Jornada sin precedentes para el mercado petrolero. Nunca se había vivido una debacle similar en el petróleo en EE. UU. Si en la última sesión hablábamos de una caída no vista desde hacía dos décadas, el West Texas vivió un shock ayer hasta caer un 305%, el mayor desplome en su historia. Así, el precio llegó a situarse en territorio negativo por primera vez alcanzando niveles cercanos a -40$/barril. Esta situación estuvo provocada por la falta de almacenamiento en la que los compradores ingresarían dicha prima por recibir la entrega física del crudo.

Hace una semana la AIE (Agencia Internacional de Energía) ya comunicó que el petróleo viviría el peor año de su historia y parece que se está cumpliendo. La crisis del COVID-19 está dejando cifras históricas en muchos registros, y el mercado del petróleo está sufriendo las consecuencias. El confinamiento provoca una falta de demanda de barriles y si ya el almacenamiento está muy limitado, este “cataclismo” lo está incentivando más.

Aun con la mirada puesta en el petróleo, la parte positiva de la jornada de ayer estuvo en la mejora considerable de las curvas de contagios en varios países. En España hoy se espera el Consejo de Ministros dónde se decidirán las condiciones para que los más pequeños puedan salir a la calle.

Renta Variable

La volatilidad vuelve a subir en EE. UU. con fuerza (43,8), mientras que en Europa se mantiene. La mayor parte de los índices se vieron contagiados del récord negativo del petróleo. En este sentido, la bolsa americana finalizó con el S&P500 cerrando en -1,79% y, en relativo, el Nasdaq lo hizo algo mejor cayendo solo un -1,03%. Sectorialmente, el comportamiento general fue negativo, pero tuvieron menos castigo: salud y servicios de comunicación.

Por su parte, Europa pone la vista hoy en el petróleo. En la sesión de ayer el Ibex-35 cayó hasta un -0,6% mientras que el Eurostoxx subía un 0,7%. En cuanto a sectores lo hicieron mejor los defensivos como salud y servicios de comunicación. Sin embargo, inmobiliario, autos y turismo sufrieron algo más.

Renta Fija

La sesión continua ligeramente negativa. En soberanos, la deuda italiana volvía a destacar con un peor comportamiento relativo, mientras que el bono americano continuaba incrementando su valor ante el fuerte movimiento de aversión al riesgo en los mercados (acercándose a 0,60).

Por otro lado, el crédito también tuvo una sesión débil, observando mejor comportamiento en el segmento de Investment Grade como en high yield. Pese a ello, continuamos viendo actividad en el mercado primario. Finalmente, el mercado de crédito tuvo una sesión débil, pero seguimos viendo emisiones en primario.