Cada año miles de familias, grupos de amigos, vecinos o compañeros de trabajo lamentan el fallecimiento de un ser querido por culpa del cáncer. 

En 2021, un total de 276.239 hombres y mujeres se verán afectados. Ese es el cálculo que estima la Sociedad Española de Oncología Médica

El drama va mucho más allá de la pérdida de un ser querido. Según un informe avalado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), luchar contra el cáncer en España tiene un coste de 19.300 millones de euros.

Por ponerlo en perspectiva, en 2019 el presupuesto de la Comunidad de Madrid fue el más alto de la historia de la Administración regional. Ascendió a 20.072 millones de euros.

Fuente: Informe “El impacto económico y social del cáncer en España”, elaborado por Oliver Wyman para la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

¿Pero de dónde sale tanto dinero?

El estudio del impacto económico y social del cáncer en España realizado por la consultora Oliver Wyman para la AECC distingue tres tipos de costes que debemos tener en cuenta: 

  • Costes directos médicos. Gastos de tratamiento, seguimiento, farmacia, cuidados paliativos… Entre las familias y el sistema sanitario suman un 48% de la estimación total. Es decir, 9.330 millones de euros.
  • Costes directos no médicos. Además del tratamiento, hay que tener en cuenta otros factores que repercuten en el bolsillo: transporte para ir a visitar familiares enfermos, comida, alojamiento, equipamiento, obras en casa, cuidados personales… Estos gastos son asumidos en su mayoría gracias al esfuerzo familiar. Suponen alrededor de 2.220 millones de euros.
  • Costes indirectos. Luchar contra un cáncer acapara toda tu energía física y mental. También la de familiares. Por eso no podemos obviar la incapacidad laboral o la reducción de la jornada que toca afrontar. Dejar de trabajar equivale a perder dinero. Se calcula que estos gastos suponen un 40% de la estimación total, lo que se traduce en 7.700 millones de euros.

En resumen, las cifras estiman que todo el proceso puede costar cerca de 90.000 euros por familiar afectado.

¿Y quién paga?

El estudio explica que un 45% del coste total es asumido por el paciente y su familia. El 55% restante corre a cargo del sistema sanitario. 

En cualquier caso, el coste total depende del tipo de cáncer y del estadio en el que se encuentre.

Por ejemplo, el coste del cáncer de pulmón en España puede costar alrededor de 64.000 euros. Si es un cáncer metastásico, es decir, si se ha propagado por otras zonas del cuerpo; asciende a 100.000 euros. El cáncer de mama se estima en unos 58.000 euros; y más de 210.000 euros en caso de que sea metastásico.

¿Cómo de preocupantes son las cifras?

En España, la mitad de hombres serán diagnosticados con cáncer a lo largo de su vida. Las mujeres tienen un ratio ligeramente más esperanzador: una de cada tres. En cualquier caso, una barbaridad.

En 2019 se registraron más de 275.000 casos. Dos años después, los números siguen subiendo. 

Por ponerlo en contexto, si juntáramos a todos los afectados por cáncer en un año en un municipio, tendríamos más gente que en Hospitalet de Llobregat, Vitoria, La Coruña, Elche, Granada… De los más de 8.000 municipios en España, solo habría 15 por encima.

¿Qué podemos hacer?

La Organización Mundial de la Salud calcula que entre un 30% y un 50% de los casos podrían ser evitados. 

Todo depende del estilo de vida y las medidas de salud pública. 

Los tres grandes campos donde hay margen de mejora son el tabaco, el alcohol y la obesidad. 

De hecho, el tabaco causa un tercio de los cánceres diagnosticados. Traducido a dinero: 5.700 millones de euros. El alcohol, un 10%. O lo que es lo mismo, un gasto de 1.300 millones. Combatir la obesidad evitaría un 4% de los cánceres, y un coste de 770 millones. 

Además de los hábitos, la posibilidad de detectar un cáncer de manera precoz es fundamental para controlar la enfermedad. La prevención podría evitar unas 55.000 muertes al año y reducir en unos 9.000M€ los costes del cáncer, según informó la AECC.

La AECC describe esta enfermedad como el principal problema sociosanitario del mundo. Está claro que el esfuerzo principal para hacer frente al coste del cáncer en España tiene que nacer en propuestas a nivel macro. Gobiernos, organizaciones y empresas tienen que llevar la voz cantante. 

Sin embargo, a nivel individual todos y cada uno de nosotros podemos contribuir con un granito de arena. Llevar una vida sana, dejar de fumar, beber menos, hacer deporte, invertir en empresas que se preocupan por la salud… 

Todo contribuye a tu vida personal, pero también a los bolsillos de los demás. 

También te puede interesar:

Imantia Futuro: tu dinero puede ganar al cáncer de mama

¿Es rentable invertir en salud?

Guia Imantia AUTD