Has descubierto que los fondos de inversión son una de las alternativas más sencillas para poner tu dinero a trabajar. Te permiten invertir desde poco y puedes reembolsar tu dinero cuando quieras (no sea que llegue algún imprevisto). Y ahora viene el momento cumbre y con él, la gran pregunta: ¿Qué fondo de inversión elijo?

La oferta de fondos es inmensa y no sería de extrañar que terminaras con un mareo monumental en el desafío de elegir el fondo de inversión que mejor case con tu perfil inversor y tus objetivos.

Para evitar errores en tu elección, a la hora de elegir tu “match” perfecto, debes hacerle estas preguntas:

1. ¿En qué invierte?

¿En bolsa? ¿En qué tipo de bolsa? ¿En Europa, en Estados Unidos? ¿Invierte por sectores? ¿Por temáticas? ¿Entiendo algo de esos sectores o esas temáticas en que invierte el fondo? ¿Creo que tienen potencial de futuro?

2. ¿Qué horizonte temporal se recomienda para ese fondo?

Todos los fondos incluyen en su folleto informativo un plazo recomendado de inversión. Esto no quiere decir que debas mantener tu dinero invertido todo ese plazo. Podrás invertir y desinvertir cuando quieras, pero el plazo de inversión suele ir relacionado con los plazos de maduración del producto y los vaivenes que soporta, así que es importante tenerlo en cuenta.

3. ¿Cuál es su nivel de riesgo?

No lo olvides, toda inversión conlleva un riesgo. A mayor rentabilidad esperada, mayor suele ser el riesgo. Y no es lo mismo un fondo de bolsa que un fondo de renta fija.

Son muchos los indicadores que te permiten conocer el riesgo de un fondo de inversión: su volatilidad, la pérdida máxima que ha sufrido en un año, incluso el perfil de riesgo que se recoge en los folletos informativos te dará pistas (ver imagen más abajo). Analízalo y antes de elegir tu fondo de inversión, piensa si ese es el riesgo que quieres asumir.

4. ¿Cuáles son las comisiones del fondo?

Las comisiones es lo que cobran la gestora y el depositario por sus servicios. Están limitadas por ley y también vienen en el folleto informativo de cada fondo.

Tanto la comisión de gestión como la depositaría se deducen diariamente del valor del fondo. Es decir, como partícipe no las pagas de forma directa, sino que se cargan directamente al fondo. Esto supone que la rentabilidad que puedas ver en cualquier periódico, web, etc. es ya rentabilidad para el inversor (descontadas las comisiones).

Las comisiones afectan a la rentabilidad del fondo, así que si estás comparando dos productos muy muy similares, será importante tenerlas en cuenta. Esta comparación es mucho más importante en los fondos que replican índices, como Imantia Ibex-35. Al ser productos en los que el gestor no aporta valor añadido (rentabilidad), a menor comisión, mayor será la rentabilidad obtenida.

5. ¿Cómo lo hacen otros fondos de su categoría?

Para saber cómo de bien o mal lo está haciendo un fondo es esencial que lo compares con otros fondos de inversión de su misma categoría (ya sabes, lo de comparar peras con peras y manzanas con manzanas). Esta comparativa te dará información muy valiosa sobre la calidad de ese fondo.

Puedes ver esta información en los principales periódicos económicos. Mira en qué categoría está el producto en que quieras invertir y fíjate si es de los que lo está haciendo mejor o de los que están más abajo.

Eso sí, ten en cuenta que, muchas veces, estas categorías son genéricas e incluyen fondos que no hacen exactamente lo mismo, lo que puede generar dispersión de rentabilidades y volatilidades (riesgo). Por esto, toma esta comparativa como un check más, no como el único, ya que te podría llevar a tomar decisiones equivocadas.

6. ¿Cómo lo ha hecho en el pasado?

Ligado a lo anterior, es importante que veas la rentabilidad histórica del fondo. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, pero será un indicador más, sobre todo si mides esta rentabilidad con lo que ha hecho el activo en el que invierte. Por ejemplo, si en 2019 un fondo que invierte en el Ibex-35 ganó un 12% y en 2020 perdió un 12% puede parecer un mal fondo. Sin embargo, si lo comparas con lo que hizo el índice esos dos mismos años (+11,8% y -15,5%), verás que en realidad fue un muy buen fondo.

7. Lee el folleto informativo

Es verdad que la información que allí se plantea está escrita de manera muy formal y poco amigable, pero el folleto informativo del fondo de inversión te dará pistas clave a la hora de elegir tu match.

Como hemos visto, ahí podrás ver en qué invierte el fondo, el plazo recomendado o las comisiones.

Extracto del folleto informativo de Imantia Futuro: El folleto informativo de un fondo de inversión te dará información clave a la hora de elegir el producto que mejor se adapte a ti.
El folleto informativo de un fondo de inversión te dará información clave a la hora de elegir el producto que mejor se adapte a ti.

8. Pregunta

Por último, y lo más importante. Todo lo que no entiendas, ¡pregúntalo! Sólo sabiendo exactamente en qué estás invirtiendo podrás comprender porqué tu fondo se está comportando como lo está haciendo, qué puedes esperar de él, los riesgos que asumes, etc.

Se trata de tu dinero. Invierte en lo que entiendes y aquello que te haga sentir que encaja con tu forma de ver el mundo.

Ya sabes. Si tienes alguna duda sobre nuestros fondos de inversión, envíanos un mail a contacto@imantia.com o escríbenos por whatsapp. Te responderemos en menos de 24 horas. ¡Prometido!

También te puede interesar:

IRPF 2021: ¿Cómo tributan los fondos de inversión?

Querido inversor, el miedo te cuesta dinero

Guía para aprender a usar tu dinero