Según la “Radiografía del gran consumo en España 2018″ fue un año en el que los españoles redujimos nuestra cesta de la compra en un 0,7% y, sin embargo, pagamos un 2,6% por ella. Lo mires por donde lo mires, muy buen negocio no es. 

Pero si estos números te hacen recapacitar, los de 2019 no te van a dejar indiferente. Las familias españolas hemos desembolsado en el carrito unos 89.000 millones de euros. El informe “Tendencias del Consumidor 2020” elaborado por Nielsen, compañía de gestión de información especializada en el consumidor, afirma que hemos incrementado el gasto respecto al año anterior un 2,4%.

Y no creas que la culpa la tiene ese momento de debilidad y compra impulsiva. Como en 2018, este mayor gasto no corresponde a una mayor demanda, sino a que los precios se incrementaron un 2,7%. De hecho, la cesta de la compra volvió a hacerse más pequeña (un 0,4%).

Los productos frescos tuvieron mucho que ver en ese dolor de bolsillo, representando uno de cada tres euros en la cesta de la compra. 

¿Qué productos se han encarecido más?

El año pasado te propusiste ser más “healthy” y comer mucha verdura. La intención estaba, pero ¿los astros se alinearon para no hacerlo? Spoiler: eres un hacha. 

En la partida de “frescos” se ha notado especialmente el encarecimiento de las verduras (+12,7%), mientras que fruta, pescado/marisco y carne subieron en torno al 3%. Por su parte, los huevos costaron un 15% más y el pan un 2,2%.

Efectivamente, como te decía, esta subida de precio no ha impedido que realmente cumplieras con ese objetivo healthy. El “Balance y Tendencias en la Distribución y Gran Consumo 2019”, elaborado por Kantar, confirma que mientras 2018 fue negativo para la demanda de productos frescos (-2%), 2019 logró situarse en positivo. Parece que los españoles gastamos más en marisco (+9,5%) y en el producto estrella de este año: el aguacate (23,5%). Un buen número si tenemos en cuenta que se encuentran entre los alimentos más caros del mercado.

Y de los envasados, qué te cuento…

Compramos más y mejor. En 2018 apostamos en su mayoría por la alimentación envasada. Sí, esa ensalada a mediodía o esa cremita ya preparada están más en boca que nunca. Y qué bien sientan después una carrera, ¿verdad? Pues en 2019 las cosas siguieron igual. El “cocooning” está más de moda que nunca. Y si no sabes a qué me refiero es que sigues saliendo mucho a cenar fuera y tu casa la pisas poco. Pero los que dan uso a esta práctica tampoco son de usar los fogones. Prefieren pedir comida o el “listo para comer” de algunos supermercados. Así, el 10% de las comidas que se hacen en casa no son elaboración propia y pagamos un 1,8% más que el año anterior por este tipo de productos.

¿Dónde compramos?

El mundo online ofrece cada vez más ventajas, pero los españoles para algunas cosas seguimos siendo muy tradicionales. A la hora de hacer la compra seguimos yendo más veces al establecimiento. Preferimos las compras de proximidad e ir a los hipermercados y supermercados de referencia.

El 55% de los consumidores se queja de que tiene menos tiempo ahora que antes y por eso prefiere hacer la compra rápido, sin necesidad de llevar coche o cargar mil bolsas. 

Pero no siempre vamos al mismo supermercado. Cada vez somos más desleales. Sólo un 8% de los españoles es fiel a su marca, mientras que la mitad preferimos probar nuevas marcas. La posibilidad de buscar los productos en Internet y tener opiniones en redes sociales influye a la hora de comprar los productos, yendo más allá de los valores habituales de calidad o precio.