Hablemos de impuestos

8

Un segundo. Adquirir productos financieros no es igual que comprar un tomate. Te explicamos las claves para que entiendas su fiscalidad, tributación y rendimiento.

1 Play ¿Seguro que sabes usar tu dinero? 3 mins
2 Play Planificar es ganar 5 mins
3 Play Guía fundamental del ahorro 3 mins
4 Play ¿Te sabes la teoría? 5 mins
5 Play ¿Es mejor invertir en renta fija? 6 mins
6 Play La renta variable mola mucho 5 mins
7 Play Querrás comprar un fondo 4 mins
8 Play Hablemos de impuestos 4 mins
9 Play No caigas en estos errores 3 mins
10 Play ¿Sabes lo que has hecho? 3 mins

Transcripción

Vale, Kanye. Esta vez vas a jugar el papel de Hacienda desde este punto, porque nos vas a hacer la vida mucho más fácil para explicar cómo funciona la fiscalidad de dos productos de ahorro e inversión clave: los fondos de inversión, los depósitos de ahorro y los planes de pensiones. Pero, oye, primero os tengo que contar por qué la fiscalidad es importante antes de dar el salto a la inversión y el ahorro.

Venid aquí con nosotros.

Tal y como ocurre a la hora de analizar las empresas, los estados o las cuentas de ahorro en las que vayamos a poner nuestro dinero, un paso previo importante tiene que ver con la fiscalidad. Al fin y al cabo, la planificación es la base de la toma de decisiones referentes a la inversión y el ahorro. Así que tener en cuenta el dinero que acabará llevándose Hacienda tiene que ser parte imprescindible de nuestra estrategia.

Vale, voy a simplificar la inversión. Con estas pelotas, voy a empezar a meter mi dinero en tres productos diferentes. Por un lado, voy a asegurarme de que mi jubilación será harto cómoda echando unas cuantas pelotas en un plan de pensión adecuado a ese objetivo. Por otro, decido guardar parte de mi dinero en un depósito de ahorro. Y finalmente, voy a comprar unas cuantas participaciones en un fondo de inversión de renta fija, que me ha parecido seguro y muy molón.

Vale, ¿veis que el perro está aquí? Eso es porque Hacienda no puede tocar las pelotas que estén en planes de pensiones o fondos de inversión, mientras sigan en esas respectivas cajas. De hecho, los fondos de inversión están protegidos de fiscalidad si quiero mover pelotas entre ellos. Así que ahora he decidido cambiar mis participaciones del fondo de renta fija para ponerlas en este otro fondo de renta variable, más arriesgado. Y tú no puedes hacer nada al respecto.

Vale, pongamos ahora que el fondo de inversión de renta variable ha pegado un petardazo importante. Está en máximos históricos y quiero retirar el dinero para comprarme una casa. Vale, vale, ya voy. Es solo cuando retiramos nuestro dinero que nuestras ganancias sufrirán una retención fiscal acorde a los beneficios que hayamos obtenido. Por si fuera poco, el régimen fiscal actual permite compensar pérdidas que tengamos en fondos de inversión con ganancias que obtengamos en otros lados.

Por ejemplo, si hemos vendido una casa. Y tenemos hasta cuatro años para hacerlo. Así que si pierdo algo en la próxima inversión, te vas a tener que esperar un poquito, guapi. Cuando el depósito vence, por fin yo no tengo que hacer ninguna gestión, pero no me libró de pagar Hacienda, claro. Es el banco el que se encarga de hacer ese pago con nuestro dinero. Es decir, si he ganado 100 euros por invertir en este depósito, a cuenta del banco llegarán 80 euros. De la misma forma, si ya nos hemos jubilado y empezamos a cobrar una mensualidad de nuestro plan de pensiones, esa pensión irá acompañada de su retención correspondiente, que se llevará este majo de aquí.

Y lo mismo al mes siguiente, y al otro, y al otro, y al otro. Un punto importante de los planes de pensiones es su gran ventaja fiscal. Desgravan de la base imponible al hacer la declaración de la renta. Y otro aspecto bastante molón es que la legislación permite retirar dinero del plan de pensiones diez años después de que lo hayas iniciado. Pero, ojo, que esto tiene su peligro. El tipo impositivo a veces puede ser más alto de lo previsto y afectará a la planificación que hiciste una década atrás.

Esa clase de errores son comunes en el mundo de la inversión; pero por esa misma razón, vamos a dedicar un episodio entero a ellos. En el siguiente vídeo, por supuesto. Hasta la próxima.

Viaje al centro de tu bolsillo

Consejos e historias contadas por expertos

Escucha el podcast