque puedes perder kilos de muchos compartimentos y lo que querrás es perder grasa en el caso de que estés en una dieta de adelgazamiento.

AITOR O si a lo mejor estás en dietoterapia porque quieres nutrición clínica, el peso es algo secundario. Lo que quieres es mejorar la sintomatología. Entonces, no estamos pendientes de cosas que muchas veces nos distraen o son un espejismo. De nada nos sirve, ‘ay qué bien, he perdido 800 gramos’. Bueno, he perdido 800 mililitros porque vienes del baño. No nos engañemos, seamos realistas. Identifiquemos a qué se deben el origen de nuestros beneficios.

ELISA O incluso ser saludable, porque muchas veces hablamos también pues de conceptos de gente que se mete en un proyecto, sea de dietas, sea de inversión diciendo ‘voy con esta idea en la cabeza’, y realmente no saben qué idea tienen. Es decir, si tú dices, quiero hacer dieta por hacer dieta. Pero, ¿por qué? Porque comes fatal, entonces quieres mejorar tus hábitos alimentarios porque de verdad quieres adelgazar, porque te das cuenta de que a la larga si no te sienta falta el azúcar y te va a dar un colapso, ¿no? Entonces mucha gente se embarca en cosas así sin tener conciencia.

ELISA hablaban tanto Aitor como Mario de la paciencia. La paciencia ha sido el origen de las dietas milagro pero desde hace 300 años ya. 

ELISA Estuve analizando varios archivos que tienen en la Librería del Congreso de Estados Unidos, que es la institución cultural federal más antigua que tienen en ese país. Había dietas milagro verdaderamente locas. Que yo digo, ¿cómo se pudo extender tanto para que encima figure en un libro? Por ejemplo, había una que estaba basada en el arsénico. Y la gente, cuanto menos tiempo tenía y más efecto inmediato quería conseguir, más píldoras ingería, con el riesgo que eso conllevaba que es la muerte directamente. 

ELISA Otra dieta que era beber vinagre o comer cosas con vinagre: patatas embadurnadas en vinagre, tomar agua con vinagre porque así tenían pues un aspecto más pálido, estaban más delgados.

AITOR Puedes perder mucho peso. Mucho.

ELISA Claro, y por ejemplo, había y tú dices cuando lees estas cosas: ¿Pero la gente en qué momento se mete en algo así teniendo en cuenta que el riesgo que implica también es enorme? Entonces, ¿cómo afecta el riesgo a la hora de tomar este tipo de decisiones?

AITOR Yo creo que a veces las personas toman riesgos altos porque no son conscientes, por un lado, de que lo están haciendo y porque pueden estar en una situación desesperada. Por eso es importante hacer los objetivos y ver qué queremos conseguir de una manera cauta. En este sentido, pues vemos que todas estas dietas milagro que recurren a un elemento o a un alimento, pues muchas veces es ‘pues mira, no he conseguido nunca nada en mi vida, llevo años dando tumbos, intentando comer mejor, que no sé muy bien cómo, y ahora he escuchado que a mi amigo, o mi amiga le ha podido ir bien solo comiendo alcachofa o patatas con vinagre como has dicho y voy a probar’.

AITOR Los objetivos requieren paciencia, y sobre todo, sentido común.

ELENA Y el riesgo trasladado a las inversiones, Mario, ¿cómo lo podemos gestionar? Porque uno si invierte en bolsa, a lo mejor tendría que preguntarse, ¿dormirías tranquilo si tuvieras tu dinero en acciones?

MARIO Imaginemos que tenemos todo el dinero invertido en Bolsa. Pues la verdad es que depende, porque hemos tenido un arranque de año muy bueno. Ha dado dinero, ha estado muy bien, pero hay que ser consciente de que los mercados se mueven, y se mueven todos los días a todas las horas. Y que los rendimientos y las pérdidas que podemos esperar, en el caso de la Bolsa se ven amplificados. Tienen mayor entidad. Si invertimos todo en Bolsa, tenemos que ser muy conscientes de que va a haber más volatilidad.

MARIO Hay que estar 24 horas enganchado, hay que tener acceso rápido y competir con profesionales.

MARIO Con lo cual, ¿por qué no a través de un vehículo donde hay profesionales que se encarguen de ello?

ELENA Precisamente comentas otro elemento común dentro de las dietas y las inversiones, que es el experto, el ponerse en manos de alguien profesional que conoce. Porque en las dietas nos encontramos muchas milagrosas que la gente se pone en manos de gente que realmente no sabe.

AITOR Claro, ¿por qué han fracasado también las dietas en este sentido? ¿Por qué tanta gente dice que se ha puesto a dieta y no funciona?

AITOR ¿Por qué fracasamos en ese camino? Porque no hemos dado con nuestra dieta. Y es que nuestra dieta no nos la vamos a encontrar. Hay que fabricarla, hay que diseñarla. A eso nos dedicamos los dietistas, nutricionistas. Porque una dieta tiene que tener tu nombre y apellidos. Si nos vamos a sanidad y nos encontramos a un sanitario que no nos ha preguntado nunca por nuestros hábitos y simplemente saca una fotocopia de debajo del cajón en la que nos dice: “Pues toma cuatro galletas, una tostada de jamón de york y un té a media mañana”.

AITOR Y siempre lo mismo. No te pregunta qué te gusta, no te pregunta cuáles son tus objetivos. ¿Dónde vas a estar a las 12 de la mañana? A lo mejor no puedes tomarte una tostada. Si te dan consejos dietéticos que no están adaptados a tu realidad, acabas dejándolo. Por lo tanto, no es cuestión de empezar una dieta con inicio y fecha de caducidad, sino emprender un camino de hábitos de vida que no abandones nunca.

ELENA Y eso trasladado de nuevo al mundo financiero, ¿qué productos hay según el perfil de riesgo?

MARIO Yo diría, siguiendo un poco la idea de Aitor, que una dieta equilibrada puede ser en el mundo de la inversión equivalente a tener una inversión diversificada. Debemos tener los huevos en distintas cestas. Tenemos que tener capacidad de tener fondos de renta fija como de renta variable o una combinación de ellos.

ELISA Esto que estamos comentando, también para la persona que nos está oyendo, quiero lanzar un mensaje y es: puede que al escuchar a un experto en nutrición o un experto en fondos de inversión digas, no tengo tiempo para consultar a esa persona sobre qué tengo que hacer en el futuro.
Y realmente, yo quiero preguntar, ¿habéis tenido tiempo para mirar cómo funciona una dieta milagrosa en internet?, ¿habéis tenido tiempo para estudiar las mil técnicas que tienen tus amigos para invertir?, ¿habéis tenido tiempo también para estar leyendo libros infinitos, que vete a saber quién ha firmado, y entonces tener tu propia cábala y decir ‘por este camino voy’?

ELISA Entonces, si hemos tenido tiempo para reenviar una cadena por WhatsApp, para compartir la foto de la última dieta o el último alimento que está de moda, igual tenemos tiempo también para consultar a un experto en el ámbito que nos interese porque así el resultado posiblemente sea mucho más certero, ¿no?

ELENA Pues la verdad que hemos descubierto hoy que efectivamente las dietas y las inversiones tienen muchas cosas en común con las que podemos aprender, cómo en un caso hacer una dieta equilibrada y en otro una inversión diversificada.

MARIO Y para cerrar, yo diría que recordaría los cinco pasos de los que hablábamos. Hay que planificar tus finanzas, tener objetivos claros. Hay que saber a qué fecha queremos cumplirlos. Tenemos que contar con los riesgos, conocer en lo que estamos invirtiendo y lo más importante, hay que poner el dinero a trabajar. Cuanto antes, mejor. Recordad que cada céntimo cuenta.

ELENA Aitor, pues muchas gracias por ayudarnos a aterrizar estos conceptos económicos a través de la nutrición. Muchas gracias.

AITOR Un placer, muchas gracias por darle voz a estas cosas.

ELENA Mario, Elisa, nos vemos en el siguiente capítulo para un nuevo viaje en este caso para hablar del mejor producto para canalizar el ahorro, el fondo de inversión.

ELISA Gracias, Elena. Hasta luego.

MARIO Gracias, adiós.