A mediados de septiembre comenzamos curso escolar con una nueva gama de producto: Imantia Futuro. La nueva familia, compuesta por dos fondos de renta variable internacional, ha mostrado un comportamiento extraordinario. En solo 4 meses los fondos Imantia Futuro suman ya una rentabilidad de más del 10%.

Imantia Futuro acumula desde su lanzamiento, el 13 de septiembre, una rentabilidad del 12% (a 17 de enero). Vamos, que si hubieras invertido 1.000 euros tendrías ya 1.120 euros. Y en lo que va de año suma un 3,4% (34 euritos en tres semanas). Para lograrlo, el fondo se centra en áreas con fuerte potencial de crecimiento muy vinculadas al cambio social y económico de nuestra sociedad.

Su cartera tiene 15 temáticas entre las que encontramos asuntos tan diversos (y en auge) como inteligencia artificial, innovación farmacológica, tratamiento de aguas, igualdad de género, redes sociales, etc. Estas se instrumentan a través de 17 ETFs (fondos de inversión negociados en bolsa), que se agrupan en cuatro grandes grupos: Salud, Tecnología disruptiva, Sostenibilidad y todo lo relacionado con el Mundo digital.

Imantia Futuro Healthy se ha revalorizado un 3% en estas primeras semanas del año (a 17 de enero). Y desde que vio la luz, hace apenas cuatro meses, suma ya más de un 11%. El fondo invierte de forma global en acciones de cuatro grandes grupos: Nutrición, Deporte, Longevidad y Avances Médicos (actualmente, del 6%, 8%, 29% y 59%, respectivamente).

Así, el fondo se centra en empresas que promueven un estilo de vida saludable y/o facilitan la mejora de la calidad de vida.

Una gama de fondos de inversión con mucha ciencia

Ambos productos son gestionados de forma muy objetiva, con el Big Data y algoritmos matemáticos como base.

Para ello primero se selecciona el universo de inversión (45 ETFs en el caso de Imantia Futuro y más de 4.000 compañías en el de Imantia Futuro Healthy).

A partir de ese universo, los gestores aplican Big Data y un algoritmo matemático desarrollado en Imantia. Este recoge todas las variables disponibles, como la rentabilidad de cada activo, la máxima pérdida que ha sufrido en toda su vida, cómo se comporta en relación a otros activos, etc.

De esta forma, nuestros gestores pueden tomar decisiones más eficientes y optimizar la rentabilidad /volatilidad de ambos productos. Esto permite que podamos ofrecer a los clientes la máxima rentabilidad, minimizando las fluctuaciones del mercado. Así, la gama Imantia Futuro sigue sumando y en solo 4 meses ha logrado una rentabilidad de más del 10%.