Log in

¿Sabes lo que has hecho?

10

Fíjate, te has planificado. Has escogido tu estilo inversor ideal, pero... ¿Puedes hacerlo mejor? Probablemente sí. Revisa tu estrategia y márcate nuevos objetivos.

1 Play ¿Seguro que sabes usar tu dinero? 3 mins
2 Play Planificar es ganar 5 mins
3 Play Guía fundamental del ahorro 3 mins
4 Play ¿Te sabes la teoría? 5 mins
5 Play ¿Es mejor invertir en renta fija? 6 mins
6 Play La renta variable mola mucho 5 mins
7 Play Querrás comprar un fondo 4 mins
8 Play Hablemos de impuestos 4 mins
9 Play No caigas en estos errores 3 mins
10 Play ¿Sabes lo que has hecho? 3 mins

Transcripción

A lo largo de estos vídeos, mi intención ha sido que entendáis qué es el mundo de la inversión, qué papel tiene nuestro ahorro y por qué la oportunidad de entrar en este universo puede ser tan positiva para ese dinero que tenemos apartado.

Pero antes de llegar a las conclusiones, falta hacer un último repaso al viaje que nos ha llevado hasta este punto. El planteamiento es el paso más importante: con qué pensamos ahorrar e invertir. Qué parte del dinero que generamos cada mes podemos destinar al ahorro y la inversión sin arriesgar que nuestro día a día transcurra con la tranquilidad que queremos mantener.

Mientras tengamos dinero para el alquiler o la hipoteca, gastos mensuales para vivir cómodamente y un poco extra para emergencias; ya será posible hacerse una idea de qué llevar con nosotros para el resto de la aventura de la inversión. Una vez hayamos dado el paso de coger una parte del dinero que nos entra, toca decidir cuál es el destino que más se ajusta a nuestros objetivos. Los objetivos, por supuesto, son siempre cambiantes y se ajustan a las prioridades que tengamos en cada punto de nuestras vidas; con lo que la inversión y el ahorro, siempre pueden adaptarse a esas necesidades.

Pero por eso siempre es imprescindible evaluar las inversiones a fondo, antes de lanzarnos a ellas. Eso pasa por valorar los potenciales beneficios y pérdidas, las comisiones que tengamos que pagar o la fiscalidad con la que tendremos que lidiar llegado el punto en el que vayamos a retirar nuestro dinero de la inversión elegida.

Estos pasos siempre son vitales para manejar nuestras expectativas de cara al futuro. Sabiendo que la rentabilidad y volatilidad de un fondo de renta fija son menores que en renta variable, podemos usarlos para invertir a plazos cortos; como uno o tres años. Y de la misma forma, sabiendo que la rentabilidad de un fondo de renta variable es más alta, pero que viene ligada a una volatilidad más alta, tenemos que ser conscientes de que siempre puede haber tramos en los que nuestra inversión no esté dando números muy positivos.

Ni qué decir que siempre habrá una parte de nuestros beneficios que se irán por cuestiones de comisiones o impuestos. Con ese equilibrio de expectativas, llegaremos a un punto en el que podremos hacer una valoración de todo lo vivido hasta ahora. Así que de la misma forma que nos pasamos meses estudiando la decisión de lanzarse a invertir, igual de importante es mirar atrás una vez haya concluido nuestro viaje, o estemos a medio camino, para saber en qué punto estamos, cómo ha evolucionado nuestro perfil de inversor y cómo han cambiado nuestros objetivos con respecto al punto de partida.

Pero no te me asustes, pero no te me asustes. No tiene sentido que te lances a la inversión por ti mismo, sin ayudarte de otros: asesores, inversores y el mundo de la información serán aliados imprescindibles en tu futuro. De eso va esto, del futuro, de dejar las cosas en orden para que el resto del camino sea lo más cómodo y apacible posible.

Espero que con estos vídeos hayáis aprendido cómo funciona el mundo de la inversión y ya sepáis las posibilidades que ofrece ese universo para sacarle el máximo partido a esas pelotas de más.