Una de las leyendas urbanas alrededor del mundo financiero es que invertir es cosa de ricos. Hollywood se ha encargado de que lo asocies a ejecutivos con maletín y gabardinas impolutas o a peces gordos de Wall Street con un habano entre los labios. No, no hace falta ser Leonardo DiCaprio para empezar tu andadura. Lo lógico es tener dudas: ¿Cuándo empezar?, ¿cómo hacerlo?… Aquí tienes las cinco claves que debes saber para dar tus primeros pasos como inversor.

1. Calcula tus ahorros y tus deudas

Planifica. La primera clave para invertir es asegurarte de no tener deudas (vigila esa tarjeta de crédito). Lo segundo es construir un salvavidas económico de tres meses para cualquier emergencia que pueda presentarse, como quedarte sin trabajo. Esto puedes empezar a hacerlo desde hoy mismo: guarda una cantidad fija al mes (seguro que puedes perdonar un par de rondas de cañas a la semana) y notarás la diferencia. Una vez olvidadas tus deudas y preparado ese colchón, estarás listo para dar el salto a la inversión.

2. Márcate unos objetivos ambiciosos, pero razonables

Hazte preguntas del tipo ¿para qué quieres invertir? o ¿cuándo necesitarás ese dinero? Son preguntas básicas que te permitirán calcular con mayor exactitud la cantidad que puedes destinar a invertir, el plazo en el que esperas retirarla y el camino que quieres elegir. No hace falta tener cada paso de tu vida resuelto, pero sí ayuda tener un boceto planificando tus gastos. No es lo mismo invertir teniendo hijos, estando soltero o mientras planificas una boda.

3. Entiende en lo que inviertes

Parece obvio, pero no siempre lo hacemos. Es tu dinero lo que está en juego, así que antes de elegir una inversión en concreto, ya sea un fondo, un plan de pensiones o una acción, averigua en qué está invirtiendo, cuál es su nivel de riesgo y qué comportamiento se puede esperar de él en función de si la bolsa sube o baja.

4. Controla las emociones

Toda inversión conlleva un riesgo. No lo olvides. Por eso debes estar preparado psicológicamente para ver cómo aumenta tu dinero, pero también para ver cómo disminuye.

Para mantener la calma es muy valioso haber asentado el punto anterior.

Y quizá también te sea útil recordar la historia del fondo Magellan Fund, uno de los fondos más rentables de la historia. Durante los 13 años que el famoso inversor Peter Lynch estuvo al frente de este fondo, logró una rentabilidad anual del 30%. Eso sí, no se libró de oscilaciones y de mucha volatilidad. Así, los temerosos, lejos de ganar ese 30% anual, sufrieron importantes pérdidas: vendían cuando el mercado caía, para luego volver a entrar cuando el fondo ya había subido. La anti-inversión.

5. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy

Este consejo de madre y abuela sirve también para la inversión. Pero en este caso por un motivo más: la magia del interés compuesto. Esta hará que cuanto antes empieces, más fácil te sea acumular intereses.

¿Y ahora qué?

No serías la primera persona que llega hasta aquí con todos estos deberes hechos, pero a la hora de ponerse manos a la obra e invertir, se queda paralizado porque no sabe cómo continuar.

No te preocupes.

Invertir en sí es un proceso muy sencillo.

Por ejemplo, si has decidido que quieres invertir a largo plazo, quieres invertir en bolsa para aprovechar su potencial y te gustan los fondos de inversión Imantia, ya has hecho la parte más difícil del trabajo.

Ahora sólo te queda hacer click aquí, darte de alta en nuestra web y en menos de 15 minutos te habrás convertido en inversor.

Que ese último paso no te paralice. Porque puedes empezar a invertir tus ahorros hoy mismo.

Guía para aprender a usar tu dinero