A ese dicho, sin embargo, le faltaría una coletilla final: tarde o temprano los mercados se recuperan.

Este año es uno de esos en los que los mercados están bajando en ascensor. Las caídas de los principales índices superan actualmente el 20% tanto en Europa como en Estados Unidos.

Es difícil saber qué ocurrirá en los próximos meses, ni saber cuándo llegará la recuperación (que llegará), pero sí podemos saber qué ocurrió en crisis anteriores.

En estos 22 años que han pasado desde que iniciamos el siglo XXI hemos vivido 3 grandes crisis. Así que podemos afirmar que algo de historia reciente hay.

Crisis puntocom

La primera de ellas fue justo a comienzos de siglo. En ese momento Internet y los móviles daban sus primeros pasos. Y las acciones de compañías tecnológicas despegaron de forma “brutal”. Pero no todas sobrevivieron. La quiebra de algunas de ellas llevó a una caída tan vertiginosa como había sido la subida (o más).

Así, desde abril del 2001 hasta abril de 2003 el Standard & Poor’s 500 cayó un 49% desde máximos hasta mínimos.

Pero como todo lo que sube, baja y todo lo que baja, sube, el índice se recuperó. Eso sí, tardó 88 meses en lograrlo.

La gran recesión

En 2007, algo que podía sonar tan lejano como el mercado inmobiliario en Estados Unidos desencadenó la mayor crisis financiera desde el crack de 1929.

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria arrancó un efecto en cadena que llevó a la quiebra en 2008 de Lehman Brothers, uno de los mayores bancos estadounidenses, que, a su vez, arrastró a los índices bursátiles.

En la semana del 6 al 10 de octubre de aquel año el S&P 500 sufrió una caída del 20%. Y desde máximos de enero hasta mediados de 2009 el índice perdió más de la mitad de su valor, en concreto, un 57%, pasando de los 1.600 puntos a cerca de los 600. 

Sin embargo, las medidas tomadas por los diferentes gobiernos y bancos centrales para salir de la recesión empezaron a tener efecto en la economía real y, tras 65 meses, el S&P 500 volvió a niveles de 1.600.

COVID-19

La más reciente y la que aún tenemos en nuestros pensamientos. En marzo de 2020 el S&P-500 vivió el desplome más rápido de su historia. En apenas un mes perdió un 33% de su valor.

Eso sí, la recuperación también fue una de las más rápidas de la historia: sólo tardó 5 meses en recuperar los niveles previos.

Si echamos la vista atrás, desde la Segunda Guerra Mundial hasta 2020 el S&P-500 ha tardado una media de 30 meses en recuperarse de las grandes debacles económicas, según un análisis hecho por El Economista.

En ese mismo análisis, el periódico nos indica que la caída media de los mercados bajistas ha sido del 36%, con una duración media del descenso de 16 meses.

Lo que parece deducirse de las crisis vividas hasta la fecha es que hay una relación directa entre la duración del desplome y la de la recuperación. Podemos decir que cuanto más rápido cae un índice, más corta tiende a ser su vuelta a niveles previos.

Así que aventurar cuánto tardarán los mercados en recuperarse esta vez, nos queda esperar al fin de las caídas.

También te puede interesar:

Errores típicos a la hora de invertir en Bolsa

Cómo dar el paso del ahorro a la inversión