Cerramos una semana económica complicada. Una más en los mercados financieros, una menos dentro de la crisis del coronavirus. El primer trimestre de 2020 nos deja el peor registro de la historia para las bolsas, con caídas cercanas al 24% en el caso de los índices europeos y de casi el 28% en el caso del Ibex-35. 

Para resumir la evolución de esta semana económica, en la parte de renta variable hemos visto una consolidación con ligeras caídas desde las subidas que habíamos visto la semana anterior. Los índices ya registran menor volatilidad pero, por contra, no encuentran razones para continuar la escalada alcista vista en días anteriores. 

Buenas noticias en el sector de la energía

Tenemos dos noticias relevantes dentro de la parte de bolsas. Por un lado, en cuanto al impacto de los dividendos estamos viendo que, tanto en la parte de bancos como de seguros y en otro tipo de compañías, se están reduciendo o eliminando el pago de dividendos. Esto ha pesado en las cotizaciones.

Por otro lado, observamos algunas señales positivas en el sector de la energía. Las declaraciones de Trump acerca de un posible acuerdo con Arabia Saudí y Rusia de recorte de producción, han hecho que el petróleo suba esta semana prácticamente un 15%. En la parte de renta fija, destacaríamos las ampliaciones de la prima de riesgo de la periferia ante la falta de coordinación en soluciones globales del tipo coronabonos.

Como conclusión, esta semana queremos remarcar la necesidad de ser prudentes a corto plazo. Vivimos un momento donde la realidad económica es devastadora y no podemos olvidar que estamos en un entorno recesivo.

Los datos que conocemos de la economía estadounidense hablan ya de un incremento en el paro de prácticamente el 8%. Ha habido casi 10 millones de peticiones de desempleo nuevas en estas últimas dos semanas. Unos datos negativos que también vemos en España, donde ha habido un deterioro en la tasa de ocupación de prácticamente 900.000 personas. En este entorno global sólo nos consuelan los datos positivos de China, que ya está en una posición más avanzada dentro de esta crisis.

Consejos para el inversor

Como decíamos en semanas anteriores, las medidas ya están tomadas. La curva de contagio tiene una previsión positiva en Europa continental, aunque no tanto en Estados Unidos. En este sentido, esperamos que vaya a continuar la volatilidad en la medida en que las compañías vayan publicando sus resultados, unas cifras pueden verse claramente afectadas por la delicada situación. 

Para cerrar este análisis, creemos importante destacar que nos movemos en un entorno en el que el inversor debería apostar por inversiones periódicas y de medio plazo. Además, debe tener en cuenta que los mercados anticipan lo que puede pasar con la economía y con los resultados empresariales en los próximos meses. Es probable que veamos una recuperación económica en la segunda parte del año, tras ir cerrando esta crisis del coronavirus.