Si eres jugador de golf, sabrás que para «ser bueno» hacen falta varias horas de entrenamiento. Lo mismo sucede en la cocina, en la conducción, en la música… Y en la inversión pasa lo mismo.

Invertir implica dedicar tiempo a informarse sobre las empresas o fondos de inversión a los que queremos destinar nuestro dinero. Especialmente si, como todo analista aconseja, diversificamos nuestra inversión.

Y esto de informase está íntimamente relacionado con uno de los fallos más comunes a la hora de elegir un fondo de inversión (no te pierdas el error número 3).

Aquí te traemos cinco de ellos para que tu inversión en fondos sea todo un éxito y la única pregunta que te hagas sea: ¿Por qué no lo hice antes?

Error 1. Invertir de oídas

Escuchar que este u otro fondo «han ido bien» no es suficiente para tomar una decisión. En primer lugar porque las rentabilidades pasadas no aseguran las futuras. Y, en segundo lugar, porque un fondo puede ser bueno… pero no para ti.

Antes de empezar debes saber qué es lo que necesitas y qué tipo de inversor eres (más arriesgado o más conservador).

Error 2. Aplazar la decisión de invertir

El momento de empezar a crear un patrimonio es ahora.

Por eso, aplazar la decisión es uno de los errores más comunes al invertir en fondos de inversión (o en cualquier otro activo).

Recuerda que no tienes por qué comenzar con una gran cantidad. Hay fondos que permiten hacer aportaciones muy pequeñas, de modo que no hay excusa para retrasar el momento.

En este sentido, es interesante tener en cuenta el ciclo vital para hacer una planificación financiera:

  • En los primeros años puede tener sentido asumir un mayor riesgo. Al fin y al cabo, no tienes responsabilidades y si eres constante puedes obtener un mayor interés porque el interés compuesto hará que tus primeras aportaciones adquieran un mayor valor con el tiempo.
  • Andados los años, cuando piensas en asegurar lo que tienes e incluso recuperarlo porque acaba tu vida profesional, quizá optes por asumir un perfil más conservador.

Error 3. No informarse

Otro de los errores al invertir en fondos es no informarse sobre los tipos de fondos que hay y si un fondo en concreto encaja bien contigo.

Hay muchos tipos de fondos de inversión en el mercado.

A grandes rasgos, los fondos de inversión pueden ser:

  • de renta variable si adquieren acciones de empresas
  • de renta fija si invierten en deuda de empresas o instituciones públicas
  • fondos mixtos, si combinan ambos mundos
  • y fondos monetarios, si optan por activos monetarios o por renta fija a muy corto plazo, y por tanto de una gran liquidez.

Busca el tipo de fondo que te venga bien. Esta hoja de ruta para elegir un fondo de inversión te ayudará a lograrlo.

carretera invertir en fondos
Foto: Denys Nevozhai/Unsplash

Error 4. No tener en cuenta las comisiones

No sólo las comisiones que te cobran los fondos por gestionar tu dinero, sino todos los gastos que te pueden llegar a aplicar.

Los fondos de inversión te ofrecen profesionalidad en la gestión y eso genera costes que hay que pagar. Son las comisiones de gestión y depositaría. Están limitadas por ley y vienen en el folleto informativo de cada fondo.

Además, Hay entidades que pueden cobrarte por la cuenta asociada a los fondos, incluso por comprarlos y venderlos. Infórmate y compara diferentes opciones.

Error 5. Olvidarse de la fiscalidad

Como en todas las inversiones, los beneficios que consigues en los fondos de inversión también pasan por Hacienda.

Sin embargo la fiscalidad de los fondos de inversión tiene una peculiaridad.

Una de las grandes ventajas de los fondos respecto a otros productos financieros como los depósitos o las cuentas corrientes es que hasta que no reembolsas, no pasas por Hacienda. Con esto conseguirás disfrutar de tus rendimientos y que éstos generen a su vez nuevos rendimientos. Ya sabes, lo del interés compuesto que hemos comentado.

Al reembolsar, la gestora de tu fondo retendrá un 19% del beneficio a favor de Hacienda (si no hay beneficio, no te retendrá nada) y en función del resto de tus ingresos vía inversiones esta retención se regulariza en la siguiente declaración de la renta.

Como ves, hay varios errores típicos a la hora de invertir en fondos de inversión. Tenlos en cuenta y no los cometas. Así, podrás aprovechar las grandes ventajas de estos vehículos de inversión pisando sobre seguro.

También te puede interesar:

La hoja de ruta para elegir un fondo de inversión

Cuatro consejos para una primera inversión de éxito

Guía para aprender a usar tu dinero