Querrás comprar un fondo

7

Los fondos se diseñaron para facilitar que personas como tú y como yo podamos invertir. Mira qué beneficios tienen este y otros productos financieros.

1 Play ¿Seguro que sabes usar tu dinero? 3 mins
2 Play Planificar es ganar 5 mins
3 Play Guía fundamental del ahorro 3 mins
4 Play ¿Te sabes la teoría? 5 mins
5 Play ¿Es mejor invertir en renta fija? 6 mins
6 Play La renta variable mola mucho 5 mins
7 Play Querrás comprar un fondo 4 mins
8 Play Hablemos de impuestos 4 mins
9 Play No caigas en estos errores 3 mins
10 Play ¿Sabes lo que has hecho? 3 mins

Transcripción

Los fondos de inversión son el destino obvio para cualquier persona que tiene un plan de ahorro en marcha, y que ya ha esclarecido lo que quiere hacer con esos ahorros.

Es decir, una persona que ha respondido con un sí a las (siguientes) preguntas:

Uno. ¿Tengo dinero ahorrado que puedo destinar a invertir?

Dos. ¿Tengo unos objetivos claros sobre lo que quiero hacer con ese dinero ahorrado? Sí.

Perro, ¿tenemos claro que lo único que queremos en esta vida son más pelotas para que estés contento? Entiendo que es un sí.

Imaginemos los fondos de inversión como una de estas cajas. Si yo estoy interesado en invertir en este fondo, no tengo más que meter pelotas en él. Una vez que las pelotas entren en el fondo, se disuelven hasta formar una balsa de agua, porque el dinero de muchos inversores diferentes se unirá en la búsqueda de un mismo objetivo. Lo bueno es que al juntarse muchos inversores diferentes, se consiguen mejores precios; y los gastos se reparten entre todos. Eso es lo importante: que cada euro cuenta.

Con ese patrimonio de agua, los gestores del fondo dispararán a distintas empresas o estados, según la estrategia del fondo que estemos hablando. Esto es importante para entender un fondo de inversión. Los gestores son una compañía de especialistas financieros que reconocen las tendencias del mercado e invierten el dinero del fondo acorde a la estrategia que han preestablecido. No tendrá la misma estrategia un fondo de renta fija súper seguro, que solo invierta en bonos de países prósperos, como Alemania y Estados Unidos, que un fondo de renta variable que apueste por compañías de venta al por menor; una industria que sufre más vaivenes por la llegada del comercio electrónico.

Conforme los bonos devuelvan interés, o las compañías suban o caigan en bolsa, el fondo irá recibiendo o perdiendo agua. Y una vez el inversor quiera sacar su dinero, la pelota original se solidificará acorde a la participación que tenga en ese fondo. Vamos, que si el fondo tiene más agua; la nueva pelota que quiera sacar del fondo, será más grande que la original.

Lo bueno de estas cajas es que ofrecen una estrategia de inversión inteligente, que hace que sea más fácil dar el salto para empezar a invertir. Además, los fondos presentan muchas ventajas a nivel de flexibilidad, pues pueden tener sentido tanto si nuestros objetivos son a corto como a largo plazo; y también porque podemos invertir desde cantidades muy pequeñas. (También) a nivel de fiscalidad, que por cierto es algo que comentaremos más en profundidad en el siguiente episodio de este curso. Y a nivel de seguridad, porque las cajas no las custodian los propios gestores del fondo que van disparando agua a empresas y estados, sino que es una entidad bancaria independiente la que se encarga de garantizar que cualquier problema que tengan los expertos tiradores o gestores no contamine el agua.

Mira, para que sea más fácil de entender en este panorama que nos hemos inventado aquí. Pondremos el perro como custodio de la caja llena de agua.

Lejos de los fondos, también existen otras opciones para ahorrar e invertir que van acordes a objetivos mucho más concretos. Ahí están los planes de pensiones, manufacturados específicamente para ahorrar de cara a la jubilación. Los planes de pensiones desempeñan una función muy concreta. Y es que a largo plazo, nos permiten tener una caja extra de seguridad para cuando llegue una fecha clave o crítica de nuestra vida. Son como una hucha que puedes ir llenando a lo largo de tu vida con aportaciones flexibles. Depende de lo que te venga bien en cada momento. Además, puedes suspenderlas o reanudarlas cuando quieras.

Y también como estrategia de ahorro está la opción de contratar seguros, lo que nos permite sortear potenciales emergencias con nuestra casa, coche o enfermedades. Estas opciones las podemos encontrar a través de entidades bancarias o compañías de seguros.

Así que imaginemos los seguros como un perro que va recogiendo pelotas de tu cuota de seguro, hasta que llegado el día que necesites dinero para pagar una emergencia, el perro venga a tu rescate con una de esas pelotas. Cada uno de estos productos, ofrece infinitas posibilidades para nuestros ahorros e inversiones facilitando que las pelotas que hemos ido acumulando a lo largo de los años sean capaces de crecer, de multiplicarse y aparecer cuando más lo necesitamos. Pero hasta ahora, hemos dejado fuera de la ecuación un aspecto determinante de estos productos que será importante de cara a cualquier decisión de ahorro o de inversión que vayamos a tomar: la fiscalidad.

Pero eso será en el siguiente vídeo. Hasta la próxima.

Viaje al centro de tu bolsillo

Consejos e historias contadas por expertos

Escucha el podcast