El COVID-19 ha acelerado la mayor parte de los desafíos globales a los que nos enfrentamos: cambio climático, incremento poblacional, salud, escasez de agua…  

Si antes era urgente adaptarse y tomar conciencia, ahora lo es mucho más.

Y no. Tomar conciencia no es solo quedarse en la superficie de esos retos, es invertir en ellos.

¿Para qué? Para lograr soluciones innovadoras con nuestro esfuerzo global.

En Imantia quisimos participar de esa búsqueda de innovación y en septiembre de 2019 lanzamos Imantia Futuro. Se trata de un fondo de renta variable global multitemático cuya cartera invierte en ETFs de compañías que se preocupan por la actual revolución tecnológica, social y demográfica.

Su principal objetivo es tener en cartera a las empresas líderes del hoy y del mañana. Por ello, el fondo participa en una selección activa de las mejores temáticas de futuro por innovación y rendimiento.

Además, su carácter global le permite identificar oportunidades allí donde se producen para incorporar las tendencias del momento.

Las temáticas más importantes de Imantia Futuro

Ya no concebimos la vida sin tecnología.

Lo que antes era un simple pasatiempo ahora no hay día que podamos salir de casa sin el móvil.

Y es que, para 2030 se prevé que haya más de 25.400 millones de dispositivos conectados al Internet de las Cosas, frente a los 9.000 millones que había el año pasado.

En tan solo 10 años se multiplicará casi tres veces. Casi nada.

Esto hace que vivamos una revolución digital sin precedentes que empuja cada vez más al sector tecnológico.

Así lo identifica Imantia Futuro, que invierte gran parte de su cartera (en torno al 30%) en temáticas vinculadas con la tecnología e innovación. Entre otras: ciberseguridad (10,8%), tecnología (10,6%), inteligencia artificial (6%) o blockchain (6%).

Que la ciberseguridad sea la temática con más peso en Imantia Futuro no es casualidad. En 2020 se cumplió récord en el número de ataques cibernéticos a empresas e instituciones, y este año más de 200 empresas estadounidenses sufrieron un ataque por parte de hackers.

Estos números han puesto en la palestra la importancia de invertir en ciberseguridad, una industria que seguirá creciendo y ganando terreno para los inversores.

Dejando la tecnología, la tendencia social y demográfica está cada vez más presente en la cartera de Imantia Futuro. Algunas de las temáticas en las que invierte Imantia Futuro son: innovación salud (9,8%), ciudades inteligentes (6%), igualdad de género (6%), alimentación sostenible (6%) o comercio online (6%), entre otras.

Por otro lado, las temáticas sostenibles suponen un 24% del total del fondo: economía azul -cuya idea principal es imitar el comportamiento de los ecosistemas naturales- (6%), cambio climático (6%), tratamiento de aguas (5,8%) o ESG leaders (5,9%).

¿Cómo invertir en futuro?

No necesitas tener una cuenta corriente con muchos ceros.

Tampoco vas a tener que esperar largas colas en tu oficina bancaria.

Ni siquiera te va a llevar más de 10 minutos.

Para invertir en Imantia Futuro solo necesitas 500 euros y tener a mano tu DNI, número de cuenta bancaria y tus datos personales. Será todo online y sin complicaciones.

Desde lanzamiento (septiembre de 2019), este fondo acumula un 49,8% de rentabilidad y en lo que llevamos de año ya lleva un 13% (a 24/11). Es decir, que si hace dos años hubieras invertido 1.000 euros hoy contarías con 1.498 €.

¿Te animas a construir un mundo mejor con tu dinero?

También te puede interesar:

10 temáticas de inversión rentables en 2021

Cómo Imantia Futuro logró un 21,7% pese al 2020