Hace algunas semanas preguntamos a través de Instagram cuál era el mayor miedo «inversor». Fueron muchas las respuestas, pero todas podrían resumirse en una sola: perder el dinero.

No estás sólo. Este es el mayor miedo de cualquiera que ponga su dinero a trabajar. De hecho, es el mayor miedo de los que no invierten sus ahorros. Pero, ¿cómo podemos hacerle frente y no perder la oportunidad de lograr «algo más»? ¿Cómo hacer que no nos paralice? No existen fórmulas mágicas. Huye de cualquiera que te diga lo contrario. Sin embargo, sí que existen ciertos «trucos» que harán que tus inversiones sean algo más seguras y puedas deshacerte de ese temor a perder tu dinero.

Aquí cuatro consejos que te ayudarán a que tus ahorros se conviertan en una primera inversión de éxito, ajena al miedo:

1. No invertir todo

Puede parecer una obviedad, pero si no quieres perder todos tus ahorros, lo último que debes hacer es invertirlos todos. Un buen «truco» es invertir únicamente aquello que no te vaya a hacer falta en los próximos años (sí, años). Piensa en ese dinero como si no lo tuvieras, incluso como si lo hubieras perdido. De esa forma, seguro que no inviertes más de lo que necesitas para tu día a día.

2. Invertir de poco en poco

Este consejo es importante por dos aspectos. Por un lado, está demostrado que invertir de esa forma hace que no tengas la mala suerte de invertir en un momento en que el mercado está muy arriba (muy caro), sino que vas entrando poco a poco, a diferentes precios. Por otro lado, por un tema de mentalidad. Es decir, es mejor empezar a invertir despacio y, a medida que vas cogiendo confianza, ir aumentando la inversión.

Es como una persona que empieza a correr. ¿A que no se te ocurriría correr una maratón el primer día que te calzas las zapatillas? Primero empezarás a correr un kilómetro, quizá dos. Después te animarás a una carrera de 5km y más adelante a una de 10km. Piensa en la inversión como en esa carrera: a medida que vas poniéndote en forma puedes ir planteándote retos mayores. Lo importante es dar ese primer paso y entrenar. Sólo así llegarás a correr esa maratón.

3. Diversificar

Sabemos que lo has oído más de una vez. No es más que no poner todos los huevos en la misma cesta. Esto traducido al mundo inversor se refiere a no utilizar todos tus ahorros para comprar una única acción o invertir en un único país. ¿Qué pasaría si esa empresa quiebra o el país entra en una crisis económica? Podrías perder gran parte del dinero invertido. Al tomar posiciones en diferentes sectores, países, temas, etc. será muy muy muy difícil que pierdas todo tu capital. Y no te asustes, para diversificar no necesitas tener grandes cantidades de dinero. Hay vehículos financieros como los fondos de inversión que te permiten hacerlo desde sólo 500 euros.

4. Entender en qué estas invirtiendo

Uff. Aquí viene lo complicado. Entender el mundo financiero. Puede parecer más complejo que el algoritmo de Google. Por eso te proponemos que lo hagas divertido. Entender tu inversión no implica tener que analizar cada una de las cifras de los grandes bancos, compañías eléctricas o petroleras del país. Hoy día hay multitud de temas susceptibles de inversión. El cuidado de las mascotas, el deporte, nutrición o redes sociales. Te reto a que encuentres el tuyo. Al fin y al cabo, ¿no estaría bien invertir tu dinero en aquellos temas que más te interesan? Si lo que más te gusta es el deporte, ¿qué tal invertir en compañías como Nike o Adidas? Si eres más de tecnología, ¿qué tal invertir en inteligencia artificial o 5G? Seguro que si inviertes en empresas o grandes temas que te gustan, te resultará mucho más sencillo estar al día y entender porqué tu inversión puede ir bien o qué eventos harán que en un momento dado vaya peor.

Y recuerda, si te quedas paralizado por miedo a perder, ya estás perdiendo. ¿Cómo es posible? Porque dinero parado es dinero que pierde valor cada día que pasa. La culpable: la inflación. Siguiendo con el ejemplo del deporte, ¿sabes cuánto costaba una camiseta de fútbol de primera división en 1990? 8.000 pesetas = 48 euros. ¿Con 48 euros podrías comprar hoy esa misma camiseta? Ahí la respuesta. Me temo que no te llegaría ni para media camiseta. Por mucho que ahorres, si no haces nada con esos ahorros, de poco valdrá todo ese esfuerzo dentro de unos años.

Anímate, da el primer paso. Sigue estos cuatro consejos para una primera inversión de éxito y ve ganando confianza en el mundo inversor. Que dentro de 30 años puedas comprarte la camiseta completa.

También te puede interesar:

Errores comunes de los inversores que pueden evitarse

Aprende a invertir paso a paso