Log in

No caigas en estos errores

9

"No estoy preparado" no entra en nuestro diccionario. Y pagar comisiones demasiado altas tampoco debe ser una opción. Descubre qué otros fallos comunes puedes evitar.

1 Play ¿Seguro que sabes usar tu dinero? 3 mins
2 Play Planificar es ganar 5 mins
3 Play Guía fundamental del ahorro 3 mins
4 Play ¿Te sabes la teoría? 5 mins
5 Play ¿Es mejor invertir en renta fija? 6 mins
6 Play La renta variable mola mucho 5 mins
7 Play Querrás comprar un fondo 4 mins
8 Play Hablemos de impuestos 4 mins
9 Play No caigas en estos errores 3 mins
10 Play ¿Sabes lo que has hecho? 3 mins

Transcripción

A lo largo de los últimos vídeos, y de forma intermitente, he destacado algunos de los errores comunes que se cometen a la hora de pensar en ahorrar o invertir. En este nuevo episodio, voy a hacer de conejillo de indias como el clásico inversor naíf que entra en el mundo de la inversión sin tener ni pajolera idea.

De esa manera, podremos ver los seis errores más comunes del ahorro y la inversión antes de que vosotros os pongáis con ello. Primer error grave: invertir de oídas. Es tentador apostar por una compañía porque crees que puedes adelantarte a los acontecimientos y conseguir una ganancia rápida y, a priori, indolora. Pero la falta de información es el peor enemigo del inversor.

Y de la misma forma, sumarse a modas de inversión porque no dejas de leer artículos y ver vídeos sobre una determinada industria, no significa que no haya ya miles y miles de inversores que ya han entrado con su dinero a invertir en ella. ¿Qué hacer entonces?

Primero, saber tus objetivos. Y segundo, informarte. Ya sea por cuenta propia, si crees que cuentas con los conocimientos suficientes para un análisis concienzudo de la inversión, sea a través de asesores o de un fondo de inversión de confianza.

El segundo error grave de lo que acaba de hacer es inversor naíf es meter todas las pelotas en una sola caja. ¿Y qué es lo más importante de cualquier inversión? Muy bien, estudiantes. Diversificar. Un tercer error grave es invertir más dinero de la cuenta, más dinero del disponible, que es algo que necesitamos planificar con conocimiento de causa antes de empezar a ahorrar o invertir.

Y el cuarto error grave de ese ejemplo es pensar únicamente en el corto plazo, porque creemos que una noticia de última hora sobre una compañía que nos fascina va a darnos beneficios instantáneos; algo que habría cabreado de sobremanera a nuestro amiguete Warren Buffett.

¿Qué tal, Warren? ¿Cómo estás? ¿Estás forrao, eh? Ay, la avaricia…

Quinto error grave: olvidarse de las comisiones o de la fiscalidad antes de planificar nuestra inversión. Dependiendo de nuestros objetivos, siempre es importante tener en cuenta cómo afectarán las comisiones y retenciones a nuestros ahorros e inversiones, y actuar en consecuencia. Y si necesitáis saber más sobre este tema, siempre podéis veros otra vez el capítulo 8 sobre fiscalidad e impuestos.

Y tocaría acabar con el error más habitual de todos, en especial para las generaciones más jóvenes: pasar de todo y no invertir en absoluto o ahorrar en ningún momento de nuestras vidas porque creemos que tener el dinero cerquita y a la vista es la mejor forma de conservarlo. No invertir o ahorrar son oportunidades perdidas para el patrimonio de cualquier persona. Ignorar las posibilidades que ofrecen es faltarle el respeto a tu bolsa de pelotas. Mientras planifiques, te informes y te asesores, invertir y ahorrar debería ser el paso lógico de todos en el momento de nuestra vida en el que la estabilidad nos permita mirar hacia el futuro con menos preocupaciones de las habituales.

Así que ahora, invierte. Y ahí nos quedamos antes de cerrar este curso con un episodio final imprescindible para dar un repaso a todo lo que hemos aprendido en este maravilloso viaje de la inversión.

Hasta la próxima.