Nuestro Subdirector de renta fija, Enrique Lluva, tuvo una conversación con El Economista hace unos días. En la entrevista habló sobre los últimos cambios en las carteras de renta fija, y cómo se está comportando el mercado de deuda. Además, da su visión sobre las perspectivas para los próximos meses.

Te dejamos por aquí una parte de la entrevista:

¿Habéis realizado cambios en la cartera de cara a estos meses?

-Sí, para los fondos de inversión de renta fija se ha deshecho una parte de la posición que teníamos en deuda italiana. Desde Imantia teníamos una apuesta en deuda periférica, a través de deuda de España y de Italia. Sin saberlo nos hemos topado con la crisis de gobierno en Italia. Este factor ha llevado a la deuda italiana, primero a mínimos de rentabilidad histórica y al menor diferencial frente a la deuda alemana que se ha visto en cinco años. Además, hemos aprovechado para aumentar la liquidez de la cartera.

¿Qué estáis comprando en este inicio de año?

– Principalmente, ciclo. En estos momentos todo está muy caro y nosotros estamos confiando que saldremos de esta crisis relativamente bien. Por ello, estamos entrando en empresas con magníficos fundamentales pero que están el ojo del huracán por su actividad, muy afectada por el paso de la COVID-19. Hemos comprado una de las principales firmas de real estate suecas y deuda del aeropuerto de Heathrow. 

Otra parte la seguimos manteniendo en liquidez. Y es que, el mercado mantiene la expectativa de una salida abrupta del consumo y crecimiento, que podría llevar -transitoriamente- a repuntes de inflación. Como el mercado está tan bajo en tipos de interés, podemos ver repuntes de las rentabilidades de los activos. Esa liquidez nos permite estar preparados para abrir posiciones en la medida que podamos invertir a mejor rentabilidad.

¿Estas últimas acciones en renta fija podrían trasladarse a la renta variable?

-Es una posibilidad, pero cuesta creer que este movimiento llegue a ese punto. Es importante tener en cuenta que el tipo de interés se compone de: el tipo de interés real y el componente de la inflación. Si los tipos de deuda suben por la inflación, la renta variable podría estar tranquila. El problema está en la subida de los tipos de interés real. Actualmente, los tipos reales no se han movido y los bancos centrales se van a encargar de mantenerlos bajos.

Tendría que haber un movimiento económico enorme, cosa que no descarto. Nos lo están mostrando otros países: Tailandia, Indonesia y Japón. Sus últimos PIBs han estado claramente por encima de las expectativas.

Antes de invertir es recomendable informarse legal, regulatoria y fiscalmente, ya que cada inversor es responsable de sus propias decisiones de inversión.

También te puede interesar:

Salimos de «rebajas» en renta fija.