La economía doméstica y el ahorro es uno de los temas más importantes en nuestro día a día, pero también es un tema obviado por muchos. Sin embargo, desde Imantia creemos que una buena gestión del dinero empieza por las cosas pequeñas. Por eso el cuarto capítulo de nuestro podcast No tengo dinero lo hemos dedicado por completo a este tema.

Ahorrar para la universidad de los hijos, ¿misión imposible?

Para hablar sobre cómo gestionar bien las finanzas familiares hemos tenido la suerte de contar con Leopoldo Abadía, todo un experto en sacarle partido a los ingresos familiares -es padre de 12 hijos- y, como él mismo dice, «hacer mucho con poco».

Abadía conversa con Carmen Osorio, madre de cuatro niños, periodista e influencer -su cuenta de Instagram @nosoyunadramama tiene 104k seguidores-. Osorio tiene una amplia experiencia en este tema, no sólo por ser madre de familia numerosa, si no también porque suele escribir en su blog sobre este tema habitualmente.

En este capítulo Abadía y Osorio analizan las claves para una buena gestión de la economía doméstica. Para ambos es clave tener un control detallado de los gastos -«hasta el café de media mañana», apunta Osorio- para saber de dónde puedes quitar gastos «en los malos momentos», explica Abadía.

¿Prefieres leer?

Si en lugar de escuchar el podcast, prefieres leer la entrevista, te la dejamos aquí:

No tengo dinero. Un podcast de Leopoldo Abadía producido por Imanta.

Leopoldo: Bienvenidos a otro capítulo de este vuestro podcast. ¿Cómo estáis? Nosotros, bien encantados de que nos llevéis en vuestros oídos un día más. Si soy sincero, os diré que esto es un gran placer, que nos lo pasamos fenomenal. ¿Hola Mario, cómo estás?

Mario: Hola, Leopoldo. Fenomenal, porque hoy tenemos preparado un tema que me parece especialmente interesante. Mira, vamos a hablar de ahorro, vamos a hablar de economía doméstica. Creo, además, que este es un tema que controlas especialmente.

Leopoldo: Te iba a decir directamente que sí, pero has visto que he dudado un poco… Pero sí, se puede decir que con 12 hijos que aunque ya no se puede decir que estén a mis espaldas porque han crecido gracias a Dios, en algún momento pensé que podía tener un doctorado por Harvard, Yale y varias universidades más.

Mario: Si que tienes dilatada experiencia en esto, no hay la menor duda. Oye, déjame que te pregunte algo. ¿Tú qué entiendes por economía doméstica?

Leopoldo: Mi mujer te diría que es ese disgusto que nos esperábamos todos los domingos, cuando preparábamos el plan económico de la semana siguiente. Lo hacíamos basado en cuánto va a entrar, cuánto va a salir, etc. Era una gestión complicada, porque lo que iba a entrar casi nunca entraba y lo que iba a salir casi siempre salía. En ese momento, nosotros aprendimos conceptos que los bancos y las gestoras ya habían descubierto, como el concepto de financiación y refinanciación. Mi mujer y yo lo que hacíamos era pedir un crédito y cuando llegaba al vencimiento pedíamos otro. Con el segundo pagábamos el primero. Eso es lo que ahora vemos que hacen los grandes estados.

Mario: Pues hoy desafortunadamente no contamos con la mujer de Leopoldo, pero sí podemos dar entrada a nuestra invitada. Es una invitada de lujo: Carmen Osorio, periodista, blogger, madre, influencer asturiana. Bienvenida Carmen.

Carmen: Hola, a los dos. Dicen que la mujer y la manzana mejor si es asturiana. Por eso añadiste lo de asturiana.

Mario: Y porque yo soy medio asturiano.Gracias, Carmen, por unirte a nuestra tertulia. Como he dicho antes, eres influencer, tienes una comunidad en Instagram que si no me equivoco cuenta con más de cien mil seguidores. ¿Cómo empiezas? Cuéntanos.

Pues mira, Mario. Yo soy periodista, cuando estaba embarazada me quedé en el paro y decidí formarme en redes sociales, de modo que hice un máster. Como proyecto fin de máster tenía que hacer un blog y decidí escribir sobre maternidad, que, la verdad, es el tema estrella en mi vida. Lo que empezó como una tontería, casi como un juego, se convirtió en un trabajo. Me di cuenta de que había muchísima gente que quería compartir información y experiencias de maternidad. Ahora ya no hay familias de 12 hijos, ya no hay esas tribus que había antes y donde se compartía todo. Y muchas madres necesitan contar, compartir sus experiencias.

Mario: Fantástico. Me gustaría hablar con el jefe de la tribu, con Leopoldo. Leopoldo, seguramente una de las claves para la gestión de nuestras finanzas personales es la gestión del tiempo. ¿Cómo crees tú que la organización en general y el tiempo particular afectan a nuestra economía?

Leopoldo: Mucho, mucho y, sobre todo, en familias algo numerosas, porque hay que atender más a la familia y el trabajo. Nosotros siempre intentábamos ordenar las finanzas en un sentido muy realista, hacíamos sobrecitos, uno para la comida, otro para la diversión, para la electricidad, etc. Muchas veces no salían las cosas como las teníamos planeadas y, claro, siempre acabábamos cogiendo del sobrecito de las diversiones. Siempre hemos intentado ahorrar, pero sabiendo que la vida es complicada y que el objetivo no es el dinero. El objetivo es que te salga una familia maja y así aguantas lo que haga falta y ahorras todo lo que puedes.

Mario: Carmen, tú que en tu blog analizas cuestiones relacionadas, entre otras cosas, con la economía doméstica. Danos algún consejo.

Carmen: Yo tengo cuatro hijos a los que atender y a los que sacar adelante. Y, por eso, para mí es clave la planificación. Obviamente, como decía Leopoldo, hay meses en que por mucho que planifiques salen cosas o pasan cosas que te tiran por los aires lo que tú tenías organizado.

Pero sí que creo que es súper importante la planificación. En las familias numerosas sobre todo porque al final la situación te obliga a hacer un poco de encaje de bolillos.

Es importante que tengas una lista de todos tus gastos, absolutamente todos, hasta el café que te tomas por la mañana todos los días en el bar de al lado del trabajo. Esta es la única manera real de saber cuánto gastas en cada cosa. Así, en el momento en que pueda haber una situación complicada o de crisis sabes por dónde puedes cortar. Si tú ya llevas un histórico de todos tus gastos mensuales cuando llega una situación inesperada, sabes dónde vas a cortar, que como decía antes Leopoldo, suele ser siempre el ocio.

Leopoldo: Mario, ¿en Imantia tenéis productos que ayuden a las familias?

Mario: Pues mira, Leopoldo nosotros somos una gestora de fondos. Es decir, no somos un banco con capacidad para dar crédito. Pero lo que sí pensamos es que podemos ayudar a las familias a hacerles crecer su dinero. Si confían en nosotros, podemos ayudarles a tener una situación más holgada de una forma muy sencilla, muy transparente, muy regulada y con total seguridad. Al final, en las casas los gastos no hacen más que aumentar. Está la universidad, pero siempre hay una ortodoncia que un niño necesita y mil gastos más. Yo tengo tres hijos y cuanto más mayores son, más me cuestan. Esto es así. El tener productos que sean capaces de canalizar esa inversión y dar un poquito más a las familias, es nuestra manera de aportar.

Mario: Hablando precisamente de educación financiera. Carmen, a nuestros hijos les enseñamos muchas cosas, pero creo que en esto de la educación financiera igual estamos un poquito todavía con los deberes pendientes. ¿Cuál es tu opinión?

Carmen: Pues puede ser. A ver, mi mayor tiene ahora mismo 9 años. Nosotros no les damos dinero. Por ahora creo que con las edades que tienen los míos, realmente lo que es interesante es que aprendan el valor de las cosas. Vale decir oye, esto que hemos comprado pues vale tanto y esto cuesta ganarlo tantas horas. Yo he sido la mayor de cuatro. Y a mis padres había meses que llegar a fin de mes pues les costaba. En esa situación hice un poco como gestora en mi casa en plan pues venga, yo soy la que me voy a estudiar fuera, la que trabajo para sacar un dinerillo y no dar más gastos a mis padres. Siempre he tenido muy presente el valor del trabajo, el valor del dinero, lo que cuesta hacer las cosas. Y es una cosa en la que tengo muchísimo, muchísimo empeño, en transmitírselo a mis hijos.

Mario: Pues mira, Carmen, te invito a que veas en nuestra web imantia.com un apartado que hemos llamado Money Smarts, son una serie de píldoras cortas con vídeos hechos por niños casi de la edad de tu hijo para niños donde se repasan conceptos básicos de la economía. Nosotros pensamos que igual que nunca es pronto para aprender a ayudar en las labores de casa, la educación económica y financiera es imprescindible que la tengan muy presente los niños.

Os quiero lanzar una pregunta a los dos. No todas las familias son numerosas o súper numerosas. Pero seguramente sí hay ciertos consejos que cuando empezábais vuestras grandes familias os fueron de utilidad para ir construyendo precisamente vuestra economía familiar. Leopoldo, Carmen, ¿os acordáis de esos consejos? Seguro que serán de utilidad para nuestros oyentes.

Leopoldo: Empieza tú, Carmen, que seguro que te acuerdas mejor.

Carmen: Mira, cuando yo tuve a mi primer hijo fue justo cuando se daba el famoso cheque bebé. Ojo porque daban 2.500 euros y eso nos vino muy bien para los típicos gastos iniciales. El mejor consejo y la mejor enseñanza que puedo aportar es que hay que reciclar las cosas.

Creo que es importante que la gente entienda que no hay por qué tener el último modelo de cada cosa. Yo, por ejemplo, no tuve ropa de marca en mi vida, mientras que en mi clase del cole había gente con ropa de marca. A mí eso no me supuso ningún problema, ningún trauma ni nada. Entendí que mi situación de familia numerosa hacía que tuviera menos bienes materiales.

Tener un control exhaustivo de los gastos es súper importante para lo que comentaba antes de saber dónde cortar, si llega el momento de no poder hacer algo, o de crisis, o de que lo que tú decías antes de que siempre cae una ortodoncia. Pues tengo que recortar de otro lado, porque es un gasto para el que no contaba.

Leopoldo: Con esto que decía Carmen del reciclaje me estaba acordando de una cosa. En diciembre de 1963 compramos en Boston unos anoraks para los niños. Bueno, os adelanto: existen todavía y los llevan mis biznietos. El pobre fabricante perdió dinero porque lo hizo tan bien también que 60 años más tarde están nuevos.

Yo creo que en lo que realmente consiste esto es en enseñar a la gente el valor de la austeridad, sabiendo que la austeridad no es más que más que gastar con la cabeza. No es obligatorio comprar ropa para ir siempre a la última moda. Lo que igual sí es obligatorio igual es heredar una ropa y ponerla de tal manera que quede preciosa y que se refleje. Enseñarle eso a los chavales les da mucha categoría humana, porque como tú dices, Carmen, tú no has llevado nunca ropa de marca, mis hijos tampoco. Pero el día que por casualidad les caía heredado un pantalón bueno, aquel día nos tragábamos el pantalón toda la familia. Y cuando ves que tus hijos piensan así y que se van pasando la ropa, las cosas, por todos con una gran elegancia, estás metido en la cabeza el valor del dinero si iba sin darte cuenta.

Mario También os digo una cosa, ¿no os da pena que esa parte de ahorro que os quedáis no aporte? Que ese dinero no haga su trabajito, con lo que cuesta ahorrar algo, con todos esos gastos, con toda esa planificación…

Leopoldo: Carmen ten cuidado porque ahora Mario, quieres que nos vayamos a casa con remordimientos de conciencia jajaja. Pero sí, Mario tienes toda la razón. Si has estado haciendo un esfuerzo por ahorrar 15 y consigas que con esos 15 consigas llegar a 20…pues oye bien. Si además esos se han invertido en una empresa que hacen bien al mundo, pues fenomenal.

Mario: Carmen nos ha encantado hablar contigo, eres una mujer que has hecho de la necesidad virtud.

Carmen: Es buscarse la vida, nada más.

Mario: Además, nos hemos dado cuenta, curiosamente, que las fórmulas que aplicaba Leopoldo durante toda su vida siguen estando vigentes y que también valen hoy.

Carmen: Hay cosas que no cambian.

Leopoldo: Mira, esto son valores heredados de mi abuela. Las fórmulas tradicionales que pasan de padres a hijos siguen funcionando y funcionan igual en familias grandes que en familias medianas o pequeñas.

Mario: Yo me quedo con la sensación de que muchas de esas fórmulas de economía doméstica que nos habéis contado hoy, que son un ejemplo clarísimo de organización, de hábitos… se aplican también a las empresas y al mundo en general. Con lo cual creo que nos habéis dado una lección de realidad. Darte las gracias Carmen, una vez más también a Leopoldo.

Carmen: Muchas gracias.