Esta entrevista a la regatista profesional Silvia Mas se realizó antes de la pandemia del Covid 19, cuando se produjo los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 estaban confirmados y Mas iba a participar en ellos.

Silvia Mas compite desde que tiene 8 años. En su casa, navegar es parte de la educación. Ahora tiene 25, es regatista profesional y tiene la mirada puesta en los Juegos Olímpicos. El deporte ha dado forma a su vida, a sus hábitos y quién sabe si también al proyecto personal que tiene en mente. 


PREGUNTA: ¿Cómo empezaste a navegar?
SILVIA MAS:
En mi casa era obligatorio navegar hasta los 18 años, es como una forma de educar. Cuando cumplí 18, competía bien y supe que podía llegar bastante lejos. Y así hasta hoy, con la oportunidad de hacer unos Juegos Olímpicos. Todo ha pasado muy rápido. Me he ido exigiendo más a mí misma porque estoy estudiando una carrera y a la vez navego unos 250 días al año. Ser regatista ha convertido en mi trabajo y en mi sueño. Soy una afortunada. 

P: ¿Qué atributos te definen? 

SM: Las virtudes que me definen me las ha dado el deporte. La disciplina, ir a entrenar todos los días, seguir estudiando, nunca tirar la toalla… Hay momentos en los que te quieres dar por vencido, pero no puedes. También soy organizada. Intento llevar una vida organizada con mi familia, amistades, deporte y estudios. 

P: ¿Qué hábito has desarrollado del que te sientas orgullosa? 

SM: Cada día de mi vida cuando me voy a dormir y me despierto me pongo a pensar en todo lo que voy a hacer o todo lo que he hecho durante el día, para intentar hacerlo mejor. 

P: ¿Qué cambiarías hoy de ti? 

SM: Estoy intentando tener un sentimiento de equipo más grande y de dejarme ayudar más. Cuanta más gente tenga a mi lado, más rápido podré aprender. 

P: ¿Qué virtud admiras más en los demás? 

SM: Admiro a la gente que se deja ayudar, que reconoce sus errores y no permite que el orgullo esté por encima del trabajo y del objetivo final. 

P: ¿Si pudieras tener un proyecto personal, cuál sería? 

SM: Me gustaría montar un proyecto que ayude a recoger plástico del mar. Lo veo de cerca en la playa y en el mar. Cuando navegamos, nos enganchamos con plásticos y vemos siempre animales atrapados.

P: El dinero no da la felicidad, pero… 

SM: El dinero no da la felicidad, pero ayuda muchísimo a crear proyectos humanitarios y personales. Honestamente, si no tienes dinero se te cierran muchas puertas. Yo he ido este verano a ayudar a Madagascar, pero sin dinero no te puedes permitir el billete, ni comprar libros del colegio a los niños de ahí. Ni siquiera bolis.

P: ¿Qué importancia tienen para ti la planificación, el ahorro y la inversión? 

SM: El ahorro es imprescindible para poder comprarte un piso, tener bebés y afrontar gastos. E invertir… Hay que saber lo que se está haciendo y conocer los riesgos, pero es importante a la hora de acelerar el proceso de ahorro.

P: ¿Qué te preocupa del futuro? SM: No me veo como deportista para toda la vida. Me gustaría trabajar en una empresa. Y sobre todo, tener una familia. Es un poco complicado compaginarlo con el deporte.