En estos momentos de grandes dudas e incertidumbre sobre el impacto del coronavirus en nuestras inversiones, queremos que nuestros partícipes cuenten con la información más actualizada posible sobre la evolución de los mercados financieros y los efectos económicos del COVID-19. Este es el resumen de hoy

La alegría no siempre es eterna y los mercados lo notaron ayer. Tras varias sesiones con un comportamiento notablemente positivo, este miércoles tocó jornada de caídas generalizadas tras conocerse nuevos datos económicos que comienzan a recoger los efectos del coronavirus.

Los datos de consumo en EE. UU. fueron mucho peor de lo esperado y la presentación de resultados empresariales se está traduciendo en inquietud para los inversores. Otro de los factores que marcaron esta jornada fue la nueva caída del petróleo hasta los niveles más bajos desde 2002 con el barril de crudo WTI por debajo de los 20 dólares. Pese al reciente acuerdo de la OPEP+, los inventarios de petróleo continúan al alza debido a la baja demanda actual.

Un jueves más la vista está puesta en las cifras de desempleo en Estados Unidos, donde se espera un retroceso en los datos desde los 6,6 hasta los 5,1 millones.

Renta Variable

Los índices bursátiles perdieron algo de optimismo en la última sesión. La bolsa americana estuvo débil con el S&P500 cayendo un 2,20% y el Nasdaq cerrando en -1,44%. Sectorialmente el día fue negativo de forma generalizada. Salud y servicios de comunicación tuvieron un mejor comportamiento frente a los sectores cíclicos más castigados: energía (-5%), materiales y financieras.

En Europa se vivió una jornada de “más a menos”. Aunque la sesión empezó con ligeras caídas, el cierre de la jornada dejó fuertes correcciones en los principales índices. Así, tanto el Eurostoxx como el Ibex-35 se dejaron un 3,8%, y “replicaron” el comportamiento sectorial americano con los valores cíclicos muy flojos, especialmente energía, bancos y construcción.

Renta Fija

Movimiento de aversión al riego generalizado y fuerte bajada de tipos en deuda pública tanto en Alemania como en EEUU. Por su parte, la rentabilidad del bono americano cayó 11 puntos básicos acercándose a los mínimos del año, mientras que el bund alemán cedió 8 puntos. Por otro lado, la deuda periférica europea, con Italia a la cabeza volvía a incrementar los diferenciales respecto a Alemania.

En el mercado de crédito el segmento investment grade tuvo nuevamente un mejor comportamiento que el high yield, que cerraba con un repunte del iTraxx Crossover de en torno a 40 puntos básicos.