¿Sabes por qué vas tranquilo en el metro? Porque hay muchas cámaras velando por tu seguridad para que no te pase nada. Y eso mismo tienes que sentir cuando inviertes en un fondo de inversión.

Para velar por tu seguridad existe una figura crucial: el depositario.

¿Qué es el depositario?

El depositario es una entidad financiera que se encarga de vigilar el trabajo de las gestoras como Imantia.

Su objetivo es «cuidar» las inversiones de los partícipes y garantizar su protección en todo momento.

¿Y cómo lo hace?

Funciones del depositario

Además de vigilar la tarea de las gestoras, el depositario cuenta con otras funciones. Entre ellas:

  • Revisa y firma el Reglamento de Gestión de los fondos de inversión y el folleto informativo. El Reglamento es el conjunto de normas que regula las características de un fondo: su funcionamiento y las relaciones entre la gestora, el depositario y los partícipes.
  • Supervisa los criterios utilizados por la gestora para el cálculo del valor liquidativo de los fondos. Recordemos que el valor liquidativo es el precio de compra y venta de las participaciones del fondo. Así que el hecho de que se vigile cómo se calcula ese precio es fundamental.
  • Comprueba que la gestora respete la política de inversión del fondo. Vamos, que si un fondo tiene por política invertir en acciones españolas y, de repente, la gestora compra alguna acción estadounidense (ojo, que esto no pasa, es sólo un ejemplo), el depositario le parará los pies.
  • Comunica a la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) todo tipo de irregularidades a través de un informe semestral. En caso de que la gestora realice alguna operación sospechosa, el guardián siempre estará ahí para comunicárselo al regulador.
  • Tramita las suscripciones y los reembolsos de los partícipes.
  • Vela por el pago de los dividendos de las acciones.
  • Y probablemente lo más importante: custodia el patrimonio. ¿Esto que implica? En caso de que la gestora quiebre, tú como partícipe podrás ir al depositario a reclamar tus participaciones porque, recuerda, el patrimonio invertido en fondos de inversión, a diferencia de otros productos financiero, está a tu nombre.

¿Cómo se pagan las funciones del depositario?

Todos los trabajos tienen que ser remunerados y el del depositario no podía ser menos. Por ello, los fondos de inversión cuentan con una comisión de depósito.

Al igual que el resto de comisiones, esta se calcula sobre el patrimonio del fondo y se carga directamente en él. Por lo tanto, se incluye dentro del valor liquidativo y cuando quieras reembolsar tu inversión no tendrás que restarle nada.

Importante: no puede superar el 0,2% anual sobre el patrimonio del fondo.

¿Quién puede ejercer esta tarea?

De la misma manera que el conductor del metro no puede ejercer también de guarda de seguridad, la gestora tampoco puede encargarse de las tareas del depositario. Por ejemplo, Imantia no podría ser a la vez gestora y depositario.

Para que esto sucediera tendría que cumplir unas estrictas normas de separación reguladas en el artículo 146 del Real Decreto 1082/2012.

Los bancos, las cajas de ahorro, las cooperativas de crédito y las agencias de valores son las únicas instituciones que pueden ser depositarios. Además, es obligatorio tener su domicilio social en el país donde ejerza sus tareas y debe estar autorizada por la CNMV.

En el caso de Imantia, CECABANK es el depositario de los fondos de inversión que comercializamos. Tiene una larga experiencia en este sector y cuenta con más de 180.000 millones de euros depositados por 36 gestoras.

También te puede interesar:

¿Qué son los fondos de inversión y cómo funcionan?

La hoja de ruta para elegir un fondo de inversión