Hablar de los “años 20” refiriéndose a la década de 1920 se ha quedado anticuado. Mucho. Como del siglo pasado, literalmente. Seas de la generación que seas, 2020 ya está aquí, con sus nuevas modas, sus formas de hablar y pensar, sus innovaciones, sus hábitos y manías.

Los estudios también han cambiado. Las nuevas generaciones ya son nativas digitales y la mayoría de sus miembros ya no sueña con ser abogado, periodista o médico. Bien es cierto que todavía queda alguno de esos clásicos, al igual que siempre quedará quien sueñe con ser futbolista o cantante, pero el futuro profesional de los hoy adolescentes se orienta más hacia la tecnología, la creación de contenidos y, algo que no faltará nunca en la sociedad, la salud.

Informes como el del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos u otros estudios españoles coinciden en señalar en los primeros puestos carreras técnicas y sanitarias. A ellas se unen los gestores de contenido, tanto desde el punto de vista de marketing como el de autogestión, al más puro estilo influencer

La tecnología, cada vez más al alza

La Ingeniería de Software aparece en primer lugar en el ranking de carreras que, a partir de 2020, triunfarán más. Queda claro que todo aquel que sea capaz de automatizar procesos y, por tanto, ahorrar tiempo a las empresas, estará muy bien valorado. 

Aunque no aparecen tan arriba en los rankings, el resto de ingenierías y las especializaciones en ámbitos tecnológicos, como pueden ser el Big Data, el IoT o el Cloud Computing, también son un valor seguro durante los próximos años.

Medicina: Apuesta clásica, pero diversificada

Acompañando a la Ingeniería de Software, aparecen múltiples carreras del ámbito de la salud: Odontología, Enfermería, Medicina, Fisioterapia, Terapia Ocupacional y Óptica y Optometría. Como vimos en un artículo anterior, tecnología y salud son dos de los sectores en los que grandes empresas están poniendo su dinero, por lo que no es extraño que estas especialidades también ocupen los primeros lugares del ranking.

A pesar de los avances tecnológicos, la práctica médica siempre va a necesitar humanos y, por tratarse del cuidado de otras personas, ninguna disciplina profesional requiere mayor y mejor formación.

Gestión de contenidos y comunidades

Esta categoría no se reduce, ni mucho menos, a los youtubers y los community managers. A raíz de la universalización de internet, tenemos muchos creadores de contenido audiovisual con canal propio especializado en Youtube, pero también numerosos negocios que requieren de profesionales para la divulgación de sus productos y la captación de clientes.

La tradicional formación en publicidad o marketing, incluso en periodismo, desemboca hoy en profesionales de la comunicación digital, el inbound marketing o la gestión y atención de comunidades. 

La vocación profesional seguirá jugando un gran papel en las elecciones de futuro de los jóvenes, pero está claro que la tecnología será clave en prácticamente cada uno de los caminos elegidos.