Quizá has leído el titular de este artículo y has resoplado. No te crees nada. Tampoco creías que España pudiera ser campeona del mundo y mira. Ahí lucimos nuestra estrella en el pecho. No es fácil. No lo vas a conseguir en un mes y deberás revisar tus hábitos. Pero sí, puedes ahorrar 10.000 euros.

Plantéate objetivos y visualízalos

El primer paso para ahorrar es tener un objetivo. Quizá tu listón no esté en 10.000 euros, puede estar por encima o por debajo. También puede que quieras ahorrar, pero que no te hayas parado a pensar en un objetivo, simplemente quieres tener más.

Si este es tu caso, te diré que es vital tener un horizonte con metas realistas y un motivo por el que ahorrar. Te ayudará a mantener presente el ahorro y no olvidarlo según pasan las semanas.

Así que te animo a trazar un mapa. Te ayudará a ver la ruta completa y a diferenciar los tramos importantes y las metas menores que tienes por el camino.

Porque antes de alcanzar los 10.000 euros, necesitas 50, 500 y 5.000.

A mí, por ejemplo, me ayuda soñar. ¿Qué tipo de cosas podría hacer con ese dineral? Llevo tiempo queriendo viajar al Sudeste asiático y, así que de vez en cuando cotilleo webs de fotógrafos que han estado ahí y me imagino cómo sería pasear por esos mismos lugares. Un detalle útil para no perder la perspectiva porque sé que uno de los pasos imprescindibles para preparar el viaje de mi vida es, precisamente, el ahorro.

retos ahorro Imantia

Deshazte de excesos innecesarios

-“Qué va, yo no gasto nada, solo en comida y en cervezas”.

– ¿Seguro?

Haz el ejercicio de sentarte quince minutos el domingo frente a una plantilla de Excel y ve anotando los gastos de la semana.

Poco a poco te empezarás a dar cuenta:

  • Has comprado comida para llevar tres días sólo por la pereza de no preparar un tupper.
  • Fuiste al supermercado en patinete eléctrico por no recorrer 100 metros andando.
  • Te compraste una camiseta de oferta.
  • Te fuiste de brunch el fin de semana.
  • Y suma y sigue…

Si no te identificas con ninguno de estos ejemplos, no significa que te libres. Haz el ejercicio y cuando termine el mes me pones un mail y me cuentas.

Convierte el ahorro en hábito

¿Te suena la regla 50/30/20? Intenta aplicarla.

Es muy sencilla. Sólo tienes que dividir tus ingresos en tres partidas de gastos:

  • 50% para lo necesario, como alojamiento, comida o suministros.
  • 30% para gastos prescindibles (gimnasio, Netflix, ese brunch…).
  • 20% de ahorro.

No está grabado en piedra, puede ser 60/20/20. Analiza tu situación, piensa el reparto que más se ajusta a ti y convierte el ahorro en hábito.

Revisa las facturas

La tarifa del móvil, el suministro de luz, los seguros del coche, moto o casa. Revisa qué tienes contratado y no dejes que la pereza te haga pagar de más.

Compara tarifas, coberturas y paga sólo por lo que necesitas.

Una buena forma de no alargar esta decisión en el tiempo es fijar un día al año para repasar todas esas facturas, realizar comparativas y, sobre todo, tomar decisiones. Podrás ahorrar ese dinero que estabas pagando de más.

Utiliza el dinero extra para ahorrar, no para gastar

Siempre que tenemos un ingreso extra, tardamos poquísimo en engañarnos. “Bueno, como este dinero por Navidad no estaba previsto, aprovecho para comprarme unos zapatos y es como tenerlos gratis”.

El autoengaño no funciona en esto del ahorro.

De hecho, en el ahorro es complicado recortar plazos para llegar antes a esa cifra objetivo. Pero si aprovechas esos bonus y pagas extra durante el año, estarás más cerca de conseguirlo.

Y cuando hablo de dinero extra no sólo me refiero a salario. Si se te cancela un plan, guarda el dinero que tenías pensado gastarte. Así seguirás sumando patrimonio a tu objetivo de ahorro.

Aprovecha tu móvil para gestionar tus finanzas

Si todavía eres reacio a Excel, quizá encuentres mayor comodidad en alguna de estas aplicaciones.

Fintonic, Mint, Monefy, Wallet… Tienes un montón de aplicaciones para manejar tu dinero desde el móvil.

Las posibilidades son inmensas: sincronizar la app con tu cuenta bancaria, marcarte objetivos de ahorros mensuales, analizar gráficos interactivos que explican tu rendimiento semanal…

Una funcionalidad interesante es la de efectuar depósitos automáticos. Nos organizamos a partir del dinero que tenemos. Si eres mileurista, pero en tu mente te rebajas el sueldo a 900 euros de manera obligatoria, te acostumbrarás a vivir así. La diferencia, que en dos años has ahorrado casi 2.500 euros de manera instintiva.

Y al revés, si eres tradicional, por supuesto que puedes ahorrar 10.000 euros: monedas al frasco. Cuando esté lleno, te lo llevas al banco y matas dos pájaros de un tiro (en realidad, tres): te lo cuentan ellos, ahorras ¡y no se te deforma la cartera!

Ten una mentalidad positiva

-“Ahorrar es imposible”.

Basta de eso. Al final, si te repites siempre el mismo discurso pesimista, consigues que esa sea tu realidad.

Para lograr cambios hay que hacer las cosas de un modo diferente. Y el primer paso es quitarte todas esas barreras mentales porque, ¿sabes? todo el mundo puede hacerlo. Si es importante para ti, encontrarás el camino.

Quizá estos ejercicios también te sirvan para darte cuenta de que sí; es posible sobrevivir con menos dinero. Es cierto que no todos manejamos bien los medios y largos plazos, queremos pedir agua de grifo en una comida y ver nuestros ingresos multiplicarse al instante. Pero calma, toro: la carrera acaba de comenzar.

También te puede interesar:

Conocemos 3 retos de ahorro fáciles y que funcionan

Seis aplicaciones para usar mejor tu dinero desde el móvil

Ahorra con esta herramienta, al alcance de todos