Nerea Costas sabe bien que hay cosas que no se eligen, como una enfermedad. Es médico especializada en Reumatología y trata enfermedades autoinmunes. Pero el futuro sí está en nuestra mano y en cómo, desde jóvenes, nos organizamos económicamente para alcanzarlo. Conoce de cerca su plan.


Transcripción
Me llamo Nerea, tengo 29 años y soy reumatóloga en el Hospital 12 de Octubre. Lo que más me gusta de mi especialidad es el trato con el paciente. Aparte de que en mi familia hay un montón de enfermedades autoinmunes, yo también soy celíaca, que es una enfermedad también autoinmune; entonces cuando tú tienes una vivencia, pues te acercas mucho más a la otra persona y las cosas son más sencillas.

Me gustaría tener mi propia clínica con mis pacientes a los que siga yo siempre, conocerlos bien… Lo bueno de la reumatología es que casi todo es externo, tanto analíticas como pruebas de imagen. Realmente te hace falta una sala, una mesa y dos sillas; o sea que tampoco es una gran inversión.

Durante la residencia, no he comenzado a realizar inversiones. Tengo acciones y los dividendos que van dando las acciones se reinvierten en nuevas acciones de forma automática. Es un dinero que yo no toco que está produciendo constantemente.

Mi hermana y yo teníamos los ahorros de cuando éramos pequeñas en una hucha y llegó un punto en el que dijeron mis padres: «Vamos a ver, es que no se puede tener tanto dinero metido en un cajón». Metimos los ahorros de toda nuestra infancia en acciones. Cuando quieres diversificar en diferentes empresas, acciones, supongo que me asesoría porque sinceramente son cosas que yo no controlo. Igual que la declaración de la renta, no la hago yo. Quiero decir, son cosas que hay que buscar la gente que sepa.