En estos momentos de grandes dudas e incertidumbre sobre el impacto del coronavirus en nuestras inversiones, queremos que nuestros partícipes cuenten con la información más actualizada posible sobre la evolución de los mercados. Este es el resumen de hoy:

Después de unos días con síntomas esperanzadores en los mercados financieros, hoy amanecemos esperando el indicador del PMI manufacturero de China. En febrero tuvo su mayor desplome histórico -hasta los 35,7 puntos-, pero se espera un fuerte repunte en marzo. Esto podría marcar el inicio de una recuperación.

Pero las continuas caídas del precio del petróleo y el mal comportamiento de las divisas emergentes, no favorecen a la construcción de un suelo sólido.

Renta Variable

Parece que la FED quiere mantener los mercados a flote y seguirá tomando medidas sin precedentes en medio de la crisis del COVID19. A pesar de ello, el viernes anunció que bajaría su ritmo de compras diario a 60.000 millones de dólares. Por otro lado, continua el repunte de volatilidad tanto en EE. UU. como en Europa (65,5 y 61, respectivamente).

En este sentido, la bolsa americana protagonizó el viernes una sesión de caídas pese al excelente comportamiento de rebote toda la semana. Este día cayó un 3,37%, pero finalizó con un +10,26%, valores muy similares al cierre del Nasdaq. Continua la dispersión sectorial y aunque todos acabaron en positivo, lo hicieron mejor sectores como: autos, utilities y Real State, mientras que servicios de comunicación y materiales se quedaron algo más rezagados.

Y aunque la bolsa asiática tuvo un claro índice ganador la semana pasada, Japón cerró con un +17,14%, esta madrugada ha protagonizado una caída generalizada en casi todos sus índices. Si bien, Australia finaliza la sesión con un rebote del 7% gracias a las medidas de impulso por parte del país.

En Europa, el Ibex35 repite cautela. Aunque se desinfló un 3,6% el viernes, se ponía fin a una racha de cinco semanas negativas, pero tendrá que hacer frente al nuevo parón económico.

Renta Fija

Después de varias semanas negativas, la pasada en renta fija fue buena. Estuvo protagonizada por el estrechamiento en diferenciales y tipos periféricos a la baja. Además, empezamos a ver algo de reactivación en el mercado primario con síntomas leves de normalización, y unos papeles de crédito donde el mercado empieza a poner algo de interés.

Si bien, el viernes se dieron movimientos de risk off con tipos a la baja, y el crédito volvió fuerte alejándose mucho de los máximos que se habían marcado.