Hace unos días Enrique Lluva, nuestro subdirector de renta fija, charlaba con el diario económico elEconomista. En la entrevista explicaba cómo ve el futuro cercano para el mercado de renta fija y cómo han cambiado las carteras de los fondos de inversión de renta fija Imantia en los últimos meses. Por lo pronto, la reunión de diciembre del Banco Central Europeo es clave y hay riesgo de decepción.

Aquí una parte de la entrevista:

¿Qué cambios en cartera habéis hecho estos últimos meses?

– Desde hace 3 ó 4 meses estamos comprando bonos con un poco más de riesgo. No con peor calificación, sino aquellos que tienen que ver más con el ciclo. Se trata de activos que venían muy castigados y que creemos se recuperarán en 2021 -algunos ya lo están haciendo-. Por ejemplo, compramos para nuestros fondos de inversión de renta fija alguna empresa aérea y reforzamos la posición en AirFrance. Hemos sufrido mucho durante el año con este valor. Llegó a tener perdidas considerables y ahora está rebotando de una manera muy contundente.

También hemos invertido en compañías de mucha calidad que se han visto específicamente afectadas por la COVID-19. Claro ejemplo de ello es Amadeus, compañía de soluciones tecnológicas para la industria de los viajes. Compramos sus bonos. El único motivo de que estuviesen depreciados en valor es exclusivamente por la pandemia, así que fuimos de rebajas. En ese sentido, también compramos ArcelorMittal, la mayor siderúrgica a nivel mundial, ya que el sector de los materiales estaba muy castigado.

¿Cuál es la probabilidad de que el mercado empiece a mostrar en sus precios que el fondo de recuperación no llegue a aprobarse?

– No descartamos que pase, como tampoco descartamos que haya más volatilidad en los mercados financieros (que los precios suban y bajen mucho y rápido) debido a la pandemia mundial. Sin embargo, en el caso concreto de la renta fija, es el Banco Central Europeo (BCE) quien está sosteniendo los precios y éste ha mostrado su determinación de seguir haciéndolo.

¿El mercado de renta fija ha recogido ya en su precio los estímulos que ha anunciado el BCE para diciembre?

– Sí. Eso está ya en el precio. Con 300.000 millones compraría toda la deuda publica que se emitiría el año que viene en Europa. Y en los últimos días, parece que se inclinan por medidas aún mayores, como extender las condiciones de las operaciones de refinanciación a la banca (TLTRO), de forma que generen durante más tiempo e incluso más margen de intereses a las entidades.

¿Lo tienen en cuenta los bonos del sector financiero?

– Esto ya es más difícil de decir. Los títulos de deuda del sector financiero han tenido tan buen comportamiento que llega un momento en que es difícil decir qué corresponde a qué. Es difícil decir cuánto se debe a eso o, por ejemplo, cuánto se debe, a las medidas de apoyo de contabilización de la mora u otras cosas.

Esta reunión no es como la de octubre. Entonces podía ocurrir algo, pero no se había anticipado nada. Ahora, en diciembre, el BCE ya ha dicho que va a actuar. Sin embargo no ha dicho cuánto ni cómo. Existe el riesgo de decepción en cuanto a volúmenes, y eso podría tener efecto en el mercado. En términos de mercado, es muy posible que lo único que quede de cara al 16 de diciembre sea una decepción.