La farmacéutica Pfizer ha anunciado avances en la vacuna del coronavirus y en Estados Unidos hay un claro ganador en las elecciones. Ambas noticias eliminan dos de las incertidumbres más importantes que frenaban la recuperación de las bolsas mundiales. Sin esas dudas, los principales índices bursátiles han “volado”. El Ibex-35, uno de los más castigados en el año, ha sumado un 12% en solo dos días, su mayor subida en una década.

La semana no sólo nos deja grandes subidas, sino dos grandes lecciones inversoras. Por un lado, que las grandes caídas son grandes oportunidades de compra. Es verdad que es difícil no dejarse llevar por el miedo. Sin embargo, pero aquel que hubiera decidido invertir en el Ibex-35 en marzo, cuando el índice caía en picado, hoy sumaría una rentabilidad de más del 15%. Por otro lado, el mercado nos muestra la importancia de mantenerse invertidos más allá de ajustes tácticos. En un solo día, las bolsas europeas han dado la rentabilidad que suelen ofrecer en promedio anual a lo largo de la historia. El Eurostoxx-50, sumó el lunes un 6,36% el Eurostoxx y el Ibex-35, un 8,57%. Y nunca se sabe cuándo va a ser ese día.

El Ibex-35 en 2021

¿Seguirá el Íbex-35 mejorando su rentabilidad? Es imposible predecir el futuro. No sería de extrañar que en los próximos meses otras farmacéuticas también anunciaran una solución viable contra el coronavirus. Si a esto sumamos el resultado de las elecciones de Estados Unidos con un claro ganador (sin dudas, que es lo que no gusta a los mercados), tendríamos que ver una recuperación en los valores, sectores e índices más castigados en los últimos 6-9 meses por motivos de la pandemia y que siguen teniendo un negocio sólido, unas cuentas de resultados saneadas y unas expectativas de crecimiento no acordes con lo que había descontado el mercado en la peor de las situaciones.

En el caso del Ibex-35, el sector bancario pesa un 30%. Y éste ha sido uno de los sectores más castigados por la crisis del coronavirus. Si pensamos que esta tendencia positiva (el levantamiento progresivo de las limitaciones a la movilidad y a los negocios hace que la mora baje y se gaste más y pidamos más créditos) va a continuar, vamos a ver un movimiento de subida de tipos a largo plazo, debilidad del dólar, fortaleza de las materias primas, etc. eliminaríamos algunos de los motivos por los que el Ibex-35 se estaba quedando atrás en 2020.

En definitiva, si creemos que lo peor de la crisis ya ha pasado, que 2021 va a ser un año de recuperación económica y que, por tanto, el índice debería seguir recuperando, sería una buena oportunidad invertir en el Ibex-35.