Tras el parón del mundo del deporte a causa del coronavirus, las principales ligas de fútbol retomaron su actividad sin público y con especiales medidas de control frente a la pandemia. El torneo de clubes europeo se ha terminado de disputar a partido único durante el mes de agosto. Coincidiendo con la celebración de su final -entre el Bayern de Múnich y el Paris Saint Germain- este domingo, repasamos las cifras económicas de una Champions League especial.

La sede elegida para disputar la fase final del torneo es Lisboa. No obstante, el impacto económico que la final de la Champions suele dejar en sedes del evento no será tan importante este año. El partido se disputará a puerta cerrada, algo que notarán los comercios y hoteles de Lisboa. En años anteriores, Madrid, Cardiff o la propia Lisboa registraron un impacto de alrededor de 50 millones de euros durante el fin de semana de la final.

No obstante, la cuenta no quedará a cero. El Instituto Portugués de Administración y Marketing cifra el impacto económico de la fase final de la Champions en la misma cifra conseguida por las anteriores sedes de la final: 50 millones de euros. Eso sí, en este caso el beneficio se conseguirá durante dos semanas, en lugar de en un fin de semana. De todos los ingresos, el mismo estudio valora que el 49% quedarán en la restauración, el 13% en hoteles, el 9% en viajes y el resto en actividades turísticas (5%), actos, compras, actividades comerciales o publicidad.

La capital portuguesa ha recibido alrededor de 16.000 aficionados de los clubes participantes en los últimos días, ansiosos por disfrutar durante sus vacaciones de un poco del ambiente del fútbol prepandemia. Según algunas estimaciones, el domingo unos 3.300 aficionados estarán en Lisboa para disfrutar de la final en su propia sede.

Un negocio rentable para los clubes

Mención aparte merecen los premios económicos que los clubes reciben al superar las distintas fases de la competición. El ganador recibe un mínimo de 66 millones de euros: 15 por llegar a la fase de grupos, 9 por superarla; 10,5 por llegar a cuartos; 12 por llegar a semifinales; 15 por alcanzar la final y, por último, cuatro por ganar el último partido. A estas cifras habría que sumar 2,7 millones de euros por cada partido ganado.

Pero la cosa no queda ahí. Los clubes participantes reciben una importante cantidad por los derechos de televisión de un torneo de dimensiones mundiales. Según los datos de la UEFA, la final de 2019 congregó frente al televisor a 350 millones de personas en todo el planeta. Este año, el organismo rector del fútbol europeo estima que obtendrá unos ingresos de 2.730 millones de euros netos, de los cuales el 93% terminarán en las arcas de los clubes que participan en la Champions y la Europa League.